Menú Portada
https://track.adform.net/C/?bn=17156992 1x1 pixel counter :

El Real Madrid sigue sin anunciar la renovación de Isco, que termina contrato en 2018, mientras su entorno confía en una pronta resolución

Septiembre 4, 2017
Isco

Con el mercado de fichajes ya terminado y sin grandes llegadas de última hora a los equipos españoles, las renovaciones pendientes de oficializarse son ahora el principal foco de atención. El Barça, tras su verannus horribilis, anunció la rúbrica de Messi antes de que se produjera y ahora afronta -con auténtico terror- la posibilidad de que el jugador argentino pueda negociar libremente con quien quiera a partir del próximo mes de enero. Algo similar ocurre con el Real Madrid con uno de los hombres del momento, Francisco Alarcón ‘Isco’.

El club blanco acumula diferentes futbolistas que, como si de una temporada de Zidane se tratase, van rotando en las portadas de los principales periódicos deportivos. Hace una semana fue Asensio, ahora es Isco. Esta situación, positiva en un principio, se torna en preocupación si el jugador en cuestión no está atado. Y el que nos ocupa, al menos oficialmente, no lo está. Varios medios han publicado que la firma ya está hecha y que únicamente resta anunciarla en un acto protocolario. El entorno del futbolista, consultado por Extraconfidencial.com, se remite a estas informaciones y confía en que el proceso siga su curso, pero omite dar información alguna al respecto.

Un año de vaivenes, rumores y cruce de mensajes

Hace poco más de un año la situación de Isco en el Real Madrid era realmente delicada. El club no se dirigía a él en lo que parecía una clara indirecta para que se buscara la vida en otro sitio y Zidane no le prometía minutos. El técnico francés no lo hace con nadie -ni siquiera, por lo que dicen, con Mbappé- aunque eso no consoló al futbolista. Pero lo que sí hizo Zizou fue trasladarse su deseo de que continuara en la entidad merengue. Isco confió en su entrenador y tomó la decisión de quedarse. La disyuntiva, insisto, no era sencilla. Ya saben: ser cola de león o cabeza de ratón. Aunque nunca se sabe qué es lo correcto, a Isco el destino le tenía deparado un giro de guion inesperado y muy beneficioso para sus intereses.

Fue la lesión de Bale la que le abrió de par en par las puertas del once de Zidane. Ocurrió en el momento más importante de la temporada y el malagueño terminó siendo uno de los artífices del gran doblete blanco. Por esos entonces la renovación ya se daba por hecha. Los meses anteriores transcurrieron entre rumores de salida (se llegó a decir que el Barça estaba muy interesado en el mediapunta), mensajes públicos del futbolista hacia la directiva y, en definitiva, diferentes idas y venidas.

Con este nuevo escenario, en las últimas semanas diferentes medios anunciaron la renovación de Isco, que pudo venir filtrada por el propio club blanco. Se hablaba de una gigantesca cláusula de rescisión -700 millones- y grandes mejoras de contrato. Se llegó incluso a poner fecha para el anuncio oficial: después de la Supercopa de España. No obstante, lo cierto es que todavía no se ha hecho oficial y el futbolista quedaría libre el próximo mes de enero. A primera vista no parece que exista ningún desencuentro entre las dos partes, por lo que es raro que la renovación del malagueño se haya pospuesto de esta manera.

Lo más normal, no obstante, es que el anuncio se produzca en los próximos días. Lo que parece claro, en cualquier caso, es que el poder lo tiene en estos momentos el propio jugador. Algo impensable hace un año.

Felipe de Luis Manero

@FelipedeLuis99