Menú Portada
Ramón de Llano está imputado por la Fiscalía de Galicia por malversación y apropiación indebida

El presidente en funciones de la FGF indemniza al inhabilitado secretario general con 300.000 euros

Junio 10, 2009

El presidente en funciones de la Federación Gallega de Fútbol (FGF), Carlos Meana ha alcanzado un acuerdo con el secretario general federativo, Ramón de Llano, para despedirle de su cargo por 300.000 euros (50 millones de pesetas). De Llano llevaba dos años sin ejercer el puesto al estar inhabilitado e imputado por la Fiscalía General de Galicia en un presunto delito de malversación de fondos, apropiación indebida y posible delito fiscal. La FGF no tiene dinero para hacer frente a esta indemnización.

pq__dellano.jpg

La bonanza que vive el fútbol español tanto en el ámbito de las selecciones como de los clubes contrasta con la situación de crisis absoluta en cuanto a gestión federativa. Si en estas páginas venimos denunciando desde hace dos años las irregularidades existentes en la Federación Española que preside Angel María Villar –proceso por cierto impugnado y pendiente de resolución en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid-, si nos adentramos en las federaciones autonómicas nos encontramos más de lo mismo. Impugnadas las elecciones en Cantabria y Madrid, en Galicia el tema pasa a ser de sainete.
Les ponemos en antecedentes. Desde hace dos años, el presidente federativo Julio Meana, el secretario general Ramón de Llano, el tesorero señor Caridad, el vicesecretario Benjamín Anido y el presidente del colegio de entrenadores Fernando Blanco, están inhabilitados en sus cargos e imputados en un caso penal por la presunta trama de malversación de fondos, apropiación indebida y posible delito fiscal como consecuencia de su actuación al frente de la Gallega. La imputación la ejerce la Fiscalía General de Galicia tras denuncia de la Asociación de Clubes Gallegos de Fútbol que preside Antonio Pérez.
Los próximos días 20 y 21 de julio los cinco imputados están citados por el juez del Juzgado número 4 de lo Penal para prestar declaración. Paralelamente, el proceso electoral de 2007, que ganó Julio Meana, está impugnado por Antonio Pérez, quien perdió las votaciones por 11 votos y se detectaron 31 irregularidades probadas en la denuncia presentada. Este lunes 15 de junio se celebra la vista en la vía civil en la que está este caso.
Y como no hay dos sin tres en este amasijo de irregularidades, esta semana se ha producido el hecho denunciado al comienzo con el despido del secretario general. El inhabilitado Julio Meana, una vez obligado a dejar su cargo por el Comité de Xustiza Deportiva de Galicia, nombró como presidente interino a su sobrino Carlos, quien desde esa fecha ejerce una presidencia que no ha ganado en las urnas. Si grave es de por sí la situación, más lo es que ejerciendo ese poder haya alcanzado un acuerdo con Ramón de Llano ante el servicio de conciliación de la Consejería de Trabajo. Ante el juez, para aceptar el despido como improcedente y proceder a pagar 300.000 euros.
Resulta que el señor De Llano, una vez fue imputado por el fiscal, sufrió una crisis y estuvo un año de baja. La inhabilitación era para ejercer como secretario general, pero no como simple trabajador federativo, órgano en el que lleva 36 años trabajando. Pasado ese año de baja De Llano se dio de alta y ha permanecido en el trabajo durante cinco meses hasta ser despedido.

Julio Meana, asesor de Villar

¿Todo normal? Si no fuese porque en la asamblea anual de la FGF, Carlos Meana anunciara que cuando Ramón de Llano se reincorporase al puesto laboral sería inmediatamente despedido sin que a la Gallega le costase un solo euro puesto que había motivos más que sobrados para que así fuera –al margen del tema penal, otros de moobing, acoso moral, coacciones, por ejemplo-. La sorpresa es esta indemnización aceptada que además la Gallega no puede hacer efectiva por no tener liquidez. Para los que no lo sepan, la FGF es la cuarta territorial española con 45.000 licencias y dos millones de euros de presupuesto. El sueldo anual de De Llano ascendía a 109.000 euros y ahora se lleva otros 300.000 como indemnización. El primer plazo se ha de abonar el 30 de junio. ¿De dónde saldrá el dinero? ¿Se lo pedirá Meana a Villar? No sé yo si están las arcas de la Española para esto.
Cuando menos resulta sorprendente que Villar mantenga al inhabilitado Julio Meana como miembro de su junta directiva cuando en su Comunidad está siendo juzgado y apartado de sus puestos. Nos dicen que además tiene un cargo de asesor del presidente de la RFEF por el que percibe una importante cantidad de euros mensuales. Al menos en Galicia a los imputados se les aplica la ley y no pueden ejercer cargo público, caso que en el ámbito nacional el CSD no hace cumplir con el propio Villar, imputado por delitos similares a los de Meana por su labor al frente de la Española. Como en el lejano Oeste.