Menú Portada

El rector Carlos Andradas abre su primer curso en la Universidad Complutense sin aclarar el expediente al cofundador de Podemos, Juan Carlos Monedero, que lleva más de ocho meses de silencio administrativo

Octubre 6, 2015

Se cumplen ya ocho meses y nueve días desde que la Universidad pública madrileña abriera el 27 de enero una información reservada sobre los millonarios trabajos en Venezuela del profesor Monedero, quien ha vuelto a los mítines de Podemos. Regresó a la escena pública en Sevilla la pasada semana junto al secretario de Organización del partido, Sergio Pascual, hombre clave de Pablo Iglesias en Andalucía

andradas

El rector de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), Carlos Andradas presidió por primera vez el pasado día 25 de septiembre la apertura del Curso Académico de la Universidad madrileña. En su discurso inaugural el máximo dirigente de la institución no mencionó ni aclaró que ha pasado con el “proceso de información reservada” abierto el pasado 27 de enero de 2015 al cofundador de Podemos, el profesor de la Facultad de Ciencias Políticas Juan Carlos Monedero Fernández, por sus millonarios trabajos externos en Venezuela. Se cumplen ya ochos meses y nueve días de la supuesta investigación a cargo del servicio de inspección de la UCM y no se conoce resultado alguno en ninguno de sus términos.

El recién inaugurado curso 2015/16 es el primero que afronta como rector de la Universidad Complutense de Madrid el catedrático de Matemáticas Carlos Andradas. Junto a él estuvo en el acto el anterior equipo de gobierno de la UCM, con el ex rector José Carrillo a la cabeza, quien también mantuvo el silencio cómplice sobre el Caso Monedero. La supuesta información reservada abierta hasta el momento no paraliza la prescripción, sólo lo hace el expediente disciplinario que no se ha abierto todavía. Lo que es evidente es que ocho mes ya transcurridos no se ha abierto expediente alguno sobre la incompatibilidad del cofundador de Podemos, que cobró más de 400.000 euros por informes a gobiernos bolivarianos.

“Si quieres conocer a Monedero para tu interés futuro te lo presentó”

Como ya informó Extraconfidencial.com, el rector Andradas, ha pasado el verano “de copas” -en una expresión popular-, con el cofundador de Podemos con el que mantiene una gran amistad desde hace años cuando Andradas era el vicerrector de la UCM con Carlos Berzosa y Monedero ejecutaba ya boyantes encargos en Venezuela en unión de la Complutense a través del Instituto Complutense de Estudios Internacionales. La amistad entre ambos es tan fuerte que este verano el propio rector Andradas, en reuniones mantenidas con empresarios en relación a los negocios de la Complutense, les decía: “Si quieres conocer a Monedero para tu interés futuro te lo presentó”.

Y así lo hacía, tal y como han relatado a este periódico varios de los empresarios que se reunieron este verano con ambos. Quizá por ello, su amigo el rector Carlos Andradas no ha tenido palabra alguna sobre su caso en su primera apertura del curso académico de la Universidad Complutense de Madrid.

Monedero vuelve la escena política

El profesor Juan Carlos Monedero ha vuelto a los mítines de Podemos y regresa así a la escena pública tras el escándalo de la Universidad Complutense. Reapareció la pasada semana en Sevilla junto al secretario de Organización del partido, Sergio Pascual, hombre clave de Pablo Iglesias en Andalucía. Y lo hace justo después de los malos resultados en Cataluña y de la caída en las encuestas y cuando una buena parte de la militancia exige una vuelta a los orígenes con un modelo de partido menos controlado por Pablo Iglesias y más abierto a la militancia.

Monedero aseguró que “sale al campo” para lograr que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, “se coma el turrón en la notaría de Santa Pola“, Registro de la Propiedad –no Notaría-, donde tiene plaza el presidente popular. “Hemos aprendido que hay cosas que no funcionan“, dijo el cofundador de Podemos, “estamos en 2015 y hay que entender que las coaliciones de partidos no funcionan, que lo que llamamos sopas de siglas no terminan de emocionar“. Según el recuperado dirigente de la formación morada, “llegaremos a buen puerto en esta segunda parte del partido, ante la que estamos con mucha fuerza para disputar aquello para lo que llevamos casi dos años preparándonos“.

