Menú Portada
La eliminación en Champions League supondría una debacle económica en las cuentas del club

El Real Madrid se juega el martes ante el Lazio cerca de 30 millones de euros de ingresos

Diciembre 6, 2007

Hasta cerca de 30 millones de euros en ingresos futuros se juega el Real Madrid en el partido del próximo martes ante el Lazio de Roma, en el último partido de la Liga de Campeones. La eliminación del campeón español se traduciría en una debacle en las previsiones de ingresos del club, que contempla como mínimo alcanzar las semifinales.

pq__LAZIO.jpg

El Real Madrid-Lazio del martes 11 de diciembre se ha convertido en algo más que un partido para la junta de Ramón Calderón. Que el equipo haya llegado a la última jornada sin la clasificación tiene de los nervios al presidente blanco, quien no sabe si le dolería más la afrenta deportiva que la económica, en unos momentos en los que está sacando pecho y arremetiendo contra sus detractores de una forma verbalmente despiadada.
¿De dónde salen esos números? De la presencia o no del Real Madrid en la siguientes fases de las Champions. Hasta el momento el Madrid lleva ingresados tres millones de euros por la participación, más otros 2,4 millones por los partidos de la primera fase, a razón de 400.000 euros cada uno. A esa cifra hay que añadir 1,2 millones de euros por las dos victorias logradas (600.000 por cada una) y otros 600.000 por los dos empates (300.000 por encuentro). Total, 7.200.000 euros a falta de disputar el encuentro ante el Lazio.
A esas cantidades ya ingresadas hay que añadir las taquillas de los dos partidos jugados en el Bernabéu, más el del martes ante Lazio. Las 70.000 entradas de pago haciendo un precio medio dejan en taquilla –incluyendo el abono Europeo- tres millones de euros por encuentro. En consecuencia y dando por sentado que el campo se llena ante el Lazio, esta primera fase acabará con unos ingresos asegurados de 16,2 millones de euros.

Y cerca de 30 millones más en el aire

Ahora es cuando llegan las cuentas de la lechera. A esos 16,2 millones hay que añadirles 600.000 ó 300.000 euros más por la victoria o el empate, con lo que la fase acabaría un mínimo de 16,5 millones de euros, a los que automáticamente habría que añadir otros 2,2 millones de euros que paga la UEFA a los 16 equipos que entran en octavos de final. Más otros 3,5 millones de euros por la taquilla del partido, que subirá los precios medios de las localidades. Total, que los 16,5 millones se convierten automáticamente en 22,2 millones de euros. Ese es el precio mínimo garantizado que se juega el Madrid ante la Lazio, seis millones de euros.
¿Y hasta cuánto podría llegar el lucro cesante? Casi hasta los 30 millones de euros. Porque a esos 6 millones ya reseñados habría que añadir otros 2,4 millones que paga la UEFA a los equipos cuartofinalistas, más una nueva taquilla no inferior a 4 millones de euros. O sea, 6 más 6,4, nos vamos a 12,4 millones de euros. Si el equipo alcanza las semifinales la UEFA paga 3 millones de euros más, y el Madrid no bajaría de los 5 millones de euros en la taquilla del Bernabéu de ese trascendental partido. Nos vamos ahora del 12,4 de caer en cuartos al 20,4 por disputar las semifinales. Hasta aquí las previsiones, que sin contar la taquillas el Real Madrid tiene presupuestado en sus cuentas oficiales 16 millones de euros, de los que de momento tiene asegurados 7,2 tan sólo y en el aire otros 7,7 millones. O sea, que salvo que alcance la final, ya no cubre lo presupuestado por su participación internacional.
Como la lechera sigue sin romperse, a los 20,4 millones contabilizados entre derechos de UEFA más taquillas, nos quedan por añadir otros 4 millones de euros por disputar la final de Moscú y perderla, o los 7 millones por ganarla. En consecuencia, hasta 27,4 millones de euros, que podrían ser hasta 30 millones en función del incremento que se le quiera dar a las entradas de los partidos del Bernabéu, están en al aire. Nunca un partido fue tan importante para un club.

Barcelona y Sevilla ya hicieron caja; el Valencia la rompió

Los otros tres equipos españoles han sufrido suerte diferente al Real Madrid hasta el momento. En el caso del Valencia, mala suerte y para Barça y Sevilla muy buena. Los valencianos, ya eliminados matemáticamente, se van de la Champions habiendo ingresado 6,3 millones de un presupuesto de 18 millones. Sólo les basta para mejorar ganar en Londres al Chelsea el próximo miércoles y entrar en la Copa de la UEFA donde arañando podría medio salvar las cuentas. El Sevilla, actual campeón, ingresó por ese torneo seis millones de euros premios de UEFA.
Mejor han ido las cosas para Barcelona y Sevilla, que a falta del último partido ya están clasificados para octavos y en consecuencia tienen asegurado un ingreso mínimo de 10 millones de euros, a lo que hay que añadir aún sus posibles victorias o empates de la última jornada (Stuttgart y Slavia respectivamente). Más las correspondientes taquillas que en el caso del Barça hablamos de un estadio con 90.000 asientos de pago y de 40.000 en el caso sevillista. Salvo los ingresos por taquillas el resto de números son los mismos que los del Madrid.
Como referencia, la pasada temporada el Milán, actual campeón, ingresó por la Champions 39,7 millones de euros. Este año el campeón podría llegar a un máximo de 23,7 millones de euros, algo que ya sólo está al alcance del Manchester United. Barcelona y Sevilla podrían llegar a un máximo de 23,1 millones. Siempre las taquillas, aparte.

El negocio de la UEFA

Pero si alguien tiene el negocio asegurado esa es la UEFA, que ha estimado los beneficios netos de la UEFA Champions League 2007/08 en 824,5 millones de euros, una cifra ligeramente superior a la de la campaña pasada. Según la reglamentación de la competición, el 75% de los beneficios procedentes de la televisión y patrocinadores de la UEFA, unos 530 millones de euros, se reparten entre los 32 clubes participantes en la fase de grupos. El 25% restante está destinado al fútbol europeo y a sufragar los gastos administrativos de la UEFA, así como pagos solidarios para federaciones, clubes y ligas.

También se estipula que los clubes participantes reciban el 82% de cualquier beneficio que supere los 530 millones de euros, mientras que el restante 18% se repartirá entre el resto del fútbol europeo. Además, el 50% de los beneficios procedentes de los nuevos contratos televisivos de la UEFA se repartirán entre los clubes y el otro 50% se destinará al fútbol europeo.

El beneficio neto de la temporada 2007/08 está estimado en 824,5 millones de euros y, según las previsiones, 819 serán procedentes de las televisiones y contratos comerciales mientras que 5,5 provendrán de los nuevos contratos. La cantidad total a distribuir entre los clubes será de 588,6 millones, sin incluir los 31,4 destinados a las ligas profesionales y federaciones participantes. 185,4 millones serán para la UEFA, que los destinará a distintos proyectos en el fútbol europeo.