Menú Portada
El ex director del Museo, Albert Pujol, se ha convertido en la peor oposición blaugrana

El régimen de Jan Laporta: del “Elefant Blau al Elefant Negre”

Septiembre 23, 2007

Quién le iba a decir a Jan Laporta, presidente del FC Barcelona, que el despido del director del Museo del club le saldría tan caro. No por la indemnización, que la pagó el club, sino por la reacción de Albert Pujol, que se ha convertido en la mosca cojonera del President. Pujol ha decidido no dar tregua y cada poco tiempo envía un dossier a la prensa. Claro que son muy pocos los que se atreven a recoger lo que cuenta el ex empleado. Que lo puede decir más alto, pero no más clarito.

pq__elefantnegre.JPG

Tan es así que periódicamente, para que no se olviden las cosas, Pujol elabora un dossier y lo hace llegar a la prensa para que lo divulgue, aunque la verdad es que pocos medios le dan aire dado el control que ejerce la entidad blaugrana en Cataluña sobre los medios de comunicación por sus implicaciones políticas.
Sólo a título particular los periodistas que dejaron de ser ‘simpáticos’ por representar al antiguo poder blaugrana, el de Núñez, lanzan dardos envenados en sus columnas. Como por ejemplo Domenec García, quien fuera asesor personal de José Luis Núñez. García escribía el sábado con motivo del anuncio de Laporta de ampliar el Camp Nou, que la obra puede llevar a la ruina a la entidad. Señala que el arquitecto contratado, Norman Foster, es un experto en triplicar los presupuestos, como ocurrió con la construcción del nuevo estadio de Wembley, y que si para la ampliación del Camp Nou ha presupuestado 200 millones de euros, la obra no bajará de los 300 millones.
Y hace la cuenta de la vieja para decir que si los 10.000 nuevos asientos costarán 300 millones, cada uno saldrá a 30.000 euros, y que Laporta no ha consultado con los socios para aprobar la remodelación como obliga la ley a los clubes deportivos no sociedad anónima. Recuerda de paso Domenec que cuando en 1982 Núñez hizo la remodelación del estadio, pidió el dinero a los socios, de manera que cada uno anticipó sus tres millones y medio de pesetas a los que tocaban, y que el club lo convirtió en anticipo por el abono de cinco años. Con aquella fórmula Núñez sacó de la ruina al Barça.

La ‘mosca cojonera’ Pujol

Pero volvamos al tema de la oposición. Albert Pujol, ex director del Museo del FC Barcelona, ha cargado de nuevo contra el presidente de la entidad, Joan Laporta, a quien ha acusado de convertir el club en “un clan de amiguetes” y arrinconar a los empleados para colocar un “un escuadrón de fieles al régimen“.
Pujol recuerda que Laporta “llegó a la presidencia del club acusando con mentiras y ganó las elecciones con una gran mentira, como fue el anuncio del fichaje de David Beckham, y continúa mintiendo hoy“.

En el dossier que Pujol ha entregado a la prensa asegura que la actuación responde a “un escándalo repugnante de intereses políticos, personales y familiares del presidente Laporta y su Junta“. Añade que Laporta “ha hecho responsable de la Fundación FC Barcelona a su prima Marta Segú i Estruch, y a su íntimo amigo Lander Unzueta le ha puesto al frente de la Fundació en sustitución de Javier Penas, por ser su compañero habitual de pádel“.

Según Albert Pujol, Laporta se ha visto obligado a readmitir a Penas, que colaborará con el director del Museo, “porque así lo ha impuesto la cúpula de CiU, dado que Penas tenía padrinos. Y ahora el Museo no es más que un quiosco de fotocopias“.
Albert Pujol, ex director del Museo, dice que la dirección del museo se niega a exponer piezas originales y malgasta el dinero de los socios en exposiciones de baja calidad y poco interés histórico. Y les acusa de querer destruir, “por orden de la Junta, centenares de regalos, trofeos y recuerdos que el club recibió de las peñas y de las cuales se van a deshacer porque dicen que no hay lugar para colocarlas”.

“Promoción personal y política”

Albert Pujol considera que el Barça ha pasado de tener al Elefant Blau –el nombre del grupo opositor que lideró Laporta contra José Luis Núñez- en la oposición a tener al Elefant Negre en la junta directiva y que Laporta utiliza el club “para hacer su promoción personal y política”. “Desde que esta junta llegó a la presidencia, el número de empleados del club ha pasado de 160 a 360. Se han duplicado cargos y se han inventado nuevos. El gasto en nóminas no ha parado de crecer, pero en lugar de encontrar un patrocinador para la camiseta como prometieron, la única cosa que han hecho es pagar por un anuncio de UNICEF y aumentar, sin aviso previo, las cuotas de los socios en un 40 por ciento“, añade Pujol en su misiva, que acaba diciendo que no entiende el fichaje de Flavia Massoli para el departamento de Relaciones Públicas y Protocolo, dado su “bajo conocimiento del catalán, idioma oficial del club, y del inglés”.
Y en esas está el presidente Jan Laporta, más gordo cada día, más aferrado al cargo y descolocado en estos momentos por su defensa a ultranza de la selección catalana de fútbol. Porque si en su día se erigió defensor de Angel María Villar y le ayudó a ganar las elecciones federativas, ahora no sabe muy bien dónde se encuentra al haberse posicionado en trincheras diferentes con los nacionalismos. Poco tiempo le queda para definirse porque en menos de medio año tendremos otras elecciones a la RFEF y a buen seguro que no querrá estar en el bando perdedor.
Mientras tanto, Ronaldinho que dicen que ha descubierto ‘Barcelona la nuit’ y que por eso está en baja forma y no juega. La natillas de mama Ronaldinha ya no llenan tanto como las que ha descubierto ahora. Otro problema para el Elefant, Blau o Negre.