Menú Portada
LA VERDADERA HISTORIA DE UNA RELACION OCULTA (y 3)
Según la investigación que se abrió en su momento no había Ley que se le resistiera

El primer escándalo urbanístico de Isabel Pantoja en Marbella data de 1992, cuando vivía con Encarna Sánchez

Marzo 11, 2012

El Ministerio de Obras Públicas de entonces abrió un expediente sancionador  a la cantante por la colocación de unas escolleras en una zona de dominio público en la playa de Las Cañas

Isabel Pantoja vivía por entonces  en una finca de Encarna Sánchez en la Urbanización Marbesa y quería bajar sin problemas al mar

La sanción a la tonadillera fue luego retirada por la mediación de Encarna Sánchez ante la Junta de Andalucía


El primer escándalo urbanístico de María Isabel Pantoja Martín en Marbella no data de su relación amorosa con el ex alcalde de esta ciudad de la Costa del Sol, Julián Muñoz, sino que se remonta a 1992, cuando la cantante vivía con la locutora Encarna Sánchez en Marbella, la ciudad donde pasaban largas temporadas de descanso juntas.

Así, según un documento oficial que obra en poder de extraconfidencial.com, la demarcación de Costas de Andalucía, dependiente del Ministerio de Obras Publicas, abrió un expediente sancionador a la cantante el 25 de marzo de 1992 por la colocación de unas “escolleras”, una especie de muros con escalera para bajar sin problema al mar, en una zona de dominio público en la playa de las Cañas, en Marbella. Isabel Pantoja pasaba por entonces largas temporadas de descanso junto a Encarna Sánchez en la casa que tenía la locutora en la Urbanización Marbesa, en la finca nº 443, de la calle Tenerife.

Según la investigación que abrió el Ministerio de Obras Públicas, para Isabel Pantoja no había Ley que se le resistiera por entonces y así contrató a una brigada de obreros –eso sí, pagada por el dinero de Encarna Sánchez– para levantar unos muros de obra pegados a la casa de la locutora de radio que daba al mar, sin permiso ni autorización, por lo que fue expedientada. El expediente sancionador iba dirigido personalmente contra Isabel Pantoja, como obra en poder de extraconfidencial, y fue silenciado finalmente y metido en un cajón para el resto de su vida administrativa gracias a la mediación de Encarna Sánchez con el entonces consejero de Obras Públicas de la Junta de Andalucía, Jaime Montaner. A su vez, Encarna Sánchez mantenía una buena amistad con el entonces al alcalde de Marbella, Jesús Gil y Gil, que casualmente era contertulio de su programa de radio en la cadena Cope.

En las cartas enviadas a Encarna Sánchez por los administradores de su patrimonio ya le advertían de las irregularidades que iba cometiendo Isabel Pantoja en Marbella, y que ésta le permitía dado el enorme cariño que por entonces le profesaba. Así en una de ellas que obra en nuestro poder y fechada el 30 de abril de 1993 – el año de mayor intensidad en la relación entre la cantante y la locutora- se señala textualmente: “Estimada Sra. Encarna: Adjunto le envío copia de la carta recibida del M.O.P.T., insistiendo en saber los datos del propietario de la finca, Marbesa nº 443. Ruego me de instrucciones sobre el tema, ya que incluso han estado personalmente en nuestras oficinas”.

Se trataba de justificar el titular de esta finca, ya que aunque figuraba registralmente a nombre de Encarna Sánchez quien de verdad la disfrutaba era Isabel Pantoja, tanto que el expediente sancionador del Ministerio de Obras Públicas se abrió contra la cantante y no contra Encarna Sánchez. Esta sanción, con el número 9/92-Mar-2, contra la cantante constituía el premie expediente abierto en ya densa historia de presuntas irregularidades urbanísticas en Marbella, luego ampliada en la operación Malaya. El instructor del expediente fue Félix Sánchez Maldonado y el secretario José Antonio Lupianez Pérez, ambos funcionarios del Ministerio de Obras Públicas.

Estos funcionarios públicos remitieron un oficio a Isabel Pantoja, como si ella fuera la propietaria real de esta finca de la urbanización Marbesa, en el que le ordenaban “la paralización de las obras, de acuerdo con lo dispuesto en el articulo 103.1 de la Ley de Costas, por tratarse de una obra ilegal en curso de ejecución. Para el supuesto de no atenderse dicha medida cautelar, se procederá a la suspensión del suministro de energía eléctrica, agua, gas y telefonía y al precinto y retirada de materiales y maquinaria. Todo ello sin perjuicio de la restitución y reposición que procediera por los daños causados, incluso por vía de apremio, y de traslado, en su caso, a la Autoridad Judicial”.

Finalmente todo quedo en nada gracias a la mediación de Encarna Sánchez, que por entonces, dado su gran poder mediático, tenía grandes amistades en las altas esferas de la política y de los organismos públicos. Pero la contestación de los abogados de Encarna Sánchez, que puso para defender a Isabel Pantoja, no tiene desperdicio y fue la siguiente: “Lo único que se ha hecho en esta zona de playa, es reponer unos metros de escollera, que siempre había existido, y que fue llevado por el mar durante los últimos temporales de levante, que hemos sufrido este ultimo invierno”.

Sólo unos meses después Encarna Sánchez levantaba otro chalé para el disfrute de Isabel Pantoja en Marbella, se trataba de “La Gaviota”, también inmersa en graves irregularidades administrativas, La sombra del trato de favor, por parte del ya fallecido ex alcalde Jesús Gil y Gil, planeaba sobre este lujoso chalé al que Isabel Pantoja no profesa un cariño especial. Quizá fuera porque la elección del mobiliario había sido obra y gracia de la propia Encarna Sánchez, que había elegido un dormitorio de color azul para ella y otro, de color rosa, para Isabel. Allí en la primavera de 1995 se realizó una gran fiesta de apertura, con la presencia incluida de Julián Muñoz.

Encarna Sánchez sabía que no tendría problema alguno en la nueva mansión que levantaba para su querida Isabel en Marbella, ya que el que fuera presidente del Atlético de Madrid juró a la locutora de la cadena COPE que, mientras él viviera, no tendría problema alguno. Y así fue, aunque el inmueble tenía dos supuestas y graves irregularidades, como se comprobó judicialmente más tarde. Por un lado, un exceso de construcción; y, por otro, había invadido una gran parte de la zona común de playa, que linda con la lujosa mansión –hoy ocupada por Antonio Banderas– en su parte trasera y por la que se puede acceder directamente al mar. Tanto Jesús Gil como Encarna Sánchez (versus Isabel Pantoja) se creían intocables por aquellos años, pero la comunidad de vecinos reclamó vía judicial. Y una clave más: ¿por cuánto se compró “La Gaviota” y en cuánto se escrituró? ¿Y por qué Gil y Gil obligó luego a venderla a Antonio Banderas? La última palabra la tiene la legítima heredera de Encarna Sánchez, Clara Suñer, la silenciosa.

Juan Luis Galiacho