Menú Portada
El Consistorio que preside Yolanda Barcina subvencionó al club con 190.748 euros en el año 2006

El Portland San Antonio no justificó la subvención del Ayuntamiento de Pamplona, que no lo reclamó

Noviembre 3, 2008

Los problemas financieros siempre han sido el principal obstáculo con que han chocado las aspiraciones deportivas del Portland San Antonio, el club deportivo más laureado e importante de la historia deportiva de Navarra. El equipo pamplonés lleva paseando el nombre de Pamplona por Europa desde el año 2000, momento en que conquistó la Recopa. Pero todos los éxitos deportivos no han solapado nunca lo deficitario de la entidad de la Escolanía San Antonio. Las ayudas del Ayuntamiento han paliado en parte el déficit de la entidad.

pq__portland.jpg

La deficiente situación económica se ha constatado como un mal endémico del Portland San Antonio durante toda su vida. Pero desde su fundación en 1955, la situación no resultó tan insostenible como el 23 de julio de 1993, cuando el presidente Fermín Tajadura anunció la retirada del equipo de la máxima división del balonmano español por falta de medios económicos para afrontar los gastos exigidos por la liga. Afortunadamente la aparición de Cementos Portland como patrocinador del club hizo cambiar la historia deportiva de Pamplona, gracias a lo cual llegaron los éxitos deportivos.
Cuatro títulos europeos, el más importante la Copa de Europa de 2001, dos copas del Rey, varias supercopas de España y dos títulos de Liga jalonan el historial del club navarro, presidido en la actualidad por Miguel Galarraga. Pero ni el historial ni la aportación de la empresa de cementos han sido suficientes para tornar los números rojos en azules. Las ayudas de las instituciones públicas han sido y son necesarias aún hoy día para el San Antonio. El Informe de Fiscalización del Ayuntamiento de Pamplona del que Extraconfidencial.com viene informando, recoge en su página 31 las transferencias realizadas a diversas sociedades en concepto de subvenciones. Entre ellas figura la que en 2006 recibió el San Antonio por importe de 190.748 euros.
La cantidad que el Consistorio pamplonés destina al club deportivo aparece entre un listado de otras ayudas tales como proyectos de cooperación con países en vías de desarrollo, ayudas a familias para alimentación en centro escolares, a la conservación del Centro histórico, a Grupos políticos o a la oficina de congresos de la ciudad. En el caso que nos ocupa recoge el informe fiscal que “la aportación del Ayuntamiento a la SDC San Antonio es una subvención nominativa prevista como tal en el presupuesto General del año 2006, concedida directamente y regulada en un convenio formalizado entre el Ayuntamiento y la sociedad deportiva. El objeto de esta subvención es sufragar parcialmente el déficit de la actividad del primer equipo de balonmano en la temporada 2005-2006”.
Añade el texto de los peritos que “tal como se establece en el convenio, la SDC San Antonio ha justificado la subvención mediante la presentación de estados financieros en los que se aprecia un déficit de 502.010 euros y debido a la existencia de dicho déficit el Ayuntamiento aprobó la justificación presentada y abonó la subvención”.
Y concluye el informe diciendo que “la SDC San Antonio presentó justificantes de los gastos realizados en relación con la actividad subvencionada. El Ayuntamiento no revisó estos justificantes. Hemos revisado una muestra de los mismos, comprobando que no constan todos los establecidos en la ordenanza general de subvenciones (faltan entre otros, contratos de trabajo del personal, justificantes de las cotizaciones a la Seguridad Social); que no todos los gastos están justificados y que los importes justificados, en varios conceptos, son inferiores a los gastos que el beneficiario indica haber realizado”.
Conclusión, que se subvenciona pero no se sigue el control del dinero como estipulan las normas. Posiblemente sería más impopular no ayudar al club y dejarle sin subvenciones por no haber sido justificadas, que incumplir las leyes forales. Al fin y al cabo, quién se va a enterar, debió pensar el equipo de la alcaldesa Yolanda Barcina.