Menú Portada
Al final, una circunstancia extradeportiva, puede condicionar una vez más el destino del asturiano

El primer escollo de Fernando Alonso no estará ni en McLaren ni en Honda ni en la pista: estará en una reglamentación F1 mal hecha

Enero 4, 2015

Al inicio de 2014, Mercedes, Ferrari y Renault, tuvieron una fecha límite a la hora de dejar cerrado el epígrafe evolutivo de sus motores. Es ahora Honda la que tiene que pasar por el mismo aro antes del 28 de febrero, sin embargo al resto de los contendientes se les dicta que “han de homologar sus ingenios” pero no se les pone fecha límite alguna, lo que quiere decir que pueden hacerlo cuando quieran


Fernando Alonso ha vuelto sobre sus pasos en un intento de revalidar por tercera vez su último título logrado en 2006. Si para todos fue una sorpresa verle de nuevo abrazado a Ron Dennis, el jefe de McLaren, ahora la sorpresa se la han llevado él y su nuevo-viejo equipo al enterarse de una circunstancia reglamentaria que puede lastrar su participación desde el minuto cero y que sólo afecta a su motor, el Honda que equipará en solitario a McLaren al menos durante este año.

Para comprender el problema del trío Alonso-McLaren-Honda hay que retrotraerse a hace unos años. La Federación Internacional de Automovilismo, la FIA, en connivencia con las autoridades europeas, decidió dar un paso tecnológico adelante y mutar los motores de la cúspide del automovilismo planetario a unos de menor capacidad, consumo, menos contaminantes y más tecnológicos. Ciertamente los ingenieros de la Fórmula 1 pocas veces habían dado un paso técnico adelante de semejante calibre al obtener prácticamente el mismo rendimiento de unos motores decrecidos en un tercio con respecto a los anteriores. No sólo esto sino que su consumo se ha reducido en alrededor del 40% y un 25% de su potencia proviene de sistemas regenerativos, esto es, del calor del conjunto, o de la energía recuperada el frenar.

La FIA dispara las alarmas de McLaren-Honda

El problema surge cuando para evitar una previsible escalada de gastos en pos de la potencia y el menor consumo, la federación impuso una serie de limitaciones a la hora de evolucionar los motores durante la temporada. Una vez ‘homologados’ al inicio de la temporada, los propulsores apenas podían ser modificados en ciertas y muy limitadas áreas por cuestiones de fiabilidad o abaratamiento en sus procesos de producción.

Es ahora la FIA que ha disparado una ruidosa y desagradable alarma en McLaren-Honda, porque en una carta enviada a los equipos y fabricantes de motores, reconocen que hay un coladero reglamentario por el que se pueden aprovechar todos menos los japoneses. Dicho agujero legal recae en una redacción algo confusa, o mejor dicho, poco precisa a la hora de las modificaciones de los motores durante la temporada.

Al inicio de 2014 los tres constructores presentes, Mercedes, Ferrari y Renault, tuvieron una fecha límite a la hora de dejar cerrado el epígrafe evolutivo, y esto ocurrió antes de disputarse la primera carrera. Es ahora Honda la que tiene que pasar por el mismo aro antes del 28 de febrero, sin embargo al resto de los contendientes se les dicta que “han de homologar sus ingenios” pero no se les pone fecha límite alguna, lo que quiere decir que pueden hacerlo cuando quieran.

Ventajas en el traspaso del viejo al nuevo motor

Para regular la más que posible escalada en los costes, la FIA dividió las miles piezas de que consta uno de los actuales motores en 66 zonas o “tokens”. En la evolución permitida de 2014 a 2015, los fabricantes —no los equipos— pueden modificar 32 de esos tokens, que viene a ser un 48% de la totalidad. Honda, a día de hoy, al no haber homologado su propulsor tiene la absoluta libertad para cambiar o modificar lo que crea conveniente, pero no podrá apenas revisar ni una sola pieza hasta que termine la temporada 2015, sin embargo, el resto de equipos podrán hacerlo libremente hasta que decidan al unísono hacerlo.

Aún así, los motores de este 2015 serán con toda seguridad más poderosos que los del pasado año y todos tendrán prisa por homologar los suyos, so pena de tener que usar las especificaciones del año pasado. Según algunos observadores el paso del viejo al nuevo motor podría ocurrir con la llegada del Mundial a Europa, y eso conllevaría una capacidad de desarrollo por parte de los fabricantes establecidos de más de dos meses extra. Esta situación, según el periodista James Allen, podría llevar aparejada una circunstancia novedosa: si cada piloto puede usar cuatro motores “de temporada”, ¿Qué ocurriría si usase los de la especificación de la temporada previa en las primeras carreras y que no contabilizarían como uno de los cuatro permitidos para usar los nuevos a partir de una vez iniciada la temporada? Podría ocurrir que acabase usando no cuatro, sino seis o siete en el mismo año.

En todo caso, los que están atados de pies y manos son los de Honda, que no podrán acceder a ni una sola de esas ventajas u opciones y que tendrán que pasar tragarse el sapo legal que ya deglutieron el resto… en igualdad de condiciones con los demás. Al final, una circunstancia extradeportiva, puede condicionar una vez más el destino del asturiano. Hay quien ve mano negra; nosotros sólo vemos torpeza por parte de los reguladores.

José M. Zapico
@VirutasF1