Menú Portada

El Rector de la Complutense, Carlos Andradas, cierra filas a favor de Pablo Iglesias y Podemos y silencia antes del 26-J el expediente disciplinario a Juan Carlos Monedero, por su presunta vulneración de la Ley de Incompatibilidades cometida por sus millonarios trabajos externos en Venezuela

Junio 24, 2016
carlos-andradas

A pesar de que hace dos semanas el Rector de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), Carlos Andradas, anunciaba públicamente en una entrevista a la Agencia EFE que el expediente disciplinario abierto al cofundador de Podemos, Juan Carlos Monedero Fernández, por su presunta vulneración de la Ley de Incompatibilidades cometida por sus millonarios trabajos externos en Venezuela está “a punto de concluirse y espero que esté concluido en las próximas semanas con toda seguridad”, nada de eso se ha hecho. El rector Andradas ha cerrado filas con Podemos en pro a su Campaña del 26-J y silencia “conscientemente” el expediente del instructor del caso, “que obra ya en su mesa desde hace tiempo”, según fuentes solventes de la Universidad Complutense. “Y aunque el instructor del expediente ya ha presentado una propuesta, la decisión sobre la posible sanción o no a Monedero corresponde únicamente al Rector”.

Casi un año y medio desde que saltara el escándalo y después de haber iniciado el expediente hace más de ocho meses, nadie, salvo Andradas, sabe cómo marcha el caso disciplinario. La Inspección de Servicios de la Complutense abrió el pasado 6 de noviembre de 2015 un expediente disciplinario al co fundador de Podemos, Juan Carlos Monedero, por una “presunta falta muy grave“, tipificada en la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público. Se trataba de investigar una presunta vulneración de la Ley de Incompatibilidades por sus trabajos de asesoría a través de su empresa unipersonal, Caja de Resistencia Motiva 2, a Gobiernos de Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Ecuador por una cuantía de 425.000 euros

Pero la posición genuflexa en el Caso Monedero, demuestra la servidumbre del Rector Andradas hacia la “Casta” de Podemos en esta Universidad pública madrileña. También la directora de la Inspección de Servicios, la profesora de la Facultad de Derecho Rosa María Galán, que en tiempos del ex Rector de la UCM Carlos Berzosa era la Defensora del Universitario, mantiene un silencio cómplice que ha logrado que nada haya cambiado. La investigación no se conoce en ninguno de sus términos, ni cualquier resolución se ha materializado públicamente hasta la fecha actual.

Espera el resultado del 26-J

El rector Andradas ya situó en su día como instructora del caso a una persona de máxima confianza del establishment, la profesora de Derecho Mercantil de la UCM, María Teresa Martínez Martínez, una profesora que trabajó codo con codo con el anterior Rector José Carrillo y con su antecesor Carlos Berzosa, las personas que desde su cargo ampararon a Monedero en sus trabajos externos en Venezuela, participando, incluso, desde la propia Universidad Complutense en sus propuestas, como publicó en su día Extraconfidencial.com (Meter LinK).

Fuentes de la Complutense señalan que Andradas está esperando el resultado de las próximas Elecciones Generales del 26-J. “Si el resultado es desfavorable a Podemos, la decisión de su expediente también lo será para Monedero. Si es favorable, el expediente quedará en nada. Es decir, si las elecciones son favorables al partido liderado por  Pablo Iglesias, él no tendrá inconveniente en decir que su silencio cómplice ha sido conscientemente mal interpretado por los enemigos de la Complutense. Y pasará a otro asunto hasta la próxima ocasión”, afirman. “A Andradas le conviene absolver a Monedero. Y es muy previsible que el expediente acabe en nada. Es una cuestión sólo de él”.

Estas mismas fuentes solventes hablan ya del más que probable tongo del expediente a Juan Carlos Monedero, aunque “Andradas se juega en ello su prestigio, da la sensación que él es una figura decorativa ante el poder de la Casta universitaria de Podemos. La crisis económica ha creado las condiciones para el caudillismo de Iglesias y su iglesia podemita. Al igual que José Antonio Primo de Rivera vindicaba desde su posición privilegiada de hijo del dictador, Pablo Iglesias y su gremio Complutense se revelan contra el pacto de clases entre la clase media intelectual y las élites que han hecho posible la democracia en este país. La proletarización de tantos profesionales encuentra en la corrupción Complutense el alfoz para vindicarse como profesores de la masa que han venido a llamar pueblo. Cada dictador emergente elige a su pueblo decía Max Frisch y designa quien es su pueblo. Iglesias y su gente, instrumentando la Facultad de Ciencias Políticas, han venido experimentando cómo hacer para poner al país de rodillas. Se reclaman víctimas. Y si no alcanzan los méritos para situarse como Monedero, al menos disfrutarán de los beneficios que procura el control del Estado”.

Agravio comparativo

Lo más significante es que ni con una instructora al frente se ha dictado una resolución en más de ocho meses sobre si el profesor de la Facultad de Ciencias Políticas de la UCM, Juan Carlos Monedero Fernández, realizó o no trabajos remunerados “sin haberlo puesto en conocimiento” de esta Universidad pública. Un caso que, sin embargo, si se ha resuelto con el otro líder de Podemos, Iñigo Errejón.

Así, la Universidad de Málaga (UMA), dio por concluido el pasado mes de marzo el expediente que se le abrió a Íñigo Errejón, mano derecha de Pablo Iglesias, y lo inhabilitó para trabajar en esta Universidad andaluza en proyectos de investigación similares. La UMA, a diferencia de la Complutense, decidió por fin cerrar el “caso Errejón” en el que se investigaba la compatibilidad de éste para hacer un trabajo para la universidad malagueña, desde Madrid, con fondos públicos mientras cobraba de la formación morada como asesor. Errejón figuraba como investigador en un proyecto dirigido por el profesor de la misma Universidad, Alberto Montero, otro dirigente nacional de Podemos y diputado al Congreso por Málaga. Según la resolución de la UMA, Iñigo Errejón cometió dos faltas disciplinarias por “no haber desarrollado su trabajo conforme a los términos y cláusulas recogidas en su contrato de investigador”.

En paralelo, la querella también presentada contra Errejón por el sindicato Manos Limpias ha sido archivada de forma provisional. El número dos de Podemos estaba siendo investigado por una presunta estafa por su contrato de investigación ya que percibió 1.825 euros brutos al mes para realizar este trabajo sobre política de vivienda financiado por fondos públicos de la Unión Europea (80%) y la Junta de Andalucía (20%).

 “Si el Senador Catón el Viejo viviera y fuera elegido como diputado a Cortes estamos seguros que pronunciaría al final de sus discursos “Ceterum censeo Ductor esse delenda”. Vivimos tiempos de guerra y paz, de juegos de tronos y de tramas púnicas, como la que ha creado la Casta Complutense con el apoyo del rector Carlos Andradas”.

Juan Luis Galiacho

juanluisgaliacho@extraconfidencial.com

@jlgaliacho