Menú Portada
Todavía no se ha abierto un expediente sobre la incompatibilidad del número tres de Podemos, que cobró más de 400.000 euros por Informes a gobiernos bolivarianos

El rector de la Universidad Complutense, José Carrillo, dilata “la información reservada” sobre Juan Carlos Monedero para que la falta prescriba

Marzo 10, 2015

El plazo de prescripción se inició en el 2013, en el momento que la falta se cometió, y la información reservada no paraliza este proceso, sólo lo materializa el expediente disciplinario que no se ha abierto aún; las infracciones muy graves prescriben a los tres años, las graves a los dos y las leves a los seis meses
La falta muy grave, que es la que según los juristas consultados ha cometido el profesor Monedero, se sanciona con 3 a 6 años de suspensión de funciones
El coordinador de expedientes de la Complutense, José Crespo Alia, es la persona que controla todo el proceso de información reservada sobre Monedero y podría incurrir en responsabilidad penal al tener retenida la investigación
El rector Carrillo intenta controlar el voto de Podemos para las próximas elecciones a la Complutense: “O me apoyas o abro expediente sancionador a Monedero”, sería el lema a seguir


Se cumple ya más de un mes desde que la Universidad Complutense de Madrid, cuyo rector es José Carrillo, anunciara la apertura de un “proceso de información reservada” al co fundador de Podemos, el profesor de la Facultad de Ciencias Políticas, Juan Carlos Monedero Fernández, número tres del partido liderado por Pablo Iglesias, por sus trabajos externos en Venezuela, Bolivia y Ecuador y la investigación a cargo del servicio de inspección de la UCM no ha dado fruto alguno, ni se conoce ninguno de sus términos.

Fuentes jurídicas de la propia Universidad pública madrileña indican que lo se esconde detrás de esta ralentización es dilatar la información reservada sobre Juan Carlos Monedero para que la falta prescriba. La información reservada no paraliza el periodo de prescripción, ya que sólo lo hace el expediente disciplinario que, a día de hoy, no se ha abierto aún. El tiempo juega a favor del miembro de Podemos, ya que las infracciones muy graves prescriben a los tres años, las graves a los dos años y las leves a los seis meses. Las dos últimas -en caso de no abrir un expediente en breve-, beneficiarían a Monedero al haber prescrito una ya (la leve), y la otra (la grave), lo haría a finales de 2015. Sin embargo, según los juristas consultados por Extraconfidencial.com, uno de los líderes de Podemos ha cometido una falta muy grave que se sanciona con 3 a 6 años de suspensión de funciones.

Otro privilegio más para Monedero

La información reservada se abre en muy pocas ocasiones, cuando no se conoce nada y no hay indicios, pero no como en este caso, cuando la propia administración conoce de primera mano la inexistencia de una solicitud de compatibilidad, que se haría solo con mirar en su Registro de Personal. Esta solicitud se regula por la Ley 53/1984, de 26 de diciembre (Ley de Incompatibilidades del Personal de Servicio de las Administraciones Públicas). La compatibilidad hay que solicitarla antes de ejercer cualquier actividad profesional ajena a su administración (artículo 14), y la resolución acordada se ha de inscribir en el Registro de Personal (artículo 18). Pero ni una cosa ni la otra se dan en este caso.

Precisamente, al no haber solicitado la compatibilidad previamente al ejercicio de la actividad privada, ya por si mismo, constituye una falta grave, aunque la actividad fuera compatible, que tampoco se da en este caso (artículo 7.1 k. del Reglamento de Régimen Disciplinario de los Funcionarios de la Administración del Estado). “Solo con ver que no se ha solicitado esa compatibilidad, en cualquier función pública que fuera profesional y honesta, se hubiera abierto directamente el expediente disciplinario, sin necesidad de abrir una información reservada, que por supuesto se ha abierto con otro fin, quizá el de dilatar todo en el tiempo y que la falta prescriba”, afirman fuentes jurídicas consultadas de la propia Universidad Complutense.

La información reservada se abre en muy pocas ocasiones

Normalmente, la información reservada se abre en muy pocas ocasiones, sólo cuando no se conoce nada. “Lo que está ocurriendo en este caso es una pantomima. Así hacen correr el tiempo hasta que se abra el expediente disciplinario y van acortando el plazo de la prescripción de la falta a favor del inculpado”. Si la consideran falta leve, amparándose en el artículo 8 e. del Régimen Disciplinario de los Funcionarios de la Administración del Estado, sería una aberración jurídica y estaría prescrita (dixit: “El incumplimiento de los deberes y obligaciones del funcionario, siempre que nos se deban ser calificados como falta muy grave o grave”). A más: “Si se abriera por fin un expediente disciplinario debería tardar como máximo un año, ya que, pasado el mismo sin haber terminado, caducaría a favor del inculpado”, afirman expertos jurídicos consultados.

Fuentes de la Universidad Complutense indican que el rector José Carrillo intenta con esta ralentización tener controlado el voto de Podemos para las próximas elecciones a la Complutense en las que se presenta de nuevo como candidato a rector: “O me apoyas o te abro expediente sancionador”, sería el lema a seguir. Estos analistas consultados consideran que “en la Complutense se sigue La ley de Herodes, una película de 1999 que denunciaba todo el corrupto sistema político mexicano del presidente Miguel Alemán, a mediados del siglo XX. Esta película critica la burocracia, la corrupción y cómo las instituciones estatales funcionan al servicio de unos privilegiados, cuya filosofía se resume en dos frases: “El que no transa no avanza” y “O te chingas, o te jodes”; (es decir, “has de hacer algo que te disgusta, pero debes hacerlo si quieres mantenerte en el poder”). Es lo mismo que pone en práctica José Carrillo quien, llevado por su admiración hacia la Gerente General, Begoña Aina Peinó, se ha entregado enteramente al servicio de la “Casta Complutense”. 

