Menú Portada
Nuevo documento inédito: Elecciones a las vacantes de la Junta Directiva del partido de Albert Rivera en Madrid en enero de 2014

El partido Ciudadanos de Albert Rivera ha permitido el progreso de sus líderes con escasos votos, muchos de los cuales no llegan a tener ni tan sólo una veintena de apoyos en las actas internas

Abril 14, 2015

En el documento se observa como el que más votos obtuvo fueron 28 apoyos. Se trata de Ignacio Aguado, hoy posicionado en las listas de la Asamblea de la Comunidad de Madrid, mientras que Miguel Ángel Gutiérrez, coordinador de Acción Política, solo logró 13 votos
El “ciudadano” que tiene más antigüedad y capacidad de votarse a sí mismo puede, mediante sus amistades e influencias dentro de esta formación, posicionarse en un lugar privilegiado en las listas del partido


El partido Ciudadanos ha permitido, según las voces críticas que existen ya dentro de la formación de Albert Rivera, que los menos capacitados progresen, amparados en eso de que eran “cuatro” mal contados en su inicio. Ahora, las investigaciones de Extraconfidencial.com advierten que el que tiene más antigüedad y, además, capacidad para votarse a sí mismo, puede -mediante sus amistades e influencias dentro de la formación-, posicionarse en un lugar privilegiado dentro de las listas electorales del partido.

Ejemplos se dan en la formación de Ciudadanos en la capital de España. El primero en salir elegido fue el coordinador general de Madrid, César Zafra, con tan solo 14 votos, como publicó en exclusiva Extraconfidencial.com la semana pasada; y ocho meses después salió elegido el actual coordinador de acción política, Miguel Ángel Gutiérrez Vivas, con tan solo 13 votos, un personaje con un singular pasado informático dentro de las empresas del sector de la seguridad, lo que le ha permitido gestionar información privilegiada y vital, según voces críticas, “con más velocidad que el resto”.

Tanto el primero como el segundo dirigen hoy la Agrupación de Ciudadanos en Madrid, también con un gran poder dentro de la Junta Electoral de la formación de Albert Rivera. Ambos desarrollan a su medida el partido a escala de la Comunidad de Madrid.

Nuevo documento exclusivo

Es cierto– según las fuentes internas del partido liderado por Rivera consultadas por este periódico-, que Madrid es una entre otras 17 Comunidades y que el desarrollo ha sido dispar en cada una, siendo fuerte en Valencia, gracias al CDL y ahora a UPyD, Andalucía ha supuesto una sorpresa y aquellas Comunidades deficitarias, como Galicia y Asturias, aspiran a coger el báculo de la mano de UPyD, desmembradas estas Comunidades de sus cabezas y líderes visibles”.

Para estas mismas voces, “el sesgo antidemocrático es mayor cuanto menor es la base de votantes que ejercen su derecho a votar, una ley, inversamente proporcional, a la que establece que cuanto mayor participación es la participación en procesos electorales internos mayor democracia interna se genera”.

Hoy reproducimos un nuevo documento inédito, que desvela la democracia interna en esta formación:Elecciones a las vacantes de la Junta Directiva” del partido de Albert Rivera en Madrid, fechadas en enero de 2014 .En él se observa como el que más votos obtuvo fueron 28 apoyos. Se trata de Ignacio Aguado, hoy posicionado en las listas de la Asamblea de la Comunidad de Madrid; mientras que el mencionado Miguel Ángel Gutiérrez solo logró 13 votos. Este es el documento que hoy reproducimos en exclusiva:

 
 

Ciudadanos muerde todas las manzanas

Ahora, Ciudadanos muerde todas las manzanas, o demás formaciones. La coalición de Pablo Iglesias, Podemos, se va cayendo del guion y la flor de Izquierda Unida parece que ha sido flor de un día por su errática política en Andalucía y el discurso taciturno de Cayo Lara se desvanece por arte de magia. Todo indica que la formación liderada por él, hoy representada por Alberto Garzón, ha segado la hierba bajo sus pies y entregado el testigo a Podemos, como si fueran un típico aprendiz de brujo que siempre produce el efecto indeseado.

Ciudadanos ha crecido, no cabe duda, gracias a la descomposición del partido de Rosa Díez (UPyD), al abandono de militantes del PP que han visto mermadas sus expectativas y que son la parte más centrada del partido, no escorada hacia VOX, y también gracias a la migración de militantes y votantes del PSOE.

La carrera por Madrid

Madrid es muy importante; se dice que quien crece en Andalucía y crece en Madrid en unas municipales y autonómicas puede llegar a ser una alternativa real de gobierno del país. Para algunos, “antes de llegar a este punto debería realizarse en Ciudadanos una limpieza a fondo de su entramado interno, vigilar a quien con tan poco bagaje ha conquistado el poder en el interior de la organización. El Sr. Rivera y su correligionario, Fran Hervías, deberán usar la “vaporetta” para limpiar a fondo lo más incrustado del partido que se ha agarrado como un percebe a las zonas más inaccesibles de sus sedes”.

Las voces críticas indican que “no basta una mopa. Hace falta tecnología y presupuesto para dotar al partido Ciudadanos de una estructura administrativa eficaz, no burocrática, que permita lanzar hacia las generales al mascarón de proa de Albert Rivera. Y hace falta consolidar un partido en el que sea posible que las mentes más claras, menos egoístas y más capacitadas se abran paso para hacer de este país un país distinto. Consolidar un partido significa que exista la democracia interna y que no sea secuestrada por oportunistas a sueldo”.

Pero para que Ciudadanos sea ese actor ejemplar, los “ciudadanos” que residen en el interior del partido deben poder cambiar la estructura efímera que les ha hecho crecer como marca blanca de la política. El partido de Ciudadanos, para mantener la “pole position” que hoy parece tener-, deberá revisar su carburación, o mejor su chasis, no siendo que aquel instrumento por el que viene a dar la cara vaya a caer al precipicio. Y, por ende, las esperanzas de muchos se tornen, una vez más, en quimeras.

Juan Luis Galiacho
@jlgaliacho