Menú Portada

El presidente de la Real Sociedad, Jokin Aperribay, encuentra su Panamá en Guipúzcoa: Investigado y sancionado con 12 millones de euros por defraudar a Hacienda a través de la tapadera de las Sociedades de Promoción de Empresas (SPEs)

Abril 28, 2016
aperribay

Jokin Aperribay Bedialauneta, presidente de la Real Sociedad, ha sido investigado y sancionado por la Hacienda Foral de Guipúzcoa por defraudar al Fisco. El montante total de la sanción asciende a unos 12 millones de euros, por tan solo tres ejercicios, en unas actas que este alto dirigente del fútbol profesional español ha firmado en disconformidad por lo que se ha abierto procedimiento judicial por vía administrativa.

A Jokin Aperribay, y a su familia, se les abrió una Inspección Fiscal por parte del Departamento Tributario de la Hacienda Foral en relación a sus Sociedades de Promoción de Empresas (SPEs), creadas “ad hoc”. Fue bajo el mandato de Bildu cuando se abrió simultáneamente una Inspección Fiscal a 106 SPEs localizadas en todo Guipúzcoa.

Hay que recordar, que por el mismo tema, el conocido productor José Luis Moreno y el tenista Rafael Nadal han tenido que regularizar sus deudas con la Hacienda Estatal mediante el pago de una importante sanción. Por ejemplo, Nadal pagó 20 millones de euros tras el supuesto engaño que sufrió por parte de CIALT Asesores, despacho del vicepresidente de la Real Sociedad, Angel Oyarzun, que le prometió pagar un tipo inferior al 1% si tributaba en Guipúzcoa. De ahí, que el número uno del deporte nacional no quiera volver a saber nada más de estos asesores guipuzcoanos con los que ha roto cualquier tipo de relación: CIALT Asesores y con los hermanos Lopetegui.

Bajo el auspicio del Partido Nacionalista Vasco

La Familia Aperribay, utilizando a los mismos asesores, creó su propia SPE que le permitía evitar el pago de impuestos hasta reducirlos a un tipo cercano al 0% en los años 2005 a 2006 ya prescritos; así como 2007 a 2011, en este caso los abiertos a inspección por el departamento de la Hacienda Foral, regida en esos momentos por Bildu. Ahora, Jokin Aperribay tiene que torear un difícil envite, en donde quizá le ayuden, como en otros muchos casos que salpican a la Real Sociedad de Fútbol, S.A.D., los dirigentes del PNV que le auparon a la presidencia de la sociedad deportiva donostiarra y que crearon esa laguna fiscal, ajena al marco regulatorio, para beneficiar a unos empresarios en detrimento de otros. Un coladero fiscal para regocijo de unos privilegiados. Una situación que convirtió a Guipúzcoa en una suerte de paraíso fiscal panameño para todos aquellos que dispusieran de tres millones de euros, contrataran con ciertos despachos especializados en asesoramiento fiscal muy afines al Partido Nacionalista Vasco que “fabricaban en serie” las SPEs (al módico precio de entre 100.000 y 300.000 euros). Y que, sin el menor de los escrúpulos, recibían el “certificado de calidad” de la propia Institución tributaria vasca: la Hacienda Foral de Guipúzcoa.

Fueron Rafaela Moreno y Julio Astudillo, ambos del Partido Socialista de Euskadi (PSE-EE), quienes, desde Juntas Generales de Guipúzcoa, cuestionaron al entonces Diputado General de Bildu, Martín Garitano, para que investigara las Sociedades de Promoción de Empresas y su flagrante ilegalidad. Un supuesto coladero para los amiguetes del PNV, al objeto de no pagar impuestos en Guipúzcoa. Tras la solicitud socialista, Martín Garitano se comprometió a acabar con dicho fraude,  promoviendo ulteriormente la Inspección Fiscal de las 106 sociedades existentes, pero hallándose desperdigada dicha labor inspectora entre un racimo de diferentes departamentos dentro de la Institución de la Hacienda Foral.

La familia Aperribay y Arrola 2005

Ilustres apellidos de residentes guipuzcoanos -vinculados en gran parte al sector inmobiliario-, bajo el hipotético lema “ponga una SPE en su vida”, se sintieron amparados y legitimados para no pagar ni un solo euro de impuestos durante los años 2005 a 2011, ambos inclusive, por los pingües beneficios obtenidos en la época de bonanza económica.

