Menú Portada
La polifacética actriz prefiere negar lo que el modelo reconoce

El polaco Darek confirma su crisis con Ana García Obregón

Enero 24, 2008

Mucho ha llovido desde que Ana García Obregón y Dariusz, el adonis polaco de la belleza masculina iniciaran un ardiente romance hace algo más de un año. Desde entonces, los rumores sobre la estabilidad de su relación han sido más que incesantes. Lo cierto es que la pareja ha atravesado cinco graves crisis, alguna de ellas con devolución del coche que la actriz le compró para demostrarle su amor. ¿Ahora es la ruptura definitiva? POR SAUL ORTIZ

pq__darek_anita.jpg

Muchas de las acaloradísimas discusiones son provocadas por el fuerte carácter de la Obregón que no entiende el interés que suscita el fornido cuerpo de Darek en otras féminas. Celos, cuasi enfermizos, que impiden al polaco realizarse a nivel profesional y crecer a nivel personal.
Sin embargo, el modelo empieza a volar solo: se lo rifan en las principales agencias de representación de artistas y hay muchas que beben los vientos por él. En los últimos días se especula en torno a una de las crisis más importantes de la pareja. Trece días sin mantener contacto directo y con importantes enfrentamientos.
Incluso la bióloga le reclamó un colchón y un somier que le regaló como ajuar del piso en el que vive de alquiler: “Yo duermo en el suelo porque así me lo ha aconsejado mi fisioterapeuta”, me declaró el polaco desde París.


Las declaraciones definitivas

Es verdad que estamos atravesando una crisis porque nosotros nos enfadamos como todas las parejas que hay en el mundo, pero estamos intentando solventarlo. Yo estoy en París haciendo unas cosas que tengo pendientes y ella está en Madrid con sus asuntos“, me confiesa el fornido polaco.
Hay veces -prosigue- que nos peleamos por la prensa, pero también es verdad que tenemos diferentes puntos de vista sobre la vida y eso nos enfrenta en alguna ocasión”. Afirmación que sirve para confirmar que su idilio con la peliteñida atraviesa uno de los peores momentos. ¡Qué disgusto!

Por Saúl Ortiz