Menú Portada
La lista de despilfarros de esta institución catalana a cargo de las arcas públicas es infinita

El presidente de la Diputación de Gerona gana más al mes que los diputados y senadores y que el propio presidente del Congreso

Diciembre 6, 2011

Jaume Torramadé i Ribas percibe 79.000 euros anuales y sus tres vicepresidentes 63.000 euros

El  gerente del Centro de Salud gana 70.015 euros y tan solo por asistir a las comisiones remunera con otros 1.000 euros

Los tres coordinadores de los grupos políticos se embolsan cada uno 48.000 euros y los diputados de la oposición con dedicación plena cobran 42.000 euros


La Gestión de la Diputación de Gerona es el paradigma del cortijo español de toda la vida, donde los que han mandado siempre, en este caso los señoritos (políticos), hacen y deshacen a sus anchas para que, al final, los únicos bolsillos que se llenen sean los suyos aunque llueva, truene o haga frío. Como ejemplo de otro episodio de la ya infinita lista de despilfarros, derroche y lapidación de millones de euros a costa de las arcas públicas, un estudio de la Secretaría General de Régimen Interno de la Diputación de Gerona informó recientemente del proceso de constitución de los órganos y las retribuciones que estos mismos estamentos obtienen de la propia Diputación de Girona.

Esta diputación catalana, que rige los destinos de 221 municipios, cuenta con un concurrido pleno compuesto por 27 diputados, además del presidente, Jaume Torramadé i Ribas (CiU), y otros tres vicepresidentes.

Los sueldos que estos políticos de segunda línea perciben religiosamente no tienen nada que envidiar a los de los ministros y líderes de la oposición. En concreto, Torramadé i Ribas se lleva 79.000 euros brutos cada año; le siguen, no muy de lejos, sus tres vicepresidentes, con sueldos de 63.000 euros cada uno.

Asimismo, los cinco diputados que son miembros del Equipo de Gobierno llegan a los 40.000 euros.

Asesores y mucho más

Para llevar a cabo sus quehaceres diarios, o para que directamente los hagan por ellos, la cúpula dirigente de la Diputación de Gerona se ha blindado con una extensa red de asesores de todo tipo y que son los que, en muchas ocasiones, les sacan las castañas del fuego, aunque también se llevan sus nada desdeñables pellizcos.

Entre otros, el gerente del Centro de Salud ingresa 70.015 euros; las asistencias a las Comisiones son premiadas 1.000 euros. Los tres coordinadores de los grupos políticos se embolsan cada uno 48.000 euros; asimismo, los diputados de la oposición con dedicación plena cobran 42.000 euros.

Como ejemplo de los enormes sueldos, y partiendo de la base de que un español tiene una pensión máxima de 32.000 euros anuales, los políticos tienen derecho a pensiones vitalicias muy superiores: 74.000 euros en el caso de los diputados y senadores. Además, estas pensiones no son incompatibles con otros sueldos de la Administración o con otras actividades económicas. Un diputado o senador tiene que estar sólo siete años en el cargo para optar a la pensión máxima, mientras que un trabajador autónomo o por cuenta ajena necesita 35 años cotizados.

Entre sueldo y complementos, el hasta ahora presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, cobra 13.856 euros al mes: 3.126 por diputado, 3.605 como complemento, 3.915 para gastos de representación y 3.210 de libre disposición. Las dos últimas partidas suman más de 6.000 euros mensuales para comidas, regalos y actos de protocolo. Todo este dinero sin contar las indemnizaciones previstas por ley para sufragar gastos que sean indispensables para el ejercicio de su función.

El ex ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, recibe 6.319 euros mensuales por su escaño en la cámara baja, donde redondea su sueldo como vocal de la Diputación Permanente y presidente de una comisión. Cuando era ministro subió el salario mínimo a 600 euros. Cuatro años después, su sueldo es 10 veces superior a esa cifra, que recibe simplemente por no abrir la boca. Caldera no ha presentado ni una sola iniciativa ni ha intervenido en el Congreso desde que comenzó la actual legislatura. Al final, cobró en 2009 más de 120.000 euros por los servicios prestados.

Daniel Leguina