Menú Portada
Algunas de las imágenes retocadas proceden de Estados Unidos

El Photoshop de las hijas de Zapatero, estrella de Internet

Octubre 1, 2009

José Luis Rodríguez Zapatero no ha conseguido con la foto de sus hijas lo que si logró Pedro J. Ramírez con su vídeo

Sorprende la ética periodística de los que filtran casi a diario grabaciones del caso Gürtell


Lo que consiguió Pedro J. Ramírez, director del diario El Mundo, con su polémico vídeo de Exuperancia Rapú –retirarlo de la circulación y que la Justicia condenara a quien lo difundió y a aquel que lo intentara Alfonso Rojo, por ejemplo)-, no lo ha logrado el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Su decisión de trasladarse con sus dos hijas a la visita oficial con el presidente de los Estados Unidos, Barak Obama, mantiene aún viva la polémica y, como no podía ser de otra manera, Internet se ha hecho eco de ella. Son Laura y Alba Rodríguez Espinosa protagonistas involuntarias de un affaire provocado por su padre y por más de 600 asesores presidenciales.

Durante estos últimos días hemos vivido situaciones entre cómicas y extravagantes.  Por ejemplo, desde La Moncloa se movieron todos los resortes para que la foto no se publicara. En juego estaba, al parecer, la intimidad de las hijas del presidente quien fue quien ordenó que sus “pequeñas” le acompañaran. El diario El País dedicaba media página impar a justificar su decisión de no hacerlo. Sorprendente ética informativa si tenemos en cuenta que un día sí y otro también reproducen, con alarde tipográfico y en portada, las conversaciones de los supuestos implicados en la Operación Gürtell.

Algunas de las fotos retocadas proceden de EE.UU.

El caso es que la famosa foto circula por Internet como Pedro por su casa. Y no sólo eso. Algunos expertos en Photoshop, un auténtico arte, se han dedicado a retocar la ya histórica imagen. Nosotros se las ofrecemos. Son sólo algunas de las que los internautas hacen circular. Y para más escarnio, algunas de ellas proceden de Estados Unidos.

Algún medio de comunicación ha publicado que Laura y Alba se han tomado a guasa los comentarios y la polémica. Que se han reintegrado al Instituto como si tal cosa. De momento, y gracias a esa información, sabemos muchas más cosas sobre los gustos y preferencias de las hijas del presidente. Pues no saben lo que les espera cuando alcancen la mayoría de edad. Y es que el derecho a la intimidad, por decirlo de alguna manera, se gana no se impone.