El profesor Monedero parece resurgir de nuevo, y por sus palabras y hechos, parece que la supuesta información reservada abierta por los rectores Carrillo y Andradas no le va a minar en nada, porque de ella nada se sabe.

El rector habla sólo para ocultar lo que verdaderamente interesa en la Complutense

Transcurridos ya cerca de 100 días desde que Carlos Andradas tomara posesión de su cargo como Rector de la Universidad Complutense, Extraconfidencial.com ha pedido a varios expertos en análisis de discursos de varias universidades españolas que analicen a fondo su programa y su discurso inaugural.

Nos hemos visto obligados a seleccionar algunos de los juicios de los analistas que hemos recibido. Extraconfidencial.com presenta algunas deducciones que se han extraído del programa del rector Andradas. Estos son los principales análisis recibidos:

jose-crespo-alia
José Crespo Alia, coordinador de expedientes de la UCM

Andradas enormiza su realidad. Partiendo de un refrán- “El hombre propone y Dios dispone”- llega a decir que Dios ha sido la comunidad universitaria que le ha votado. A continuación, adopta un tono napoleónico. Transforma el “¡Soldados! ¡Desde lo alto de esas Pirámides, cuarenta siglos os contemplan!” (21 Junio de 1798)- en “Desde estos muros nos contemplan muchos siglos de Historia, centenares de años… “. Más adelante dice Andradas: “Señoras y señores: Empezamos un nuevo Capítulo de la Universidad Complutense”. El título de ese Capítulo es “Ser más complutenses”. “¿Qué quiere decir con esto? -se pregunta uno de nuestros analistas- ¿Ser más Supercasta y Casta Complutense, es decir, ser más y más privilegiados?  Desde luego, Andradas, con su perfil de fantasía enormizadora y servidumbre hacia la Casta, va a dar mucho que hablar.

La cursilería de Andradas. Andradas cuenta que pidió a un amigo ideas para el discurso. El amigo le respondió que no le iba a dar ideas sino cariño. “En el discurso predominan las funciones expresiva y apelativa sobre la referencial. ¿Es Andradas demagógico? Pues claro. En una época de crisis como la actual, debe predominar la función referencial, el estudio de los problemas reales y sus soluciones. Desde luego, Andradas necesita pedir ideas. No sólo a su amigo sino a quien verdaderamente las tenga. La Casta ha demostrado que carece de ideas; los Decanos han hecho posible el montaje de la Casta, por su ignorancia de la economía. Entonces, las propuestas de verdad han de venir de quienes no sean Casta ni Decanos que sirven a la Casta”.

No presenta pruebas de sus afirmaciones. Habla de que hay “intentos de descrédito contra nuestra querida Universidad Complutense”. Un analista dictamina: “Una afirmación tan grave exige pruebas. Él no las aporta. ¿Se refiere a cuando José Carrillo dijo que él, Andradas, era co-responsable de la enorme deuda de la Universidad Complutense? Mientras no ofrezca pruebas, ¿por qué no pensar que es un adversario de la libertad de expresión y del periodismo de investigación?”.

Resalta la investigación, no  la docencia. Desde luego, él está lejos de ideas como las siguientes: “Las autoridades universitarias españolas y catalanas -al unísono- que hoy, estúpidamente, quieren marcar con distinta escala de méritos la docencia -despreciada- de la investigación -festejada y concebida como suma de articulitos en revistas “indexadas”- deberían volver -¿volver?- sobre esos seminarios (de Roland Barthes) donde se ve claramente que en las humanidades la transmisión es, al mismo tiempo, lección y descubrimiento”. (Nora Catelli, “Roland Barthes, el lector irreprochable”. El País. Babelia. 15/08/15).

Habla de que va a crear un Centro de Formación Permanente. “¿Es que no se ha enterado de que ya existe ya un Instituto de Ciencias de la Educación de la Universidad Complutense?”.

