Menú Portada

El penúltimo capricho de Manuela Carmena: el I Foro Mundial sobre “las violencias urbanas y la educación para la convivencia y la paz” costará a los madrileños más de 425.000 euros

Marzo 15, 2017
carmena

Manuela Carmena se encamina hacia el ecuador de su mandato sin que se hayan solventado ninguno de los grandes problemas que preocupan a los ciudadanos de la capital de España. Los madrileños siguen señalando los ruidos, vivienda, limpieza viaria, tráfico, seguridad y contaminación sus principales preocupaciones. Esta última, la contaminación, es uno de los ejemplos más claros de dos años perdidos llenos de errores y decisiones arbitrarias por parte de la alcaldesa de Madrid por obra y gracia del PSOE. De hecho, los residentes de la capital de España acaban de vivir otro episodio de restricciones de tráfico en el que se ha mezclado de nuevo la estupefacción, la mala planificación y, una vez más, la sospecha de existir otras intenciones más allá de proteger la salud de los madrileños.

Así, un día tan señalado como el pasado sábado 11 de marzo, el mismo en el que se descubría que el consistorio madrileño había pintado de verde algunos de los árboles del Bosque del Recuerdo en memoria de las víctimas del fatídico 11-M en el Parque del Retiro para disimular su mal estado, muchos ciudadanos se despertaron con la sorpresa que no podían aparcar sus coches en la zona interior de la autopista M-30, una medida difícil de entender por diferentes motivos. En primer lugar, por la caída del volumen de tráfico al ser un sábado; en segundo lugar, porque con 25 grados de temperatura también el uso de las calefacciones se derrumbó. ¿Por qué entonces se prohibió aparcar? Sencillamente, si en diciembre-enero fue para allanar el camino para la peatonalización de la Gran Vía, una de las propuestas votadas en el referéndum participativo, en marzo ha quedado claro que la idea es “vender” la nueva restricción de velocidad máxima para toda la M-30 a 70 kilómetros por hora. Una medida que los expertos creen que no servirá para nada… salvo para aumentar la recaudación por multas. Además, el Ayuntamiento regentado por Carmena ha establecido “casualmente” que para 2018, los vehículos calificados por la Dirección General de Tráfico como Eco o Cero tengan ventajas para aparcar y, por tanto, moverse por el centro de Madrid y, desde el 2020, el área central solo admitirá vehículos de servicio con etiquetas verdes: Eco, Cero y C que prohibirá la circulación a 1 de cada 5 coches.

Madrid Capital de Paz y del gasto superfluo

Eso sí, lo que no paran son los gastos superfluos, con nula repercusión práctica para los madrileños. Ideas hay muchas. Por ejemplo, cambiar el nombre del Arco de la Victoria para llamarle “Arco de la Memoria” o “Arco de la Concordia” y convertirlo en el Museo del Frente de Madrid. La puesta en marcha de este plan se demorará en el tiempo, pero ya hay decisiones que ya cuestan miles de euros.

Una de ellas es convertir a Madrid en “Capital de Paz” con la organización del “I Foro Mundial sobre las violencias urbanas y la educación para la convivencia y la paz” que se celebrará entre el 19 y el 21 de abril en el espacio “La Nave” de Villaverde. La que fue antigua Fábrica de ascensores de Boetticher y Navarro -y es, desde el año 2016, punto para realizar proyectos de innovación, especialmente del sector textil-, también se utilizará, como demuestra con este acto, el lugar para un nuevo capricho de Manuela Carmena.

Este Congreso en el que, como señala en su propio programa y página web, “espera reunir a alcaldes y líderes internacionales y pretende convertirse en ese espacio de encuentro y reflexión que, a través del intercambio de experiencias, estrategias, campañas y políticas, culmine proponiendo al mundo, desde los gobiernos locales, una eficaz agenda de paz”, sólo tiene confirmada la participación de otros dos Ayuntamientos, además del anfitrión: el de Barcelona y el de París. El de sus “amigas” y “colegas”: Ada Colau y Anne Hidalgo. El bajo perfil de los intervinientes se aprecia claramente en la ausencia de información o del programa del citado Congreso.

De hecho, como pueden comprobar en la siguiente captura, a falta de un mes para la celebración en el listado de entidades colaboradoras, sigue “en construcción”.

En construcción

Todo un derroche que ha costado ya 425.898 euros invertidos sólo para los servicios de organización de este foro, en un concurso que ha ganado la empresa Tilesa Kenes Spain y en la que se enfrentó sólo a otras tres compañías: Seatra SL, Open Mind Entertainment y Grupo AC, Viajes, Ferias y Congresos.

La empresa, tal y como pueden ver en esta otra captura, ha sido la encargada de contratar el dominio “capitaldepaz.es” pero por sólo el tiempo mínimo permitido. Un solo año y elaborar su página web.

 Dominio ciudad de paz

Las prisas también se evidencian en el propio diseño de la página, en la que incluso se apelotonan las letras o no se permite llamar directamente en los diferentes números de teléfono del consistorio madrileño que se muestran en la web. No sabemos si Madrid llegará a ser Capital de Paz, pero sin duda demuestra que es la Capital del despilfarro y la improvisación.