Menú Portada
Mariano Rajoy ha fijado recientemente en el Congreso la meta de incrementar el trabajo hasta 20 millones de empleos

El plan de atención al cliente de Fátima Báñez para la Seguridad Social: 10,3 millones de euros por 4 millones de llamadas y 1.500 tuit al año

Febrero 26, 2015

A pesar de que el idioma oficial es el castellano, la cláusula cuarta del pliego de prescripciones técnicas advierte que “la empresa adjudicataria deberá disponer de personal con los conocimientos lingüísticos necesarios para poder prestar el servicio de atención en lenguas cooficiales a los ciudadanos de aquellas provincias que así lo demanden”. Esta condición implica un mayor gasto para la gestión
Si contamos las 140 palabras que posee un tuit como máximo, la adjudicataria recibirá el monto total del contrato por escribir 210.000 palabras y atender unas cuantas llamadas
 “La empresa adjudicataria deberá disponer de personal con los conocimientos lingüísticos necesarios para poder prestar el servicio de atención en lenguas cooficiales”, expone el pliego de prescripciones técnicas


El estado de la Nación es el de una Nación que ha salido de la pesadilla, se ha rescatado a sí misma, recupera el prestigio, es atractiva para los inversores, está reorganizado su funcionamiento y crece el consumo y la inversión. Se ha invertido la situación, detenido la caída y estamos abriendo las puertas del empleo que es lo que nos propusimos”. Esta fue una de las bazas que arguyó vehementemente el pasado miércoles 24 de febrero el presidente español, Mariano Rajoy. En el contexto del debate sobre el estado de la Nación, el pontevedrés anunció también que entre 2014 y 2015 se crearán un millón de empleos netos, tras quebrar la tendencia a destruir puestos de trabajo.

Pero esta cifra se antoja pequeña. Según los datos acumulados, el número de empleos construidos sería igual al de destruidos, por lo que no se crearía empleo nuevo. La solución del equipo de Gobierno fue fijarse un nuevo objetivo de mayor enjundia pero desde una perspectiva largoplacista (más allá de esta legislatura). La meta es que en España haya 20 millones de empleos, para lo que es necesario crear tres millones de empleos más. Para que este plan sea factible es necesaria la participación activa del Ministerio de Empleo de Fátima Báñez. Pero de momento, la ministra, que nunca ha cotizado en el ámbito privado, ha dado la de arena. Parece que su interés se dirige a otros aspectos no tan importantes como la atención telefónica o de redes sociales, tal y como lo ha estipulado con un contrato valorado inicialmente en 18 millones de euros.

18 millones de euros por 210.000 palabras

De esta forma lo han publicado el Boletín Oficial y la Plataforma de Contratación del Estado el pasado 20 de marzo que se hacían eco de la resolución de la Dirección General de la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS), por la que se anunciaba “la licitación del expediente 2015/ASAT para la contratación de un servicio de gestión y atención telefónica y de consultas derivadas de las redes sociales de la TGSS”.

Del valor estimado del contrato, 18.026.289,46 euros, se ha pasado a los 10.386.576,31 euros como presupuesto base de licitación con un plazo de ejecución de 24 meses. El elevadísimo precio del convenio aglomera los servicios de gestión y atención telefónica y de consultas derivadas de las redes sociales (twitter) de la Tesorería General de la Seguridad Social en cuatro materias diferentes: información general, información sobre comunicaciones realizadas, resolución de consultas e incidencias de carácter general y resolución e incidencias de carácter técnico.

Con estos 18 millones de euros se pretende dar servicio a “un volumen aproximado de 4.000.000 de llamadas anuales” que es el de las recibidas en el año 2013 y esperado para 2014. Además, respecto a Twittertuit como máximo, la adjudicataria recibirá el monto total del contrato por escribir 210.000 palabras y atender unas cuantas llamadas. Tan solo este artículo ya contiene unas 1.000 palabras. Juzguen ustedes mismos.

Los tuit más traicioneros

La Tesorería General de la Seguridad Social es un servicio común de la Seguridad Social, tutelado por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, con personalidad jurídica propia, en el que, por aplicación de los principios de solidaridad financiera y caja única, se unifican todos los recursos económicos y la administración financiera del Sistema de la Seguridad Social. Al ser parte del sistema público estatal, su atención debería de realizarse en el idioma oficial para todo el Estado: el castellano. Sin embargo, la cláusula cuarta del pliego de prescripciones técnicas advierte que “la empresa adjudicataria deberá disponer de personal con los conocimientos lingüísticos necesarios para poder prestar el servicio de atención en lenguas cooficiales a los ciudadanos de aquellas provincias que así lo demanden”. Esta condición implica un mayor gasto para la gestión.

La calificación de “ácrata pijo” acerca del juez Pedraz, emitida por el portavoz del Grupo Parlamentario Popular, Rafael Hernando; la frase que decía “si algún perroflauta agrediera a mi hija, le arranco la cabeza” del exdiputado del Partido Popular en Canarias, Sigfrid Soria; las recurrentes faltas de ortografía de las juventudes socialistas de Zamora que causaron gazapos del orden de “aprovando” o “retrocesora”; los desafortunados comentarios sobre la violencia de género del diputado de UPyD, Toni Cantó; o la mofa altisonante de la eurodiputada socialista, Elena Valenciano: “Habéis visto un tío más feo que Ribery???”, fueron algunas de las más sonadas. Pero no fueron las únicas. Las meteduras de pata de los cargos políticos en twitter están a la orden del día. Los tweets (tuit) -pastillas de información compuestas por 140 palabras como máximo- han originado más de una muesca en el caché de diferentes personalidades. Pero, ¿es lícito gastarse 18 millones de euros en un equipo personal que estudie al detalle la comunicación de un departamento vía Twitter?

La Tesorería General de la Seguridad Social cree que sí. En el caso de la cuenta Twitter de la TGSS, la empresa adjudicataria deberá responder a las consultas planteadas por los usuarios, incluidos los re tuit; publicar avisos: plazos de realización de gestiones, recordatorios de la finalización de los plazos para la realización de determinadas gestiones, publicación de estadísticas…; difundir servicios a través de tuit informativos de interés por su novedad o naturaleza; y realizar informes de seguimiento con la periodicidad que establezca la TGSS que resuma la actividad de Twitter. Este resumen global se realizará a través de datos estadísticos mensuales y acumulados como menciones, tuit Informativos, respuestas a consultas planteadas por tipología, informativos por tipología, mensajes directos, tiempo medio de respuesta, número de seguidores al mes o evolución número de seguidores o distribución de consultas por tramo horario, así como información histórica de detalle, que permita la trazabilidad de cualquier actividad realizada en la cuenta durante el período.