Menú Portada

A QUIÉN CORRESPONDA

A QUIÉN CORRESPONDA

Suscríbete a nuestro Boletín


Tipo de Newsletter

Indique cómo desea recibir nuestro servicio gratuíto de Newsletter:


Condiciones de suscripción



Los campos con * son obligatiorios

Popular posts

El presunto autor del crimen de Vigo firmó su divorcio tan solo dos días antes de asestarle una decena de puñaladas a Ana María Enjamio

Diciembre 22, 2016

César Adrio Otero, de 38 años, ha pasado desde esta mañana a disposición del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Vigo, debido a que la víctima y el implicado tuvieron una relación previa al crimen. Desde 2008, han perdido la vida 869 personas víctimas de la violencia de género, 43 de ellas en el presente curso.

asesinato-vigo

La violencia de género, doméstica o la violencia machista ha superado su estatus de conflicto dialéctico que se dirime entre qué expresión es la más correcta para designar las barbaries cometidas entre hombres y mujeres en su ámbito más íntimo, para convertirse, definitivamente y ante los ojos de todos, en el mayor problema endémico que sufre nuestra sociedad actual. La violencia machista, valga para la mayoría de casos el uso de este taxón, se repite como el estribillo tedioso de una canción macabra que nunca cesa. La violencia machista no es un asunto menor, es una inflamación de nuestra sociedad, de nuestra cultura, de nuestras familias. Todos somos ya responsables de ello. Los políticos y legisladores por no confeccionar unas Leyes que protejan a la mujer, los Jueces y Magistrados por permitir que las calles estén llenas de potenciales criminales, los Colegios y educadores por no haber logrado reprimir los instintos salvajes de los bárbaros, los médicos y doctores de la psique por no arreglar aquellos desaguisados y la sociedad en general por aceptar que la mujer deba ser valiente a la hora de regresar a su casa.

Los números no mienten. Si buceamos en el Portal Estadístico de Violencia de Género, pergeñado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad de Dolors Montserrat, encontramos datos aterradores. Con 2016 echando al telón, los números de denuncias son para echarse a temblar: 2.389 presentadas directamente por la víctima, 189 presentadas por familiares, 46.931 atestados policiales con denuncia de la víctima, 787 atestados policiales con denuncia familiar, 11.142 atestados policiales por intervención directa policial, 6.917 partes de lesiones y 1.881 servicios asistenciales. Todo ello en menos de 12 meses. 634.491 llamadas de socorro al 016 desde 2007, siendo el inconcluso 2016 el tercer año en el que se han registrado más llamadas en esta serie histórica (72.182). Pero el verdadero dato aterrador se obtiene al comprobar que, desde 2008, han perdido la vida 869 personas víctimas de la violencia de género, 43 de ellas en el presente curso. Números que realmente parecen una crónica de las ‘Historias para no dormir’ de Narciso Ibáñez Serrador.

Tras el acuerdo del divorcio, el presunto asesinato

Uno de los últimos casos acaecidos se ha vivido en Vigo. El asesinato, a sangre fría, de Ana María Enjamio, de tan solo 25 años. Un crimen que ya ha sido catalogado como un caso de violencia machista. Su presunto autor, César Adrio Otero, de 38 años, ha pasado a disposición del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Vigo, debido a que la víctima y el implicado tuvieron una relación previa al crimen. El sospechoso tiene dos hijos y era el jefe formador de la víctima en el departamento técnico del Grupo Cablerías cuando Ana María era becaria hace año y medio. Como ha podido saber Extraconfidencial.com, César Adrio Otero firmaba su divorcio esa misma semana en el despacho de un afamado abogado vigués.

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ya ha indicado la existencia de una relación previa entre la víctima y el detenido. El sospechoso César Adrio no ha prestado declaración ni confesión, por lo que los Agentes continúan recabando pruebas y buscando el arma homicida, el teléfono de la víctima y demás piezas que todavía faltan para la reconstrucción de los hechos.

La principal tesis es que el hombre podría haberse sentido despechado por un rechazo sentimental y planeó el crimen tras la cena de Navidad de la empresa. Una vez acabada ésta, César Adrio se habría ofrecido a llevarla a su casa, pero la joven declinó la proposición y fue acompañada hasta su portal por unas amigas rondando las 5 de la mañana. Allí la esperaba, posiblemente agazapado, el asesino. Brutalmente abordada, la joven recibió entre 8 y 10 puñaladas en cuello y tórax siendo encontrado su cadáver por un vecino una hora y media más tarde.

El presunto autor de los hechos fue detenido a la salida del servicio de Urgencias del Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo. Según fuentes policiales, el hombre habría intentado suicidarse sin éxito realizándose varios cortes por diversas zonas del cuerpo, en especial muñecas y cuello. Valga para este caso la frase, que ya se ha hecho viral, que reza aquello de: “A veces el orden de los factores si cambia el producto. Suicídate primero, y luego si quieres, la matas”.

Doinel Castro