Menú Portada
El ministro de Exteriores del PP, José Manuel García-Margallo, ha pedido discreción máxima y silencio absoluto a las empresas españolas en la zona

El régimen venezolano de Nicolás Maduro cierra filas en torno a la formación española Podemos

Febrero 16, 2015

La información publicada por el diario ABC sobre la amenaza del presidente bolivariano a las empresas españolas sobre una posible expropiación si continúan los ataques mediáticos contra el partido de Pablo Iglesias, ratifica la información ya dada por Extraconfidencial.com en mayo de 2003


En mayo de 2013, hace ya diez meses, Extraconfidencial.com publicaba en primicia que el ministro de Asuntos Exteriores de España, José Manuel García-Margallo, había pedido discreción máxima y silencio absoluto a las empresas españolas ubicadas en Venezuela ante el miedo a que se produjeran desapariciones, secuestros y, quizá, asesinatos de funcionarios públicos y altos cargos de estas empresas españolas en esa zona caribeña. García Margallo pidió por entonces mucha seriedad, tranquilidad y trabajo silencioso, “mucho silencio”. Todo con el fin de no provocar más inquietud, intranquilidad e incertidumbre en una zona considerada todavía hoy por el Ministerio de Asuntos Exteriores como de alto riesgo, dada las continuas hostilidades del régimen de Nicolás Maduro.

Tanto que el presidente venezolano llegó a amenazar directamente y decir públicamente al ministro español que “sacase sus narices” de Venezuela, tras desestimar la sugerencia que hizo García-Margallo de ayudar en la crisis política por la que pasa la nación caribeña tras las últimas elecciones después de la muerte de Hugo Chávez. El Gobierno de Maduro considera que Margallo y el Gobierno de Mariano Rajoy apoyan sin fisuras las tesis de la oposición. Y afirman que Maduro ha llegado a ser ninguneado por España en distintas citas internacionales.

Según ha sabido Extraconfidencial.com, altos mandos de la Guardia Civil y de la Policía se desplazaron el pasado año hasta Caracas para intentar velar por la seguridad de los responsables de esas empresas españolas. Pero no sólo se intentaba defender a los que ya habitan allí, sino también a ilustres visitantes que iban a pernoctar en Venezuela. En esos días, todos fueron avisados por Exteriores de la falta de seguridad en este país y se les recomendó no viajar. Una de las misivas a las que ha tuvo acceso por entonces Extraconfidencial.com indicaba que:

 “En relación a su visita a Venezuela creo que para las fechas estimadas – finales de mayo- el país seguirá en la fuerte tensión que estamos viviendo de forma creciente cada día, y no creo que su seguridad esté totalmente garantizada. Creo pertinente que para programar su visita, es necesario esperar que la situación política en Venezuela se estabilice un poco”.

Tampoco los e mails entre los españoles que viven en Venezuela dejan lugar a duda: “Aquí en Venezuela, la situación es horrible. Es muy arriesgado que viajen. Hay violencia, atracos y secuestros continuos. Es mejor posponerlo a otra fecha”. Incluso, según la información que transmite el Ministerio de Asuntos Exteriores de España, “no son seguros ni los coches blindados”.

Beligerancia máxima contra los intereses españoles

Todo indica que la beligerancia contra los intereses españoles es hoy en día máxima, aupada por el gobierno de Nicolás Maduro. La alarma se ha instalado ya entre las grandes compañías españolas- Iberia, Telefónica, Repsol, BBVA, Meliá, Mapfre, Air Europa- que buscan salir airosos del país, mientras el presidente venezolano busca apoyos entre los gobiernos de Uruguay, Ecuador, Bolivia y Argentina, no grandes amigos de los intereses económicos de España, para refrendar su posición beligerante.

Además, la estrecha relación de los líderes de la formación Podemos con los gobiernos venezolanos de Hugo Chávez y, ahora, de Nicolás Maduro han puesto una nota negra sobre el futuro de la formación que lidera el nuevo secretario general Pablo Iglesias. La información publicada este pasado fin de semana por el diario ABC, donde se revela cómo el régimen de Maduro está amenazando con expropiaciones a multinacionales españolas si no presionan al Gobierno español para que cesen las campañas de desprestigio contra ese país en los medios de comunicación de nuestro país, ratifica la información publicada ya en mayo por Extraconfidencial.com.

El diario ABC revela ahora cómo tres miembros del Gobierno venezolano citaron la pasada semana a representantes de esas empresas españolas en el Palacio presidencial de Miraflores a instancias de Maduro para endurecer su presión y plantear de modo oficioso la necesidad de que esas multinacionales con intereses comerciales en el país medien para Venezuela tenga mejor aceptación y un estado de opinión más favorable en España.

La estrecha relación de los líderes de Podemos con Venezuela

La estrecha relación de los líderes de la formación Podemos con los gobiernos venezolanos del comandante Hugo Chávez y Nicolás Maduro es manifiesta, como publicó en su día Extraconfidencial.com (METER LINK). No hay que olvidar los continuos viajes a Venezuela de Pablo Iglesias y los de su número tres, Juan Carlos Monedero, invitados por el régimen de Chávez que fueron el detonante de muchas acusaciones. Tampoco hay que olvidar que Monedero fue asesor del gobierno venezolano dirigido por Hugo Chávez entre 2005 y 2010, tanto a las órdenes directas del presidente de la República Bolivariana de Venezuela, como en el ministerio de Planificación o en el Centro Internacional Miranda, donde fue responsable de formación.

