Menú Portada

El Rectorado de la Universidad de Valencia (PP), se gastó 170.000 euros del erario público en material deportivo en lugar de sufragarlo con sus propias tarifas

Septiembre 8, 2016

El Servicio de Educación Física y Deportes cuenta con unas tarifas que van desde los 5 euros por alquiler de la pista de Tenis para universitarios hasta los 100 euros por alquilar el Campo de Fútbol para aquellos que no lo son.

uni-valencia

La mancha de la corrupción está situando a Valencia en el mapa. Los casi 300.000 euros de dinero público dilapidados por el consistorio en viajes, comidas y diferentes actos de representación, todavía escuecen en la ciudad de la costa del Azahar. Muchas de esas facturas llevaban el nombre de Rita Barberá, un peso pesado del PP que en lugar de irse por la puerta de atrás, consolida cada vez más su posición en el partido gracias a un blindaje por el que no perderá su condición de aforada pese a que se repitan de nuevo las Elecciones Generales. Mientras el Partido Popular toma la Justicia por su mano y decide por encima de la ley, la ex alcaldesa intenta limpiar su imagen al personarse voluntariamente en el caso Taula, caso que investiga el supuesto blanqueo de capitales que llevó a cabo la que fue regidora valenciana en sus años de gestión.

Y es que parece que Valencia tiene algo que llama al comportamiento irregular. El Caso Gürtel, Francisco Camps, el Bigotes, el Caso Brugal o Carlos Fabra son algunos de los nombres propios que se entremezclan en historias de cohecho, tráfico de influencias, apropiación indebida o prevaricación. Rita Barberá puede haber sido la última en caer en la tentación de estas redes oscuras, pero desde luego que habrá más.

No por el error en la forma, sino por el fondo, es por lo que deja bastante que desear el último proceso de licitación del Rectorado de la Universidad de Valencia. La entidad educativa perteneciente al sector público y regida por el rector Esteban Morcillo Castro se gastó nada más y nada menos que 169.400 euros para el suministro de diverso material deportivo con destino al Servei d’Educació Física i Esportsen un concurso licitado en el mes de marzo.

Según la página web de la Universidad valenciana, el Servicio de Educación Física y Deportes organiza y coordina las actividades físicas y deportivas que se llevan a cabo en la Universitat de Valencia. Su tarea está fundamentalmente dirigida a los miembros de la comunidad universitaria aunque, en muchas de sus actividades, pueden participar todos los ciudadanos mediante el pago de las tasas establecidas”.

Unas actividades que todo centro universitario debe ofertar, pero que no deben de representar un gasto desmedido para la Universidad, sobre todo cuando ésta es pública. Si echamos un ojo a las tarifas de este servicio, vemos que el simple alquiler de las instalaciones deportivas como las pistas de tenis se cotiza a 5 euros la hora para los estudiantes universitarios, y a 10 euros la hora para los demás miembros. Unas cuotas que se elevan sobremanera si hablamos de otros alquileres como la pista de fútbol sala, voleibol o baloncesto (20 € / 40 €), el campo de fútbol 7 (30 € / 65 €) o el campo de fútbol 11 (50 € / 100 €), todos ellos sumando el pago por luz artificial, si fuera necesario. A todo esto hay que sumarle otros conceptos como el alquiler de pistas cubiertas, el alquiler de taquillas o la tarjeta deportiva. ¿No son suficientes estas cuentas para que el propio servicio pueda costear sus necesidades materiales? ¿Por qué generar un gasto de 170.000 euros al Ministerio de Educación?