Menú Portada
Emisión de Caja Madrid del año 2009

El portavoz del Partido Popular en el Congreso, Alfonso Alonso, también víctima de las participaciones preferentes

Octubre 15, 2012
pq_927_alfonso_alonso.jpg

Los problemas financieros de miles de familias han abierto una brecha entre los bancos y la sociedad que en muchos casos se tardará en cerrar. Uno de los conflictos más palpables es de las participaciones preferentes, medio millón de afectados en toda España con Comunidades Autónomas como Galicia cuyo número alcanza casi los 100.000 afectados.
Una de las más famosas es la emisión que Caja Madrid colocó a mediados del 2009, 3.000 millones de euros en preferentes entre 92.000 de sus clientes. El gancho, una rentabilidad anual del 7% hasta 2014, primera fecha de amortización, aunque siempre a decisión de la caja al tratarse por definición de un producto perpetuo. Y es que la idea de la entidad entonces presidida por Miguel Blesa era colocar 1.500 millones de euros, pero gracias a la importante red comercial se duplicó esta cantidad.
Pero entre las víctimas, no sólo hay clientes anónimos, también los hay más famosos, como es el caso del diputado por Álava y portavoz del Partido Popular en el Congreso Alfonso Alonso Aranegui que adquirió 42 participaciones preferentes por un valor de 4.200 euros.
<img width=”600″ vspace=”8″ hspace=”8″ height=”317″ src=”/archivos2/participaciones_alonso.jpg” alt=”” />

Estas preferentes, no sólo no puede recuperar el dinero invertido, sino que desde que la entidad está intervenida tampoco pagan el interés del 7% a sus suscriptores. Pero tampoco parce que haya una buena solución en el corto plazo. Tras la salida de Rodrigo Rato y el cambio de administración de la entidad, estas participaciones cotizaban a un precio de 47 céntimos de euro, cuando fueron emitidas a la par, es decir que perderían alrededor del 53% de la inversión, una cifra que ha llegado a incluso el 60%, y todo ello, si hubiera compradores interesados.

También problemas con las obligaciones subordinadas

Pero no es el único problema de las inversiones de Alfonso Alonso, ya que las 17 obligaciones subordinadas de Caja Madrid, en las que invirtió 17.000 euros tampoco le pagan intereses y además tienen el mercado cerrado a su venta, por lo que tendría que esperar hasta el 2020 para recuperar su inversión, pudiendo incluso ser amortizadas anticipadamente con pérdidas dado el proceso se saneamiento de Bankia que se acelerará en los próximos meses. En definitiva un futuro muy poco halagüeño, para las inversiones, del portavoz del Partido Popular en el Congreso.