Menú Portada
Además, su ex esposa, Sarah Fergusson, no ha sido invitada a la Boda Real

El Príncipe Andrés de Inglaterra podría perder su estatus de Embajador por un escándalo sexual

Marzo 7, 2011
pq_925_Andres-y-Virginia-Roberts-1.jpg

Una fotografía del Príncipe Andrés de Inglaterra, Duque de York, en compañía de la joven de diecisiete años Virginia Roberts está generando un nuevo escándalo en Inglaterra a poco más de un mes de la Boda Real. Y es que la joven, una menor, afirma ahora haber sido explotada, desde que cumplió los quince años, por el multimillonario norteamericano Jeffrey Epstein, gran amigo del Príncipe Andrés de Inglaterra, como “masajista erótica” y procuradora de placeres sexuales a numerosos personajes poderosos de su grupo de amistades.

El citado financiero, propietario de un magnífico apartamento en Manhattan, un enorme rancho en México y suntuosas casas en Palm Beach, Londres y París, ya fue acusado en 2008 de abusos y asaltos sexuales a menores y se habla abiertamente de fiestas subidas de tono con jóvenes modelos rusas en su casa de Nueva York, en las que el Príncipe Andrés habría participado.

Amistades peligrosas

La noticia la ha desvelado la propia Virginia Roberts, que la semana pasada afirmó con rotundidad haber sido explotada por Epstein y por a sus numerosos amigos entre quienes, dijo, se encuentra alguien de la realeza. El Príncipe Andrés fue presentado a la joven por Ghislaine Maxwell, la esposa del financiero, en la casa que ésta posee en Londres durante un viaje de los Epstein a Europa. Aquel día, tras el té, la cena y una visita al club nocturno “Tramp”, la pareja, el Príncipe y la modelo  regresaron a la mansión de los Epstein donde el Príncipe y la joven Virginia estuvieron mantuvieron un encuentro a solas. A la mañana siguiente, y según declaraciones de la modelo, Ghislaine Maxwell la felicitó diciéndole: “Lo hiciste bien. Se lo pasó bien”. Días más tarde, al concluir aquel viaje, le entregó 15.000 libras esterlinas en pago por sus numerosos servicios. Un segundo encuentro entre Virginia y el Príncipe se produjo en la mansión de los Epstein en Manhattan en 2001 y un tercero en una Isla del Caribe.

Los gruesos escándalos que rodean a Jeffrey Epstein ya le han llevado a perder la gestión de las inversiones de uno de sus más importantes clientes, Leslie Wexner, cuyo imperio incluye la famosa marca de lencería femenina “Victoria’s Secret”. Pero el financiero continúa teniendo amigos tan poderosos como el ex presidente Bill Clinton y el multimillonario Donald Trump y el príncipe Andrés, que volvió a ser su huésped en su mansión de Manhattan en diciembre pasado.

Consejos financieros a la Reina de Inglaterra

A pesar de los peligros que esta oscura amistad entraña para Andrés de Inglaterra, se sabe que Epstein ha sido invitado a Gran Bretaña en dos ocasiones por el hijo de la Reina Isabel. La primera de ellas fue con ocasión de la celebración del cumpleaños de la Reina Isabel en el Castillo de Windsor y la segunda en una fiesta de fin de semana en el Palacio de Sandringham, en la campiña inglesa, para celebrar el 39 cumpleaños de Ghislaine Maxwell. Se dice, incluso, que Epstein habría llegado a dar consejos financieros a la propia Reina de Inglaterra para el buen manejo de sus inversiones.

El escándalo ya está servido y hay voces que hablan de la posibilidad de que el Príncipe Andrés pierda su condición de Embajador del Comercio Exterior británico en momentos en los que, además, su ex esposa, Sarah Fergusson, pasa por sus peores momentos: no ha sido invitada a la Boda Real y la Casa Real británica intenta mantener lo más limpia posible su imagen pública ante el próximo matrimonio del Príncipe Guillermo. Entre tanto la Reina Isabel, que no gana para disgustos, acaba de enterarse que las Islas Fiji, un pequeño Estado del Pacífico Sur que forma parte de la Commonwealth británica, han decidido suprimir definitivamente su regia efigie de los billetes de Banco locales para sustituirla por representaciones de especies de la fauna y la flora locales.

Ricardo Mateos