Menú Portada
EXCLUSIVA
Mientras el PP de Rajoy aprobaba la pasada semana en el Congreso una Ley de Transparencia Informativa con múltiples carencias

El Registro de la Propiedad tapa quiénes son los verdaderos propietarios de la mansión de Somosaguas donde puede vivir la princesa alemana Corinna

Septiembre 15, 2013

800×600

Graves fallos registrales, al igual que ocurrió con la infanta Cristina en el caso Noos, asignan oficialmente la parcela de la urbanización de Somosaguas, donde puede ubicarse Corinna zu Sayn-Wittgenstein, a la empresa Ibn Arabi SL que no es la verdadera propietaria, sino la de la parcela adyacente, haciendo bailar los números 22 y 24 de la calle Siete Cerros, con el visto bueno del Ayuntamiento del PP de Pozuelo de Alarcón
Este periódico realizó una primera solicitud ante la cual el Registro respondió: “La petición con identificador  Q70HH21U está siendo tratada por un operador especializado para dirigirla al Registro competente”. Minutos más tarde se nos respondía; “No es posible realizar la petición con los datos aportados. Intente hacer una nueva búsqueda. Verifique el registro”. Casualmente en la misma calle existen dos inmuebles numerados por el 22.
 


Fallos registrales, al igual que ocurrió con la infanta Cristina de Borbón en el caso Noos-Urdangarín, asignan oficialmente la parcela de la Urbanización de Somosaguas, donde puede ubicarse en España la princesa alemana Corinna zu Sayn-Wittgenstein, a la empresa IBN Arabi SL que no es la verdadera propietaria, sino la de la parcela adyacente, haciendo bailar los números 22 y 24 de la calle Siete Cerros de Somosaguas. Y todo con el visto bueno del Ayuntamiento del PP de Pozuelo de Alarcón (Madrid), regentado por Paloma Adrados Gautier.

La citada parcela donde se está construyendo esta gran mansión, en teoría para refugio de la aristócrata alemana, está señalada (como se puede comprobar en las fotografías adjuntas), con el número 22 de la calle Siete Cerros de la elitista urbanización de Somosaguas. Y al solicitar en el Registro de la Propiedad nº1 de Pozuelo quien es el titular de esta parcela marcada con el número 22 aparece al 100 por 100 la sociedad IBN ARABI SL. Sin embargo, esta sociedad no es la verdadera propietaria de la parcela donde se está construyendo esta gran mansión, marcada con el número 22, sino de la vivienda de al lado, también marcada curiosamente con el número 22 en el Registro de la Propiedad, y cuyos propietarios ajenos a todo este escándalo llevan ya muchos años viviendo allí.

Tras publicar el pasado viernes Extraconfidencial.com los datos de esta sociedad que aparece como titular en el Registro de la Propiedad, la administradora única de Ibn Arabi se puso en contacto con nuestro periódico a posteriori para aclarar una vez publicada la información que ellos no eran los propietarios de esta parcela ni de la gran mansión que lleva construyéndose desde hace unos meses, sino de la que estaba al lado, a pesar de figurar en el Registro como titulares. Así Beatriz Pedrosa, la administradora de esta sociedad que no tiene nada que ver con la parcela posible residencia de la princesa alemana aclaraba el grave error registral amparado por el Ayuntamiento madrileño del PP de Pozuelo de Alarcón al hacer bailar los números 22 y 24 de un manera un tanto especial.

Doble número 22 en la misma calle, ¿por qué?

“Yo no tengo nada que ver con la propiedad en cuestión, somos los vecinos de toda la vida del 22, una casa pequeñita al lado con veleta de águila. La parcela en la que se ha construido la mansión no tenía número y el ayuntamiento le ha asignado el 22, pasando nosotros al 24, cambio que no se ha reflejado aún en el registro, de donde tú has sacado la información, y que en pocos días podréis comprobar (el cambio). La información del cambio de numeración no está actualizada en el Registro, es asignada por el ayuntamiento. En la calle Siete Cerros casualmente hay dos números 22. Y en el Registro no se ha cambiado aún. Yo soy una persona privada que nada tiene que ver con esto y es para mi un disgusto tener que ver mi nombre en su publicación. Soy una pequeña empresaria, una trabajadora, no tengo nada que ver con la jet set ni con el gran capital ni nada de nada”, afirma a Extraconfidencial.com.

Tanto ella como su familia ya se han dirigido al Registro de la Propiedad y al Ayuntamiento de Pozuelo para que les den una explicación solvente de lo ocurrido, ya que no hay ninguna explicación razonable de cómo se puede hacer bailar dos números consecutivos de una calle tanto registralmente como en la ordenación territorial de una Urbanización, intentando confundir sobre los verdaderos propietarios.

