Menú Portada
Defienden posiciones contrarias en cada una de las ciudades

El PSOE de “Getafe” y el PP de “Madrid” unidos por la basura

Noviembre 22, 2009

El final de año no está siendo nada fácil para el alcalde de Madrid, tras perder la candidatura olímpica y gastarse una cantidad ingente de dinero, con una ciudad llena de zanjas y unas arcas vacías, a puesto en pie de guerra a comerciantes y ciudadanos por la imposición de una abusiva tasa de basuras, que paradójicamente enarbola el PSOE y su portavoz David Lucas para arremeter contra Gallardón.

pq_909_gallardon-silencio.jpg

Es paradójico, en cuanto David Lucas, en la actualidad Profesor de Derecho Financiero en la Universidad Carlos III de Madrid ha desarrollado su carrera política en Getafe donde ocupó durante el periodo de 1993 hasta 1999 el cargo de Jefe de Gabinete de la Alcaldía de Getafe siendo Alcalde Pedro Castro, el actual presidente de la Federación Española de Municipios. En 1999 fue elegido concejal en Getafe y Cuarto Teniente de Alcalde pasando a desempeñar entre otras las Delegaciones de Hacienda, y en 2003 es reelegido concejal pasando a ser Vicealcalde de Getafe y Portavoz del Grupo Municipal Socialista hasta que en 2007 se convirtió en portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid. David Lucas sigue residiendo en Getafe, donde curiosamente la “guerra” es la contraria, dos ciudades vecinas, Madrid 3.213.271 habitantes y Getafe 164.043, en una el PP impone la tasa de basura y el PSOE liderado por un vecino de Getafe está en contra, mientras que la “capital del sur” el PP pide que se derogue una tasa impuesta hace 10 años.

Y es que, el que fuera ex concejal de Hacienda de Getafe impuso en 1999 la misma tasa que hoy califica de abusiva e innecesaria. Gracias a ello, se ha convertido en un arma para el PP de Getafe, que incluso le han pedido que apoye con su firma que se derogue esta tasa “injusta” que él mismo impuso hace diez años.

Esto que sería considerado de esquizofrenia en cualquier país de nuestro entorno, sucede en dos ciudades que incluso comparten zonas limítrofes. Y mientras, el alcalde más “popular” de España se gasta una cantidad ingente de dinero en cambiar los ventanales de su macro ayuntamiento, y los árboles de Navidad ni se ven entre tanta zanja y excavadora.