Menú Portada
Por un plazo de cuatro años y una opción de compra al finalizar el arrendamiento

El Parlamento catalán, dispuesto a pagar 78.000 euros al año por alquilar 140 portátiles

Septiembre 22, 2010

La oferta económica no será el único requisito a tener en cuenta, sino que también tendrá un peso importante las características del portátil

La propuesta cuenta con un presupuesto máximo de 312.000 euros


En los tiempos que corren, es necesario para los políticos estar a la última en tecnología. Primero fueron los eurodiputados, que contemplaban pagar 5 millones de euros por la compra de 736 iPads; después los diputados españoles, con su elección de iPhones por encima de la Blackberry y ahora les ha tocado el turno a los diputados catalanes.
El parlamento de Cataluña ha abierto un concurso público para alquilar 140 ordenadores portátiles a sus diputados por un plazo de cuatro años y una opción de compra al finalizar el arrendamiento. No obstante, esta contratación podría salir cara, puesto que cuenta con un presupuesto máximo de 312.000 euros.
Esta cifra supondría el pago de 78.000 euros al año, tal y como recoge el documento al que tuvo acceso Extraconfidencial.com, si bien hay que tener en cuenta que los candidatos a arrendatarios pueden “mejorar” el precio a la baja en su oferta.


¿Equipos desactualizados?

Sin embargo, es todavía más llamativa la intención de alquilar estos ordenadores por tan amplio periodo de tiempo con una opción de compra, teniendo en cuenta la rapidez con la que quedan desfasados los equipos informáticos hoy en día.
Para evitarlo, el pliego de condiciones establece unos requisitos técnicos mínimos que piden, por ejemplo, un disco duro de 160 GB y un software con Office 2010 y Windows 7. En este punto, cabe recordar que Microsoft ya prepara el lanzamiento de su nueva versión, por lo que la desactualización podría ser mucho más rápida.
Para reforzar esta necesidad de equipos “novedosos”, el texto señala que la oferta económica no será el único requisito a tener en cuenta, sino que también tendrán un peso importante las características del portátil (entre ellos se reparten más de la mitad de los puntos de los jueces del concurso). El resto irá a juzgar las ofertas de garantía y mantenimiento o los ´test´ de los equipos. En cualquier caso, parece una cifra económica desmedida para unos portátiles.
Se abren las apuestas ¿Cuál será el próximo capricho tecnológico de la clase política española?