Los registros mercantiles en torno a las empresas de la familia Aperribay señalan una SPE de nombre Arrola 2005, con domicilio social en la Avenida de Tolosa 11 de Donostia, que casualmente coincidía con la sede del despacho de asesoría fiscal Alt Norte, actualmente Cialt, con domicilio social ahora en la Avenida de la Libertad de Donostia, y recientemente trasladados a la Avenida de Tolosa 75, también en Donostia-San Sebastián, despacho que ha servido de refugio y cobertura a decenas de Sociedades de Promoción de Empresas, como la propia Justicia ha señalado.

Fue en las mismas fechas a la constitución de esta SPE, y con la idea de escapar del área de influencia de la Hacienda Estatal, cuando la sociedad Global Sapuri SL, con domicilio en Madrid, calle Pradillo nº 5, dedicada a la promoción inmobiliaria, y con un único administrador, Jokin Aperribay, trasladó su domicilio al Paseo de Errondo nº 4, de Donostia, donde curiosamente esta estructura societaria solamente tenía un buzón de correo. Así, de esta manera, parte del entramado de sociedades de la familia Aperribay, que generaban los beneficios, se aprovecharían de los “préstamos participativos” a la SPE Arrola 2005 SL; eliminando entre todos esos años de manera prácticamente absoluta el pago de impuestos.

El modo de actuación fue similar a otras SPEs creadas por Cialt. Este despacho de asesoría legal y tributaria tenía en la reserva, a la espera de ejercer de “madre de alquiler”, empresas previamente constituidas con el capital social mínimo exigible y legalmente establecido, y un Consejo de Administración constituido por un único administrador, del propio despacho o vinculado con éste. Para el caso de Arrola 2005 S.L. se utilizó a Iñaki Ansoategui, ex técnico de la Hacienda Foral de Guipúzcoa. Cuando un cliente acudía con la esperanza de la concepción y nacimiento de una SPE se ponía en marcha el protocolo establecido: propuesta a la Hacienda Foral, consentimiento por parte de la Institución, introducción de al menos 3.000.000 de euros a modo de ampliación de capital (que en el caso de la familia Aperribay fue de 10.041.009 euros).

Nuevos problemas para Aperribay

La publicación de los Papeles de Panamá han sacado a la luz, como publicó Extraconfidencial.com que el propio Jokin Aperribay fue uno de los que firmó en conformidad las actas fiscales levantadas junto a los administradores concursales –Cristóbal Mañero, Jesús San Martín y Antxón Ibargutxi, éste en representación de la Diputación Foral de Guipúzcoa-, en el concurso de la Real Sociedad dando así también conformidad punto por punto a todos los delitos denunciados por el ex presidente Iñaki Badiola a su llegada a la Presidencia del Club en enero de 2008. Unas Actas por Retenciones IRPF y Retenciones de No Residentes, en las que se regularizó fiscalmente toda la trama de los derechos federativos

La diligencia firmada por el actual presidente de la Real Sociedad, Jokin Aperribay Bedialauneta, en fecha 17/12/2010 (ver documento que hoy aportamos), recoge una serie de manifestaciones realizadas por el mandatario txuri urdin que suponen un reconocimiento, en ocasiones críptico y en otras expreso, de las irregularidades cometidas por los diferentes consejos de administración del club guipuzcoano hasta que en la temporada 2007-2008, con la llegada de Iñaki Badiola en enero de 2008. Hasta el aterrizaje de Badiola se estableció una conducta recurrente de manipulación y engaño seguida contra los jugadores extranjeros de la Real Sociedad, algunos de ellos buque insignia de la primera plantilla del club, quienes al verse destapados en su proceder en paraísos fiscales elevaron una protesta generalizada a Jokin Aperribay, quien pactó con todos ellos que la Real Sociedad se haría cargo de cualquier impacto fiscal por el proceder corrupto de los jugadores, utilizando así las cuentas de la Real Sociedad para eliminar el rastro de un proceder que hasta la llegada de Badiola había generado pingües beneficios a los extranjeros y a los locales, como desarrollaremos en un artículo venidero.

diligencia1-ok

diligencia2
Diligencia de los Inspectores Tributarios de la Hacienda Foral de Guipuzkoa a Jokin Aperribay

El actual presidente de la Real Sociedad reconoce en esta diligencia la irregular conducta seguida por el club donostiarra en el asunto de los derechos federativos, con la utilización de sociedades instrumentales radicadas en Holanda y en otros paraísos fiscales como Panamá, así como la existencia de contratos simulados, hechos estos que fueron reconocidos por el propio Jokin Aperribay al dar la conformidad a las Actas en fecha 6/08/2009, lo que suponía para la Real Sociedad una deuda tributaria de 18 millones de euros.

