Menú Portada

El Real Madrid toma el pulso a LaLiga en Anoeta (1-3) con Mayoral haciendo de Cristiano y con un notable Gareth Bale

Septiembre 18, 2017

El canterano hizo el primer gol y provocó el segundo; el galés volvió a recordar al futbolista del Tottenham y anotó el tercero

mayoral bale

Justo en el escenario más inapropiado y ante el rival más complicado (la Real era líder hasta antes del choque), apareció de nuevo el Real Madrid. El día en el que Zidane acumulaba más bajas sensibles –Cristiano, Marcelo, Benzema, Kroos– y en el que las rotaciones eran prácticamente obligadas, ese día resurgió el conjunto blanco en LaLiga. Cuando menos se le espera, es cuando irrumpe este equipo. Lo hizo, además, con justicia. El Madrid fue superior a la Real Sociedad, que sólo supo mantenerse a flote en el partido gracias a bocanadas demasiado espaciadas. Le ha pasado eso al equipo de Eusebio en más de una ocasión en lo que llevamos de temporada: sestea y sestea pero después gana. Hasta que enfrente está el Real Madrid.

Fue un triunfo que sirvió para que varios hombres se reivindicaran. Por un lado, Zidane, que tras ceder dos empates en el Bernabéu necesitaba dar un golpe en la mesa. Su decisión de alinear a Mayoral de inicio le salió a la perfección, aunque en esta ocasión tenía trampa. El galo realmente no tenía muchas más opciones en el banquillo. Gareth Bale fue el otro gran triunfador de la noche, merced a un gol que nos trasladó a los tiempos en los que el madridismo soñaba con fichar a ese torbellino británico que jugaba en el Tottenham. Bale no hizo, ni mucho menos, un partido excelso, pero ya saben que los goles son maná para los atacantes discutidos. En un tercer escalón colocaríamos a Theo Hernández, bastante más entonado que en otras ocasiones y al que se le ve cómodo corriendo, corriendo mucho. El tipo es un huracán pero flojea cuando se trata de maña más que de fuerza.

Como en tantos otros partidos, el Madrid bailó al son que tocaba y siempre lo hizo bien: se hizo con el control de la medular gracias a Isco y Asensio y mató al rival con letales transiciones. Es un combo explosivo difícil de parar, aunque no imposible. En el debe de este equipo está la facilidad para recibir goles, incluso cuando domina el partido. Le pasó después del primer gol de Mayoral. El canterano hizo de cazador al husmear y aprovechar una suerte de dejada de Ramos. El capitán blanco no le hace ascos a nada y ayer se vistió de delantero tanque. Poco después empató la Real en el primer acercamiento serio de todo el partido. Centró Odriozola y remató Kevin. De lateral a lateral y Carvajal cazando moscas. Después de su gol, eso sí, no fue un buen día para el portugués, que se metió el segundo en propia puerta y que se zampó a Bale en el tercero. El galés le ganó la espalda con una facilidad pasmosa.

En definitiva, se reivindicó Balé y se reivindicó el Real Madrid, que está dispuesto a ampliar su reinado doméstico. Desde ahora lo hará con Cristiano.

Estreno con nervios del Wanda y otro revés para el Barcelona

El Atlético por fin debutó en el Wanda Metroploitano, un estadio de lujo que seguro vivirá mejores tardes de fútbol que la del sábado. Les celebraciones no se le dan bien a un equipo que ascendió a Primera un día después de lo esperado y transistor en mano. Los nervios flotaban en el ambiente y al equipo de Simeone le costó meterle mano al partido. Cuando lo consiguió pudo relajarse ya que el Málaga seguía replegado en su campo en el minuto 80. No pintan bien las cosas para Míchel.

El Barça sufrió de lo lindo para doblegar al Getafe, un equipo rocoso y muy serio (como son todos los de Bordalás). Pero la noticia no estuvo en el partido en sí ni en el liderato blaugrana, sino en la lesión de Dembelé. El ‘veranus horribilis’ del Barcelona amenaza con prolongarse: su fichaje estrella sufrió una rotura en el tendón del bíceps femoral de la pierna izquierda y estará alejado de los terrenos de juego de tres a cuatro meses. Parece un guion escrito a medias entre Neymar y su muy señor padre. Mucha tela.

Felipe de Luis Manero

@FelipedeLuis99