Menú Portada
EXCLUSIVA
Pretenden no presentarse ante la Audiencia Nacional mañana martes por el presunto delito de estafa e insolvencia punible en la gestión de Nueva Rumasa

El patriarca Ruiz Mateos espió a sus hijos y grabó una conversación familiar en la cocina de su casa contra él

Octubre 16, 2011

El nuevo abogado familiar Ignacio Peláez, el mismo que defiende al constructor gallego Dorribo, amigo de Pepiño Blanco, presentará hoy al magistrado Ruz un escrito indicando que la citación le coincide con otro juicio

La salud de José María Ruiz Mateos ha empeorado en las últimas semanas y pedirá está misma semana su reingreso en el Opus Dei


El fundador de Nueva Rumasa, José María Ruiz-Mateos, su mujer, Teresa Rivero, y sus seis hijos varones no acudirán finalmente a declarar los próximos 18 y 19 de octubre ante la Audiencia Nacional, que les ha citado como imputados por presuntos delitos de estafa e insolvencia punible por su gestión en dicha compañía, en caso de que el magistrado Pablo Ruz acepte la petición del nuevo abogado familiar, Ignacio Pelaéz, el mismo que defiende al constructor gallego Jorge Doribo, el amigo de Pepiño Blanco, que un escrito que presentará hoy ante el juzgado indica que la citación le coincide con otro juico.

El abogado Peláez, que defiende a los seis hijos varones de Ruiz Mateos, con vinculaciones también con el Opus Dei, trata de parar el tema y se busca una estrategia jurídica de echar al culpa de todos los problemas al patriarca, José María Ruiz-Mateos Jiménez de Tejada, que está defendido por el abogado Francisco José García Martín, conocido por Pachi, que trabajó en el despacho de Marcos García Montes, anterior abogado familiar.

Salud empeorada

La salud de José María Ruiz-Mateos ha empeorado en las últimas semanas: se ha acentuado su parkinson y su enfermedad senil, que le impide ya escribir sus célebres cartas epistolares, sumar, contar billetes (no sabe pasar de pesetas a euros) y leer los balances contables. Según personas de su entorno más cercano a las que ha tenido acceso extraconfidencial.com: “sólo sabe donde se encuentra si está en su despacho de la casa de Somosaguas, si no, no sabe ni donde está ni con quien está”. Ruiz-Mateos cumplió el pasado día 11 de abril 80 años y se encuentra según sus más allegados como “un pajarito”. Don José María vive cada día más sólo, sus hijos van cada vez menos por la casa-cuartel general de Somosaguas y tres de ellos Zoilo, José María y Javier acuden de martes a jueves a Valencia, donde pernoctan en un hotel a las afueras de la capital del Turia, para trabajar a las órdenes del empresario-fontanero Ángel del Cabo, quien en teoría ha comprado “el grupo completo”, aunque sólo ha trascendido la escritura correspondiente a 19 empresas. En el cuartel general de Somosaguas, que los Ruiz Mateos tienen hipotecado y que en breve todo indica que pueden perder ya que la hipoteca suma ya más de 5 millones de euros, sólo quedan tres secretarias y un encargado.

Solo hay trabajo para los hijos varones

Las siete hijas se encuentran con serios problemas ya que sólo hay trabajo para los seis hijos varones del patriarca, y éstos les han dejado de pagar las hipotecas de sus casas, según fuentes cercanas. La familia está cada vez más separada y dividida. La matriarca, Teresa Rivero, con humor cada día más agrio, vive varios días de la semana en casa de una de sus hijas. Tal es la situación que Ruiz-Mateos llegó a espiar a sus hijos, y les grabó una conversación familiar contra él en la cocina de la casa de Somosaguas, culpándolo de todos los males. Dicen sus allegados que sufrió mucho cuando escuchó a su hijo Zoilo, el varón mayor, criticarle abiertamente. La cocina de los Ruiz-Mateos es su enclave logístico más importante fuera de sus despachos. Tampoco el patriarca acudió a la boda de su hijo menor, Álvaro, el único que les quedaba soltero, que se casó el pasado mes de mayo en la iglesia del sagrado Corazón de Córdoba, con Ana, hija del influyente abogado Rafael Suárez de Lezo y que durante un tiempo fue personaje del papel rosaal ser la pareja de Rafael Medina, hijo de Naty Abascal

Reingreso en el Opus Dei

Fuentes cercanas a José María Ruiz-Mateos aseguran que este sólo quiere y desea devolver el dinero y pagar los pagarés cuanto antes sea posible, que le quita el sueño pasar a la historia como un estafador, cuando según él, lo único que ha hecho ha sido fracasar en su nuevo negocio, pero no estafar. Por eso, ya ha preparado una nueva carta epistolar para entregar en la Audiencia Nacional indicando precisamente este mensaje. También se espera que esta misma semana solicite su reingreso en el Opus Dei, organización religiosa católica a la que años atrás abandonó y criticó duramente.

En teoría, el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ha convocado este martes al patriarca de la familia, a su mujer, y a sus hijos Zoilo y Álvaro Ruiz-Mateos Rivero para interrogarles. Y al día siguiente a los otros cuatro hijos varones de Ruiz-Mateos y a su sobrino Zoilo Pazos Jiménez, el presunto gran testaferro. La causa cuenta ya con una decena de acusaciones particulares en representación de más de 250 inversores en pagarés de Nueva Rumasa, que se suman así a la denuncia formulada por la Fiscalía Anticorrupción. El juez Ruz decidió hace unos días aumentar la fianza solicitada a la familia Ruiz-Mateos de 13 millones de euros a 30 millones para cubrir las posibles pérdidas de los inversores. Por el momento, los imputados no han depositado el dinero y podría decretarse en cualquier momento su ingreso en prisión.

Juan Luis Galiacho