Menú Portada

El PNV del lehendakari Urkullu en Getxo reaviva la polémica de la vuelta de los presos de ETA al País Vasco con una línea de ayudas de 40.000 euros para los gastos de las familias que visiten a personas que cumplan penas fuera de Euskadi

Enero 11, 2017

En la última semana, PSE y Podemos se han posicionado a favor del acercamiento a la Comunidad Autónoma del País Vasco para lograr el reconocimiento del “daño causado”

getxo2

El pasado mes de julio el lehendakari vasco, Íñigo Urkullu, pedía al Gobierno cambiar la política penitenciaria, que se la transfiera a Euskadi y que asumiera el acercamiento de los presos, pues para el máximo dirigente del Partido Nacionalista Vasco (PNV), se trata de un epígrafe más de la llamada “agenda vasca“, con la que el quiere dialogar sobre posibles apoyos al gobierno del Partido Popular. Todo ello no ha quedado en nada tras la investidura de Mariano Rajoy y Urkullu y el PNV continúan con su presión para conseguir sus objetivos. El último episodio, a través del Ayuntamiento vizcaíno de Getxo. Regido desde el 2007 por el PNV a través de su alcalde Imanol Landa Jauregi, con el inicio del nuevo año, el consistorio ha marcado su hoja de ruta hasta 2019 en lo que a las subvenciones se refiere incluyendo una que es algo más: un aviso al PP.

El plan estratégico de ayudas que concede el cabildo vasco a las asociaciones y entidades de la localidad, a particulares, así como a los distintos proyectos municipales sufragados con dinero público se ha dado a conocer. Las ayudas fueron aprobadas en sesión plenaria -con los votos a favor de PNV y PSE, los contrarios del PP, Guk y Ciudadanos y la abstención de EH Bildu-, y se encuentran divididas en 18 apartados: subvenciones institucionales, ayudas sociales, entidades de acción social, cooperación al desarrollo, igualdad, educación, juventud, cultura popular, euskera, protección y conservación, vivienda, empleo, redes institucionales, promoción económica, medio ambiente, deporte, cultura y cultura musical.

¿Qué dirán las Víctimas del Terrorismo de ETA?

En lo que respecta a las subvenciones de índole social, destacan las Ayudas de Emergencias Social (AES), las dirigidas a familias con niveles bajos de renta para los gastos de vivienda, los apoyos para personas mayores de cara a ingresos residenciales y las aportaciones para el pago de alquiler en caso de realojos. La cuantía total destinada a la política social en 2016 es de 1.435.000 euros. Pero entre todas ellas destaca una por encima del resto: las ayudas destinadas a familiares de personas reclusas.

Concretamente, la Junta del Gobierno Local del Ayuntamiento de Getxo aprobaba en sesión ordinaria celebrada el pasado 20 de diciembre de 2016 el acuerdo para la aprobación de las bases reguladoras de las ayudas destinadas a subvencionar los desplazamientos de familiares para visitas realizadas en 2016 a personas penadas o en prisión preventiva internas en centros penitenciarios fuera de la Comunidad Autónoma de Euskadi (CAE). En la propia resolución, el consistorio vasco autorizaba el gasto que alcanzará los 40.000 euros y otorgaba un plazo de 60 días para la presentación de las solicitudes.

getxo
Extracto de la resolución de la subvención

El PP rompe relaciones en Getxo

Ha sido esta medida la que ha provocado que el Partido Popular rompa relaciones con el equipo de gobierno del municipio de Getxo. Y es que parece esta una estrategia del PNV para desenterrar el viejo debate de los presos de ETA que se encuentran fuera del País Vasco. Un debate que ya otros partidos se han apresurado para ganar fieles. Hace días, la secretaria general de los socialistas vascos, Idoia Mendía, defendía que sería “bueno” acercar a los presos de ETA a cárceles situadas en zonas más próximas al País Vasco para “facilitar su relación con los familiares, con su entorno y que vieran la realidad que se vive en Euskadi hoy”, ha afirmado, con la intención de conseguir el reconocimiento del “daño causado”. Por su parte, Podemos también ha defendido esta tesis, en boca del secretario de Relaciones con la Sociedad Civil de Podemos, Rafael Mayoral, quien ha pedido que se facilite el proceso de reconciliación de la sociedad vasca terminando con la política de dispersión de los presos de ETA y acercándolos a Euskadi.

Parece que para los partidos nacionalistas y de izquierdas españoles –a la vista de las declaraciones de PSE y Podemos, y de la resolución del Ayuntamiento de Getxo-, si Mahoma no va a la montaña, la montaña debe ir a Mahoma. Sería esta una buena ocasión para preguntar a las Víctimas del Terrorismo qué opinan sobre otorgar beneficios a aquellas personas sobre las que pesan las muertes de 829 inocentes.

Doinel Castro