Menú Portada

El privilegiado Convenio Colectivo de los trabajadores del Banco de España que preside Luis María Linde: rebaja el interés de las hipotecas de sus empleados hasta el 0,25% de interés con un ahorro en un préstamo medio que supera los 40.000 euros

Marzo 28, 2017
linde banco de espana

Las condiciones de las hipotecas en España viven un periodo de estancamiento, con mínimos cambios, que poco ayudan a los consumidores. Con el Euribor a 12 meses, el índice que se utiliza como referencia para la mayoría de las hipotecas, en negativo y tras la sentencia condenatoria del Tribunal de Justicia Europeo de Luxemburgo que anulaba las cláusulas suelo, el sector financiero ha optado por la cautela. El resultado es que muy pocas hipotecas a tipo variable bajan de Euribor + 1% de diferencial (mientras que antes de la crisis llegaron a incluso a rebajar el 0,3%), y las fijas parten casi todas desde el 2%-2,5% y siempre con plazos (duración), muy limitada.

Pero mientras la mayoría de los españoles tienen este impedimento, los casi 2.500 empleados del Banco de España que preside Luis María Linde disfrutan de unas condiciones mucho más favorables. El nuevo Convenio Colectivo publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE), hace poco más de dos meses y que cubre de forma retroactiva tanto el ejercicio 2016 como este 2017, ha rebajado el ya de por si tipo de interés para sus hipotecas desde un arranque en el 0,5% a hacerlo desde tan sólo un 0,25%.

En concreto, el Convenio Colectivo de los trabajadores del Banco de España establece dos tramos. El primero, para todos sus trabajadores y Sucursales, por el que hay que pagar tan sólo un 0,25% por los 90.000 primeros euros y un segundo al 0,50% a partir de esa cantidad y con algunas diferencias. Para Madrid y Barcelona, el segundo tramo cubre de 90.000 euros a 180.000 euros, en A Coruña, Bilbao, Málaga, Oviedo, Palma de Mallorca, Sevilla, Valencia, Valladolid y Zaragoza, el segundo tramo cubre hasta los 160.000 euros y para el resto de Sucursales hasta los 140.000 euros. Estas diferencias se deben a que el precio de la vivienda es muy dispar entre estas ciudades. Aun así, para los casos de familias numerosas, se establece el primer tramo de capital principal hasta 120.000 euros y el segundo tramo de capital hasta el importe máximo del préstamo.

Pero el resultado práctico es que se paga una cantidad irrisoria por los intereses de la hipoteca con respecto a lo que pagaría cualquier ciudadano en cualquier entidad financiera. Pongamos como ejemplo una hipoteca a 180.000 euros a 20 años. El empleado del Banco de España pagaría por ella una cuota de 778,63 euros al mes por sus dos tramos. Un ciudadano que consiga ya una extraordinaria hipoteca al 2,5% fijo durante ese mismo periodo de tiempo pagaría 953,83 euros. Esta diferencia de 175,20 euros al mes se traduce en 2.102,40 euros al año y 42.048 euros durante los 20 años de vida del préstamo.

Préstamos sociales y otras ventajas

Además de los préstamos para acceso a la vivienda existe otro préstamo social, cuyo tipo de interés también es del 0,5%, frente al 0,75% aplicado hasta ahora. El importe de estos es de hasta 50.000 euros, a amortizar en un plazo máximo de 10 años y que puede dedicarse a cualquier otro fin. Los beneficios son incluso mayores si tenemos en cuenta que los tipos medios de este tipo de productos que se puede contratar en cualquier Banco parten del 6,5%-7,5%, un 6%-7% superior. El Convenio, también recoge la posibilidad de mantenimiento del préstamo social hasta su total amortización en caso de invalidez o jubilación.

Además, el Convenio garantiza un 10% de promociones verticales cada uno de los dos ejercicios, con efectos económicos en enero de 2017 y 2018. Para las embarazadas se les ofrece un permiso maternal retribuido a partir de la semana 37 de embarazo y, en caso de gestación múltiple, desde la semana 35. También se concede un permiso por enfermedad o fallecimiento de la pareja de hecho, así como se aumenta el periodo de prueba de actividades diversas que pasan de 15 días a dos meses.

Quien regula y controla los productos financieros en España tiene las mejores condiciones, completamente fuera de la realidad a la que se enfrenta a quién en teoría protege. Ver para creer.