Menú Portada
Mientras el CSD se reafirma en hacer cumplir la ley, a la oposición sólo le sorprendió que la RFEF se haya metido en un callejón sin salida

El PP, si gana las elecciones, llamará a capítulo a Villar para reconducir la situación del fútbol

Marzo 4, 2008

El secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, repitió ayer que la Federación Española de Fútbol “no puede ser una sucursal de la FIFA” y que el Consejo Superior de Deportes “no va a permitir que nadie se salga del ordenamiento jurídico español”. De momento están a la espera de recibir documentación para hacerla llegar a los comités disciplinarios correspondientes.


Mientras el Consejo Superior de Deportes (CSD) se reafirma en su postura de obligar a la Federación Española de Fútbol (RFEF) a cumplir la ley, la oposición a Angel María Villar manifiesta que nada de lo sucedido en la asamblea federativa del lunes les sorprendió, salvo por el hecho de que Villar se ha metido en un callejón sin salida, algo que achacan a la debilidad mostrada por el propio CSD. Resulta cuando menos extraño que ni unos ni otros estén alarmados por lo sucedido en la asamblea rupturista de la RFEF con la legalidad vigente. Quizás la tranquilidad se fundamente en que saben que nada de lo ocurrido el lunes va a llegar a buen puerto.
Pero, ¿qué opina el partido de la oposición gubernamental, el PP? Porque en esta ocasión no se les ha oído pronunciarse, tal vez porque no acaban de valorar cuál es la postura más ‘popular’, si apoyar al Gobierno contra quien esgrime desacato a la autoridad, o apoyar al ‘rebelde’ y esgrimirlo como una bandera victimista. Nos inclinamos por lo primero y como estamos a días de los comicios, mejor no dar ningún apoyo al enemigo.
Francisco Antonio González, diputado por Ceuta y portavoz de deportes del PP en la legislatura que ya ha acabado, sí ha querido pronunciarse al respecto de la situación creada por Villar: “Si ganamos las elecciones el próximo domingo, llamaremos al presidente de la Federación Española, el señor Villar, para reconducir el tema. Entendemos que se ha llegado a esta situación por un enfrentamiento personal entre el secretario de Estado señor Lissavetzky y el presidente de la Federación. La falta de diálogo ha conducido a una situación muy preocupante para el fútbol español”.
Sobre los hechos producidos en la asamblea federativa, aprobando normas que van contra la legislación española, el señor González dice que “no son admisibles, pero se pueden hacer otras asambleas para arreglarlo. Lo que no acabo de entender es la postura de los presidentes del Real Madrid y Barcelona, señores Calderón y Laporta, cuyas entidades se pueden ver perjudicadas por esta situación. No entiendo cómo no mediaron para solucionar el problema con anterioridad”.

Lo de Blatter, intolerable

En su postura, el dirigente del PP no da la razón a Villar ni le apoyará en su intento de ser una institución dependiente exclusivamente de la FIFA, para cuyo presidente, Sepp Blatter, también nos dejó su opinión: “El señor Blatter no puede venir a nuestro país a decirnos cómo debemos hacer las cosas. No puede venir a insultarnos ni a amenazarnos pretendiendo imponer normas de una entidad privada a un estado de derecho. En lo único que apoyo al señor Lissavetzky en este asunto ha sido en su postura ante el presidente de la FIFA. Pero por otro lado no entiendo cómo no se han adoptado ya medidas ante los tribunales de Zurich por parte de la Administración deportiva española para despejar solucionar el asunto”.
En el fondo de la cuestión, Francisco Antonio González ve el apoyo del PSOE al candidato de la oposición, Mateo Alemany, con la finalidad de quitarse de en medio a Villar.

Un callejón sin salida y Joan Gaspar, posible presidente en funciones

Para la otra oposición, la del fútbol, la que Villar pretende aniquilar con sus cambios de estatutos y la convocatoria de unas elecciones a su medida, lo sucedido en la asamblea no fue nada nuevo. Javier Tebas, vicepresidente de la Liga y miembro de la junta directiva de la RFEF en representación del Real Betis, no asistió a la junta. La razón que nos dio, que “prefería no perder el tiempo y quedarme trabajando en el despacho. Estaba claro todo lo que iba a suceder, lo de siempre, dado el secuestro que hay de la voluntad del fútbol por parte del señor Villar y quienes les apoyan. Se sabía de antemano y por eso se impugnó la asamblea y todos sus acuerdos. Ahora, a esperar a que se pronuncien las autoridades competentes”.
No obstante, sobre los cambios de estatutos que son contrarios a la legislación español, Tebas sí se ha sorprendido en parte: “Me sorprende el suicidio y la bravuconada de Villar, más por la debilidad que han visto en el Consejo que por el apoyo de Blatter, que él sabe que no va a ninguna parte. Creo que se ha metido en un callejón sin salida”.
En consecuencia, sólo cabe esperar que se pronuncien los comités, el de Disciplina Deportiva, y la propia Junta de Garantías Electorales. Cumpliendo todos los plazos, para el mes de mayo podemos estar en elecciones con Angel Villar inhabilitado y no pudiendo concurrir a los comicios. ¿Qué ocurriría entonces? Lo más prudente es que Joan Gaspar, vicepresidente de la RFEF, se convierta en presidente en funciones y sea él el encargado de convocar las elecciones bajo las normas que marca la orden ministerial. Gaspar podría seguir los pasos del ‘rebelde’ Villar, pero la verdad, no le veo echándole un pulso al Gobierno.
La aprobación del cambio de estatutos puede suponer un incumplimiento flagrante de la ley y el Consejo no puede aceptarlo. Seas fútbol o bolos no puede haber una ley aplicable a unas federaciones. Nuestro límite es la legislación española, el estado de derecho y la soberanía de España. Puedes ser miembro de la FIFA, pero tienes competencias delegadas como representar a España con la roja y eso es un monopolio, No adelanto acontecimientos. Aquí las cosas van a seguir su ritmo. Recordamos en tiempo y forma a la Federación de Fútbol su obligación de acogerse a las leyes españolas y por eso ha presentado un recurso a la Audiencia Nacional. Si presenta el recurso entiendo que tiene voluntad de seguir el ordenamiento jurídico español, pero habrá un procedimiento jurídico desde el punto de vista deportivo“, dijo ayer Jaime Lissavetzky. El ex presidente del FC Barcelona acatará esta orden y todas las que se le den.