Menú Portada
El polaco no parece dispuesto a entrenar para su primera película

El plantón de Darek

Enero 21, 2009

Será uno de los rostros conocidos que participen en la nueva película de Antonio Espigares. Sin embargo, Darek no parece estar dispuesto a preparar su cuerpo para un combate de boxeo que tendrá con el protagonista.

pq__dareks.jpg

Los ojos del reparto de la película ‘The Sindone’, que protagoniza el granadino Antonio Espigares todavía siguen dando vueltas sin rumbo ante la actitud altiva del polaco Darek, que parece dispuesto a querer convertirse en la estrella más reluciente del culebrón. La trama, dirigida por Miguel Ángel Fabre, plantea un experimento de clonación de Jesucristo en la década de los ochenta. Una apuesta arriesgada que, con la magistral interpretación de Miky Molina, está tocada de galopante éxito. Nada que ver con el ex novio polaco de la actriz Ana Obregón, que está sorprendiendo por su falta de implicación en el proyecto. Me cuentan que el día en el que se presentó el film ante los medios de comunicación, Darek apareció sin haberse leído el guión y sin apenas poder explicar cuál era su papel en el proyecto. Desconocía, incluso, su identidad en el peliculón en el que Espigares electrifica –y no con su mirada azul- con esa profesionalidad que le catapultó al triunfo sobre las tablas del teatro Muñoz Seca de Madrid. Insisten en que Dariusz parece más preocupado y ocupado en su relación con la representante Susana Uribarri, que en la nueva oportunidad que le han brindado para demostrar sus artes como actor en prácticas. Aseguran que no está acudiendo a las convocatorias organizadas por la productora para ensayar una pelea de boxeo en la que se mide a Antonio Espigares. Es cierto que su forma física es más que envidiable, pero resulta chocante que dé plantón sonoro a todo un equipo de profesionales que le esperan, día tras día, para ultimar el que algunos ya llaman el combate del año. Dos cuerpos repletos de recovecos de gimnasio luchando sudorosos sobre un cuadrilátero. A pesar de que Darek todavía no ha dado una explicación convincente que le excuse de sus constantes plantones, lo cierto es que los directivos y productores han optado por hacer la vista gorda. El dinero sigue siendo el dinero. Sin embargo, no todos sus compañeros parecen entender esa especie de divismo que lleva camino de convertirse en irreverente comportamiento. La vida misma.
Por Saúl Ortiz saul@extraconfidencial.com