Registro: Donde dije digo, digo Diego

Al tener noticia de este grave error registral, algo que ya sucedió con la infanta Cristina de Borbón y sus numerosas propiedades fantasmas del caso Noos debido a los supuestos errores de la Agencia Tributaria y de las Notarias y Registros de distintos puntos de la geografía española, Extraconfidencial.com se puso de nuevo a la búsqueda oficial de quienes eran los propietarios de la verdadera parcela, es decir de la adyacente a la solicitada y nos encontramos la alarmante sorpresa de que por parte del Registro de la Propiedad se nos denegó la información de quienes son los verdaderos propietarios de esta parcela donde se construye la gran mansión posible residencia de la princesa alemana. En un hecho sin casi precedentes en la información en España, ya que el mismo Registro sí facilitó sin problemas los nombres de los propietarios del número oficial 22, propietarios erróneos, sin embargo denegaba oficialmente la titularidad de la parcela adyacente.

Así, inicialmente ante nuestra petición registral aparecía una nota un tanto especial que no se ofrece nunca y máxime cuando horas antes habíamos pedido el numero de al lado y se nos había dado sin dilación y sin problema alguno. Ahora se nos indicaba: “La petición con identificador  Q70HH21U  está siendo tratada por un operador especializado para dirigirla al Registro competente”. Pero minutos más tarde se nos denegaba ya oficialmente la información: “Ha sido denegada como consecuencia de la siguiente razón: No es posible realizar la petición con los datos aportados”. Pero los datos aportados eran los mismos, nombre de la calle, número y registro, que habíamos enviado para la parcela indicada con el número 22. Insistimos: en esta calle existen dos viviendas con el mismo número.

Nula transparencia

Todos los expertos consultados, registradores incluidos, indican que se trata de una estrategia seguida para no facilitar quien son los verdaderos propietarios de esta parcela donde puede instalarse en España Corinna zu Sayn-Wittgenstein. Y mientras esto ocurre, el PP aprueba en el Congreso, -sólo con el apoyo de PNV y CIU-, una Ley de Transparencia Informativa. Qué transparencia puede haber cuando se deniega la información sobre titularidades que pueden afectar a la Casa del Rey, ya que la princesa alemana, según ella misma ha significado públicamente, es “amiga íntima de Juan Carlos I”. Según la investigación realizada por este periódico, Corinna zu Sayn-Wittgenstein, actúa desde el año 2005 de lobbysta profesional, bajo el auspicio de amigos del monarca español.

La noticia sobre la posibilidad de que estuviese buscando una casa para acomodarse en Madrid cerca de Zarzuela y sobre la que empezamos esta investigación venía certificada por dos hechos puntuales: Según afirmación de los vecinos de la elitista Urbanización madrileña de Somosaguas la aristócrata alemana había supervisado personalmente las obras de esta propiedad ubicada dentro de este complejo residencial, y así se lo había comunicado ella misma a la junta de propietarios. “Vino a ver la mansión personalmente, a vigilar las nuevas obras, pero no ha hecho amigos dentro de la urbanización. En otra ocasión envió a un representante ya que por medidas de seguridad se están cambiando el nombre de las calles y acudió una persona  en su representación a la reunión. Pero aquí dentro hay un silencio absoluto, más bien por miedo a que algo salga a la luz”.

Vecinos de lujo protegidos

Como posibles vecinos de la princesa alemana en esta elitista y supervigilada Urbanización se encuentran el banquero Emilio Botín, el expresidente del Gobierno José María Aznar y su esposa la alcaldesa de Madrid Ana Botella y el cantante Miguel Bosé, entre otros ilustres propietarios. La calle donde se ubica la posible nueva vivienda de la princesa Corinna no es accesible ni siquiera en Google Earth. Además es una de las pocas calles de la localidad del municipio de Pozuelo de Alarcón que tampoco ha sido topografiada por Street View. La aristócrata alemana, que ha estado casada en dos ocasiones y tiene dos hijos (niña y niño), se divorció de su segundo marido Casimir zu Sayn-Wittgenstein tras cinco años de matrimonio. Gracias a ello conservó el título de Princesa y Alteza Serenísima. Ahora en sus declaraciones a Vanity Fair ha señalado que el rey llama a sus hijos “cada semana” para “saber que tal les va”.

Durante sus estancias en España, Corinna zu Sayn-Wittgenstein siempre ha tenido un importante despliegue de seguridad en torno a su persona. Fue bautizada en el alias policial como “Ingrid”, en relación a su melena rubia y su procedencia germánica. Quizá sea esta la causa de la denegación de la información. El control total sobre sus movimientos por los servicios de inteligencia.

 
Juan Luis Galiacho