Esta gran amistad con el régimen bolivariano provocó que incluso Lilian Tintori, esposa del opositor venezolano Leopoldo López, encarcelado desde el pasado 18 de febrero, haya pedido ayuda por carta a Pablo Iglesias. El líder de Podemos le pidió los datos del caso de este ex alcalde del municipio de Chacao, en el distrito de Caracas, y líder del partido de oposición Voluntad Popular (VP) para estudiar la posibilidad de hablar con Nicolás Maduro sobre el caso. “Y hasta ahora… no sabemos nada más”, según aseguran fuentes de la oposición venezolana.

Pero este solo es un caso más de la dramática situación que se vive en Venezuela: con una masiva fuga de cerebros hacia España, listas negras y, además, con la aparición de un número de teléfono y de un correo electrónico donde delatar a todos los enemigos internos al régimen bolivariano. Pero lo más grave de todo, es que esta situación ha sido amparado, en teoría, por los líderes de Podemos.

Juan Carlos Monedero siempre ha defendido a la Revolución Bolivariana. Sobre Chávez llegó a afirmar que era “el último libertador de América Latina” y que el proceso político en América Latina era un ejemplo para un mundo que está inmerso en una “crisis sistémica capitalista”. Tras la muerte de Chávez, valoró el significado de su persona para romper la hegemonía de los Estados Unidos en América Latina y construir un proceso de integración regional, criticando la posición interesada de los medios de comunicación, que ahora le han sacado su defraudación a la Hacienda Pública española.

En Venezuela siempre ha habido un fuerte grado de control interno contra todos los opositores al régimen bolivariano, que llegó incluso a oficializarse en un documento titulado “Firma de referéndum”, donde aparecía el nombre de los disidentes como firmantes del referéndum revocatorio en contra del presidente junto a su número de identificación. A su vez se ponía en la pantalla, a manera de intimidación, en vez de su foto la de un mono, como burla y humillación.

Esta lista se bautizó como la lista negra “Tascón”, guardada por el régimen bolivariano en un programa llamado “Maisanta”. Gracias a ella, todos los trabajadores del sector público que criticaban la gestión oficialista fueron removidos de sus cargos. Todo comenzó en 2003, cuando el entonces diputado Luis Tascón dio a conocer la lista, con nombres y número de cédula de los ciudadanos que solicitaron al Consejo Nacional Electoral la realización de un referéndum para revocar el mandato del presidente Chávez, consulta que se efectuó el 15 de agosto de 2004.

Tascón subió la base de datos del CNE a su página web y desde ese momento fue usada por jefes de los organismos y empresas del Estado para impedir que venezolanos consiguieran empleo o suscribieran contratos en el sector público porque firmaron la solicitud de dicho revocatorio, derecho establecido en la Constitución. Todo esto mientras el número tres de Podemos, Juan Carlos Monedero, fue asesor del gobierno venezolano.

La Fundación Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS), el tinglado bolivariano de Pablo Iglesias

Los medios de comunicación españoles han ido detallando las cantidades que el régimen venezolano ha ido entregando a la Fundación Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS), el llamado tinglado bolivariano de Pablo Iglesias. Según estos medios (ABC y El País) Venezuela destinó 5,2 millones de euros a la Fundación CEPS repartidos en doce ejercicios, desde 2002 hasta 2014. Precisamente, en CEPS figura la plana mayor de Podemos: Pablo Iglesias, Luis Alegre, Carolina Bescansa e Íñigo Errejón. También está Alberto Montero, el profesor que otorgó a Errejón la polémica beca en la Universidad de Málaga.

En algunos ejercicios, estos pagos del Gobierno venezolano a CEPS -retribuciones por convenios de asesoramiento político- superaron el 80 por ciento de sus ingresos. Por ejemplo, el que fuera director y administrador del madrileño Canal 33, Enrique Riobóo, contó en su libro “La cara oculta de Pablo Iglesias” cómo uno de los líderes de Podemos, Juan Carlos Monedero, se reunió con él en una cervecería de la capital de España para intentar cerrar un negocio que comenzó con una oferta de aproximadamente un millón hasta la bajada a 200.000 euros. Todo con capital extranjero. Así lo relata Riobóo:

Tenemos a favor que el nuevo Gobierno de Maduro está hasta los ´cojones´ de las manipulaciones de El País y ABC, y quieren una televisión en Madrid para contrarrestar desde dentro esa manipulación y esa constante crítica feroz y salvaje que le hacen al Gobierno democrático de Venezuela”. Pero, a pesar de que el grupo Podemos tenía un programa llamado La Tuerka en el Canal 33, el administrador encontró sospechosa la compra e indagó un poco más (…) Comprobamos que, evidentemente, había muy buena relación entre el Gobierno de Venezuela y Juan Carlos Monedero, tertuliano casi habitual en La Tuerka. Era una personalidad española muy considerada en el Gobierno venezolano. Luego sabríamos que era mucho más (que) económicamente“.

Hoy las empresas españolas están sufriendo las restricciones del Gobierno de Maduro a la repatriación del dinero de estas compañías a España. De hecho, por ejemplo, la compañía Air Europa, se ha visto obligada a reducir en un 60 por ciento sus vuelos a aquel país para evitar que aumente la deuda contraída. Pese a estos impagos del gobierno venezolano, su rival, Iberia, mantiene sus frecuencias y no ha variado los vuelos. Otra, la hotelera Meliá, cuenta desde hace quince años con el hotel Gran Meliá Caracas, al que se sumarán en breve otros cinco establecimientos Innside by Meliá, después de llegar a un acuerdo con inversores locales. Pero es la petrolera Repsol quien cuenta con más peso en este país, ya que el 10 por ciento de sus recursos proviene de Venezuela. Por eso desde el ministerio de Exteriores se pide hoy discreción, silencio y el trato más cordial posible, máxime cuando está en juego la extradición del etarra De Juana Chaos después de haber sido localizado en un pueblecito de esa costa caribeña. 

Juan Luis Galiacho
@jlgaliacho