Menú Portada
https://track.adform.net/C/?bn=17156992 1x1 pixel counter :

El Real Madrid ya está en cuartos: Solo Ramos se tomó en serio la advertencia del Nápoles

Marzo 8, 2017

El equipo italiano arrolló a los de Zidane en la primera parte; Ramos en dos ocasiones y Morata dieron la vuelta al marcador

sergio ramos

El primer acercamiento del Real Madrid con el balón llegó en el minuto 18. Hasta ese momento el mayor distribuidor de juego del equipo blanco había sido -como tantas otras veces- Sergio Ramos. Quizás el central no esté pasando por su mejor momento en el aspecto defensivo pero su aportación en el ataque es crucial para el equipo. En San Paolo arregló el desaguisado del primer acto en cinco minutos. No le hizo falta mucho más al Madrid para finiquitar una eliminatoria que el Nápoles se empeñó en poner patas arriba. Para su desgracia únicamente lo hizo durante 45 minutos.

Más que una cuestión de intensidad, lo del primer tiempo fue un asunto de fútbol. El Real Madrid no olió la bola y se vio superado por una presión que englobaba todo su medio campo. Zidane optó por esperar, quién sabe si por dosificar a los tres de arriba para que pudieran bajar. Y lo cierto es que la BBC se comportó en el repliegue, alternándose Bale y Cristiano para completar el 4-4-2 defensivo del conjunto merengue en la primera mitad. Y aun sin presionar ni tocar el cuero, el Madrid la tuvo: Cristiano sorteó a Reina pero después se estrelló contra la madera. Un equipo debía estar al cien por cien para mantenerse vivo en la eliminatoria y al otro le bastaba un fogonazo para machacar al rival. Esa es la cruel diferencia entre Nápoles y Real Madrid.

Y es que el Nápoles tiró por la borda 45 minutos espléndidos. En ellos, además de dominar el juego sin balón, también supo deducir la debilidad del Madrid. El equipo blanco volvió a adolecer de falta de consistencia en la medular, donde muchas veces Casemiro no da abasto. El doble pivote tiene muy mala fama en el Bernabéu y de eso se aprovechó Sarri. El Nápoles percutió y percutió por dentro hasta que llegó el tanto de Mertens. La cosa pudo ser peor. La advertencia había sido muy seria por parte del Nápoles y la imagen realmente nefasta por parte del Madrid. Papeleta para Zidane al descanso.

Otra vez Ramos

Suerte o trabajo, con Zidane nunca se está seguro del todo. El técnico francés posiblemente se vio en la tesitura más complicada de la temporada. A 45 minutos de la más absolutas de las debacles, el galo decidió no hacer ningún cambio ostensible más allá de adelantar un poco las líneas. Eso le bastó para forzar unos cuantos saques de esquina que desembocaron en -oh, sorpresa- sendos tantos de Sergio Ramos. Estrategia o fortuna, fe o impecable técnica de remate de cabeza, lo cierto es que el zaguero fue el único que se tomó en serio la advertencia del Nápoles. Definitivamente, Zidane salvó el match ball con una solvencia (al menos en cuanto a resultado se refiere) admirable.

El partido se acabó en el segundo gol de Ramos. El Nápoles bajó los brazos y con cierta razón: ni siquiera llegaron a morir en la orilla por dos saques de esquina. Da la sensación de que aún les falta un largo trecho para ser competitivos de verdad. Aún daría tiempo para el clásico gol de Morata. Clásico porque si el canterano está en el campo, siempre llega.

Pero en la ruleta rusa en la que está inmerso el Real Madrid, cualquiera te puede hacer un roto. Y hay una mala noticia para Zidane: en cuartos ya solo quedan los mejores. Cuidado.

Felipe de Luis Manero

@FelipedeLuis99