Los patinazos de Andradas.  “Que el objetivo se escriba con una prosa limpia, atractiva y dinámica; que cada guion, cada párrafo esté escrito con la máxima calidad narrativa”. Sin embargo, Andradas dice que prefiere “conjurarnos” a “comprometernos”. Habla como si fuera un jugador de fútbol o un hincha. Los jugadores afirman que “nos hemos conjurado para ganar el partido”. Y los hinchas aseguran que “nos hemos conjurado para apoyar a los nuestros”. Más adelante se refiere al Arte de Prudencia, de Baltasar Gracián, cuando el título real es Oráculo Manual y Arte de Prudencia. Ha debido de tomar este título de una edición que fue destinada al gran público. En el discurso de un Rector, sin embargo, hay que escribir con más rigor, y mencionar el número y título del aforismo: 200. Tener que desear. También tendría que haberse dado cuenta de que la misión napoleónica en Egipto acabó muy mal. Y finalmente, resulta que el asunto fundamental de su discurso es el victimismo, traducido en reclamar más fondos para la Complutense. Sin embargo, cuando habla de niveles, pasa del local al nacional e internacional, saltándose el regional. Es decir, está en presencia del entonces Presidente de la Comunidad de Madrid y es la Comunidad la que puede ampliar los fondos. Pues Andradas lo ignora. ¿Qué sentido de la audiencia tiene este Rector? Él acusaba a Carrillo de que se enfrentaba a la Comunidad. A la vista de lo que estamos viendo sobre Andradas, Carrillo se revela retrospectivamente como un personaje simple, bastante lerdo para el quehacer político de un Rector. Pero sólo despistaba a quien quería ser despistado. Protegía a la Casta, pero revelaba muchísimo más que Andradas.”

Andradas, el Richard Nixon de la Complutense. “La trayectoria de Carlos Andradas es muy parecida a la de Richrad Nixon. Dos Vicepresidencias, dos Vicerrectorados. Un intento fallido de ser Presidente o Rector. Un intento logrado de ser Presidente o Rector. Cuando a Nixon no le agradaba alguien, ordenaba una revisión fiscal contra esa persona. Cuando a Andradas no le guste alguien porque critique su gestión, seguramente le mandará a José Crespo Alía, el factótum de la Inspección de Servicios, es decir, del “crespoaliato”. Fue Andradas el creador del “crespoaliato” cuando a primeros de Noviembre de 2009, siendo el Vicerrector que mandaba en todo, escogió a Crespo Alía para ser el factótum de la Inspección. Andradas, de hecho, con el aparato represivo de la Universidad, aplica la llamada Ley de Herodes: “O te chingas o te jodes”. Para hacer cumplir esa Ley, aplica toda la plastilina jurídica que sea necesaria. Y todos los castigos que le resulten útiles para atemorizar a los trabajadores del personal de la Complutense. Si ya lo hizo en tiempos de Berzosa, ¿por qué va a cambiar ahora? Éste conserva intacto el aparato represivo de la Universidad: 30 personas entre la Asesoría Jurídica y la Inspección de Servicios, más abogados del Estado. Andradas no autoriza la apertura de los archivos de la Inspección de Servicios, aunque fuera anonimizándolos. Si practicase la transparencia, podría hacerse una historia del “crespoaliato”, incluso exponiendo esa historia en foros nacionales e internacionales.  Andradas se enroca y apoya a Crespo. En lugar de liberar de cargos a profesores y personal de Administración y Servicios (PAS) que han sido perjudicados por la actuación represora del “crespoaliato”; en lugar de examinar las incompatibilidades de personas de la Inspección y de la Asesoría Jurídica, es un sirviente de estos privilegiados. Andradas habla para ocultar. Igual que Richard Nixon, quien ocultaba a sus interlocutores que estaba grabando sus conversaciones. Tanto Nixon como Andradas confirman la teoría del profesor E.H. Sturtevant sobre la Lingüística”.

Lo que parece evidente, tras estos análisis, es que Carlos Andradas no planea actuar en contra de cualquier medida de su predecesor, José Carrillo, como es el silencio cómplice en el Caso Monedero. No va a modificar cualquier iniciativa que, aún siendo excelente para la UCM, resultase molesta para quienes le han apoyado en su campaña. Los expertos consultados señalan que Andradas está convencido de que un discurso es como hacer figuras con plastilina. Dice una cosa y hace lo contrario.

Juan Luis Galiacho

 juanluisgaliacho@extraconfidencial.com

 @jlgaliacho