Aperribay en esta diligencia se hace también partícipe del “argumento oficial” utilizado por el Consejo de Diputados (condonación de sanciones) y los Administradores Concursales (Informe 1/03/2010, pág. 32) de buscar un atenuante en la generalización de una conducta irregular: “todos los clubes hacían lo mismo”, con la particularidad que estas personas tenían conocimiento de las pruebas recabadas por la Inspección de la Hacienda Foral de Guipúzcoa, y no así de las que disponía la Agencia Tributaria, por lo que dicha similitud queda jurídicamente desvirtuada. Esta aseveración ha levantado en armas a muchos de los clubes de la Primera División del fútbol español, indignados porque la Real Sociedad ha sido el único que, como Institución y de forma generalizada, desarrollaba este proceder, gestionado por el urdidor de la trama el gerente donostiarra Iñaki Otegui, a quien señalan directamente los papeles de Panamá.

Conducta dolosa contra los propios jugadores extranjeros de la Real Sociedad

Pero lo más significativo de las manifestaciones de Aperribay, son las englobadas en el último apartado de los hechos contenidos en la diligencia: “Que muy probablemente, al firmar muchos jugadores el cobro de sus retribuciones “en neto”, por un lado, y por otro lado, al no intervenir ninguno de ellos directamente en la confección de sus declaraciones de IRPF, los jugadores interpretaron que sus obligaciones tributarias derivadas de la percepción del sueldo, primas y “derechos federativos” pagados por la Real Sociedad eran trasladadas al club. Este hecho es una práctica habitual en el mundo del fútbol, como lo es también el considerar el término “neto” aplicado a las retribuciones de los jugadores como el importe a percibir una vez descontados los impuestos que hubieran correspondido liquidar por la percepción de los mismos. Todo ello lleva a pensar que los jugadores pudieron entender que la Real Sociedad de Fútbol SAD se comprometía, por así decirlo, a cumplir con las obligaciones fiscales que a ellos les correspondían”. Lo que constituye una clara muestra de la conducta dolosa seguida por varios de los consejos de administración de la Real Sociedad, no solamente en orden al intento de engaño al Fisco guipuzcoano, sino también contra los propios jugadores extranjeros de la Real Sociedad.

Jokin Aperribay confiesa que las declaraciones de Renta de dichos jugadores eran confeccionadas por la propia Real Sociedad, y que era el club guipuzcoano, a través de su gerente Iñaki Otegui, apodado “El Bárcenas”, quien presentaba dichas declaraciones en la Hacienda Foral. Es decir, los jugadores extranjeros en ningún momento tenían conocimiento de los datos, hechos e importes que se consignaban en sus declaraciones de IRPF. La Real Sociedad se arrogó la plena disposición de intervención en la confección de las autoliquidaciones de los jugadores, actuando como una suerte de “asesoría fiscal”, donde el “cliente” era engañado por su “asesor”, al objeto de obtener éste importantes beneficios fiscales a cuenta de falsear los datos fiscales de su representado.

No parece de recibo que a los futbolistas estrellas de la Real Sociedad el Club les confeccionara y les presentara las declaraciones de IRPF en la Hacienda Foral. Unas declaraciones con unos desfases escandalosos en relación con las retribuciones percibidas por sueldos y primas. Una situación puesta de manifiesto en el párrafo 7, del apartado d, de las Actas por Retenciones IRPF y No Residentes incoadas por la Hacienda Foral. A modo de ejemplo, valgan estos casos: Darko Kovacevic: Retribución ejercicio 2005: 295.698,07 € (Retribución dejada de declarar: 2.861.968,33 €); Nihat Kaveci: Retribución ejercicio 2005: 164.470,60 € (Retribución dejada de declarar: 1.451.165,73 €)… y así año tras año y en un buen número de jugadores.

