Menú Portada
La Refinería Balboa incrementaría el PIB en la región en un 3,3%

El presidente de Extremadura, José Antonio Monago, rechaza un proyecto empresarial que crearía 3.000 puestos de trabajo

Julio 27, 2012

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiento dictó una Declaración de Impacto Ambiental desfavorable a pesar de que el proyecto ha acreditado en los últimos 8 años el cumplimiento en todos los puntos

Durante los tres años de la fase de construcción, se crearían 3.500 puestos de trabajo directos de media, con puntas de hasta 6.000 empleos

El proyecto, en el que se invertirían 2.000 millones de euros, generaría al Estado una recaudación de impuestos anual de 2.500 millones


En estos días, en los que la crisis económica está afectando más que nunca al ciudadano, que además de sufrir los terribles efectos del desempleo, ve como cae sobre sus hombros los efectos de los recortes y las subidas impositivas, la clase política, se aleja más que nunca de ellos. Este es el caso de Extremadura, gobernada desde hace algo más de un año, por el popular José Antonio Monago con el apoyo de tres diputados de Izquierda Unida.

Desde ese momento, ya han sido muchas las “particularidades” de Monago, desmarcándose incluso de posturas oficiales de su propio partido, pero sin duda, uno de los puntos por los que será recordado, es la falta de apoyo al proyecto de la Refinería Balboa, un motor de empleo y desarrollo económico para la comarca de Tierra de Barros, la provincia de Badajoz y toda Extremadura, que ahora apoyándose en una Declaración de Impacto Ambiental negativa, puede que nunca vea la luz. Pesa más la política que una tasa de desempleo que supera el 28% y se dispara a más del 40% de los jóvenes.

Monago, por supuesto, echa balones fuera. La Declaración de Impacto Ambiental (DIA), parte del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de Miguel Arias Cañete,  pero no sólo eso,  también afirma que  las razones para formular una DIA desfavorable del proyecto de Refinería Balboa “residen más fuera de Extremadura que dentro” y “se llaman Parque de Doñana, Vía de la Plata, Portugal, y Unesco”. Todo ello a pesar que José Antonio Monago, sabe que en los últimos 8 años se han atendido 12 requerimientos en los que se acreditaba el cumplimiento punto por punto.

Trato desfavorable

Uno de los puntos más controvertidos es el impacto al Parque de Doñana. El Ministerio de Medio Ambiente argumenta que el proyecto de Refinería Balboa es ambientalmente inviable por su potencial impacto sobre el entorno, debido al riesgo asociado a un derrame de hidrocarburos por el incremento del tráfico marítimo y las operaciones de descarga de crudo. Por ello, la empresa ha presentado al Ministerio, tres estudios realizados en 2010, en el que, en ninguno de los casos simulados de derrames se registraba la llegada de manchas de crudo al Parque Nacional, considerando la actuación de los medios de lucha contra la contaminación marina. Lo contrario, que si ocurre con CEPSA, que tiene estas infraestructuras y se le ha permitido un proyecto que duplica su capacidad de refino. Es más, ni a CEPSA ni a otra empresa con infraestructura similar, DECAL, se les ha exigido los estudios requeridos a Refinería Balboa para otorgarles la Declaración de Impacto Ambiental.

Respecto a la Vía de la Plata, la implantación propuesta para la refinería ha respetado los márgenes de protección acotados por la legislación actual. Es más, los trabajos arqueológicos llevados a cabo, así como la propuesta de medidas preventivas y correctoras han acreditado que son adecuadas y suficientes para garantizar la preservación de la Vía de la Plata, tanto durante la construcción de la refinería como durante la fase de operación. 

Información parcial

Uno de los puntos más graves se refiere a la Misión UNESCO-Ramsar, que realizó una visita en enero de 2011 con el objetivo de valorar el estado de conservación del Parque Nacional de Doñana y de los factores que afectan a su Valor Universal Excepcional como bien Patrimonio de la Humanidad. A dicha Misión se le suministró información no actualizada e incompleta del Proyecto de Refinería Balboa, que conllevó a que se emitieran conclusiones erróneas sobre la verdadera situación de Doñana respecto al oleoducto de Refinería Balboa, cuya distancia mínima al Parque es de 20 kilómetros, no informándole que este trazado está consensuado con las distintas Administraciones desde el año 2008, y que en el proyecto figuran 7 trazados alternativos.

Respecto a Portugal, más de lo mismo, utilización partidista de información no actualizada. Y es que el cambio en el diseño de la planta de tratamiento de aguas de la refinería (para conseguir vertido cero) da respuesta a las inquietudes, que nunca rechazo, mostradas por Portugal. Al no existir vertido en el río Guadajira, afluente del Guadiana, desaparece el riesgo de afectar a la presa de Alqueva, aducido por Portugal. Todo ello a pesar, que ni siquiera, el vertido originalmente previsto por el proyecto tampoco afectaba en lo más mínimo al embalse de Alqueva y así lo certificó en su momento la propia Confederación Hidrográfica del Guadiana.

Sin tener en cuenta el impacto económico y laboral

Pero por supuesto, lo que se oculta deliberadamente es el impacto económico y laboral en una de las zonas más deprimidas de España. La propuesta empresarial, crearía 3.000 puestos de trabajo, directos e indirectos, con una inversión de más de 2.000 millones de euros. La generación de empleo durante los tres años de la fase de construcción, sería de 3.500 empleos directos de media, con puntas de hasta 6.000 trabajadores.

El proyecto generaría una facturación anual de más de 6.500 millones de euros, lo que supone unos ingresos por impuestos al Estado y la Comunidad Autónoma de 2.500 millones cada año, por IVA, Impuesto de Sociedades, IBI e Impuesto Especial de Hidrocarburos. Y lo que es más importante, un incremento exponencial del Producto Interior Bruto (PIB) de la región, de hasta un 3,3% anual si se tiene en cuenta los costes salariales, amortizaciones y beneficios. Tras estos datos abrumadores, sólo queda preguntar a José Antonio Monago, como va a conseguir el desarrollo económico y social en Extremadura.