Ya se ha citado al profesor Monedero

La investigación y decisión final sobre la información reservada abierta al profesor Monedero, al que ya se ha citado y se le ha dado audiencia pública, la lleva personalmente el coordinador de expedientes de la UCM, José Crespo Alia, quien podría incurrir en responsabilidad penal al tener retenida la investigación. Desde que Crespo llegó en noviembre de 2009 a la Inspección de Servicios, ha adquirido tal rango que muchos profesores y PAS denominan “crespoaliato” a este departamento puesto a disposición de los intereses del rector Carrillo.

Como publicó Extraconfidencial.com, (METER LINK) este inspector fue imputado por falsificar presuntamente la firma del rector José Carrillo Menéndez en otro expediente contra un profesor de la Facultad de Derecho. El Juzgado de Instrucción nº 19 de Madrid abrió diligencias marcadas con el número 1927/2013 contra Crespo imputándolo de un presunto delito de falsedad documental. Todo radica en la supuesta falsificación de la firma del rector en un documento administrativo, según se manifiesta en un Informe Pericial Caligráfico rubricado por un perito judicial cualificado, y aportado a la causa, donde se indica que la firma de Carrillo no es la real y que las firmas no son de la misma mano. El citado Informe indicaba que el cuerpo de escritura no era realmente el de Carrillo y que, además, dicho documento administrativo no tenía ni sello registral de salida.

Esto hizo que el titular del Juzgado de Instrucción nº 19 de Madrid llamara como imputado a Crespo Alia, quien declaró como tal el 23 de septiembre de 2013, mientras que meses más tarde lo hicieron como testigos en el caso tanto el rector José Carrillo, que intentó salvar de la quema a su mando de confianza –“sí es mi firma”, llegó a decir, “quizá es que estaba un poco nervioso ese día”- y también la actual secretaria general de la UCM, Araceli Manjón-Cabeza Olmeda, inspectora jefe de dichos servicios en el tiempo de los hechos y quien tenía conocimiento directo del famoso documento, según declaró el propio Crespo Alia en el juzgado. A día de hoy, las diligencias 1927/2013 contra Crespo Alía siguen vivas y no ha constancia oficial del archivo de dicho asunto judicial, según ha podido saber Extraconfidencial.com de fuentes del caso.

Los expertos la consideran una “falta muy grave”

Según los expertos jurídicos, en el caso del profesor Monedero la actividad realizada no es de la exceptuadas en el artículo 19 de la Ley de Incompatibilidades del Personal de Servicio de las Administraciones Públicas, a pesar de lo que alude su apartado f: “Quedan exceptuadas del régimen de incompatibilidades de la presente Ley: la actividad de la producción y creación literaria, artística, científica y técnica, así como las publicaciones derivadas de aquellas, siempre que no se originen como consecuencia de una relación de empleo o prestación de servicios”.

Muy al contrario, teniendo dedicación a tiempo completo, como en el caso del profesor Monedero, la actividad privada es totalmente incompatible, por lo cual debería ser sancionado (artículo 20. 1 de la Ley de Incompatibilidades del Personal de Servicio de las Administraciones Públicas). Y, aunque fuera compatible, no serviría de excusa por incumplir el deber de residencia, es decir, la asistencia al lugar de trabajo que requiere su puesto o cargo (artículo 20.2 de esta misma Ley). Y menos aún para estar a miles de kilómetros de España, ya que debería conservar la misma jornada laboral que cualquier oto funcionario no docente. Por tanto, tendría haber solicitado la autorización pertinente para no estar en la residencia habitual de su puesto de trabajo.

Según estas fuentes consultadas, “todos estos requisitos no han sido observados por quien tiene la responsabilidad de prevenir y corregir las incompatibilidades en las que haya podido incurrir Monedero (artículo 20.3 de la Ley de Incompatibilidades del Personal de Servicio de las Administraciones Públicas)”. Estos expertos concluyen que la falta cometida por el cofundador de Podemos es “muy grave, según el artículo 95 n. del Estatuto Básico del Empleado Público. Y bajo ninguna excepción es aplicable entender que se trata de una falta leve; como mal peor, si la actividad fuera compatible, que no lo es, se trataría de una falta grave”. 

Carrillo: todo por un puñado de votos

El tiempo pasa -más de un mes-, y no hay detalle alguno sobre la “información reservada” abierta al profesor y co fundador de Podemos, Juan Carlos Monedero, a raíz de su actividad paralela de consultoría que éste realizó con su empresa Caja de Resistencia. Unos trabajos de asesoría a gobiernos latinoamericanos por los que ingresó 425.150 euros en dos meses a finales de 2013 y sin que hubiera informado de ellos a la Universidad Complutense.

Una universidad cuya imagen se ha dañado considerablemente, dejando al descubierto todo el engranaje marcado y regido por un grupo de poder perenne: la denominada “Casta Complutense”, que ahora pretende tener a su lado con su silencio administrativo el favor de la formación Podemos en las próximas elecciones rectorales a celebrar esta próxima primavera. 

Juan Luis Galiacho
juanluisgaliacho@extraconfidencial.com
@jlgaliacho