Así, aprovechando, como manifiesta Aperribay, el desconocimiento de la normativa tributaria guipuzcoana, la Real Sociedad llegó con sus futbolistas de referencia a un pacto impune con el objetivo de no ingresar las retenciones por las retribuciones abonadas a través del montaje de los derechos federativos. Con este escenario de fondo, los futbolistas extranjeros fueron requeridos por la Hacienda Foral y ante la amenaza de éstos de demandar judicialmente a la Real Sociedad el club admitió su responsabilidad. De ahí el por qué de la diligencia de fecha 17/12/2010 que hoy reproducimos. Las Actas levantadas a los jugadores (ver Boletín Oficial de Guipuzcoa) fueron asumidas por la Real Sociedad por una derivación de responsabilidades utilizando como prueba la referida diligencia, prueba meridiana de la conducta dolosa de la Real Sociedad.

Tensiones de Tesorería y la repercusión de los Papeles de Panamá versus Real Sociedad

Además, las tensiones de tesorería de la Real Sociedad se han agravado por la crisis; por el descenso en número de socios, unos 1.700, que supone una reducción considerable sobre todo si tenemos en cuenta que el número de socios se encuentra inflado por 4.000 socios corporativos, por la huida de varios de los sponsors publicitarios; por la enorme carga salarial generada por el alargamiento de determinados contratos de jugadores, como los importes satisfechos en los fichajes de Jonathas de Jesús, Asier Illarramendi, Alfred Finbogasson y Carlos Vela. Todo ello unido a los reiterados impagos de Mediapro, el operador televisivo del equipo donostiarra, que todavía está pendiente de sufragar gran parte de los débitos del pasado y los litigios judiciales.

Pero por si esto fuera poco, el próximo 4 de mayo se reúne de urgencia el Tribunal Penal de la Audiencia Provincial de Guipúzcoa, órgano que regula a los Jueces de lo Penal, con un único punto en el orden del día: la posible imputación de los Administradores Concursales –Cristóbal Mañero, Jesús San Martín y Antxón Ibargutxi, éste último en representación de la propia Diputación de Guipúzcoa-, y el Juez de lo Mercantil en el concurso de la Real Sociedad de Fútbol SAD, Pedro Malagón. Los delitos destapados en su día por el ex presidente realista, Iñaki Badiola, eran y son rotundos, adquiriendo incluso carta de naturaleza en la actualidad por el estallido de los Papeles de Panamá versus Real Sociedad.

Badiola ya ha hecho llegar a la Audiencia un escrito recordándoles el objeto de su querella contra cuatro políticos del PNV (Markel Olano, como Diputado General de Guipúzcoa; Peio González, como Diputado de Hacienda; Pedro María Ruiz de Azúa, como Director de Hacienda; e Iñaki Galdós, como Diputado de Deportes) y la técnico de Hacienda, Coro Pereiro, como Subdirectora General de Inspecciones de la Hacienda Foral de Guipúzcoa). Así como también sus denuncias sobre el juez de lo mercantil Pedro Malagón, que llevó el concurso de la Real Sociedad y que, según Badiola, “tapó todo lo que destapamos”. Como también acerca de la jueza del IVA, María José Aguirre Zuazo, “que archivo todo el asunto del IVA impagado históricamente por la Real Sociedad: 4 Millones de Euros sin prescribir y 1 millón de euros en sanciones, así como 30 millones de euros que dejaron prescribir”.

Todo esto complica aún más la situación personal y deportiva del presidente realista, Jokin Aperribay, como conocedor de todos los delitos destapados por la due diligence de Ernst & Young encargada por Iñaki Badiola al llegar a la Presidencia de la Real Sociedad de Fútbol S.A.D. el 3 de enero de 2008. Y más cuando, el pasado viernes 22 de abril de 2016, el lehendakari Iñigo Urkullu (PNV), se “escapó” no contestando a la pregunta parlamentaria sobre la trama de corrupción destapada en la Real Sociedad. Una pregunta formulada por Gorka Maneiro Labayen, parlamentario del grupo Mixto-UPyD, que interrogó al lehendakari sobre la condonación de las deudas tributarias a los Clubes de fútbol. Urkullu calló, ni respondió, asustado quizá porque los propios informes de la Hacienda Foral de Guipúzcoa sobre la condenación de deudas a la Real Sociedad son contrarios a cualquier excusa.

Juan Luis Galiacho

juanluisgaliacho@extraconfidencial.com

@jlgaliacho