Menú Portada
Con el apoyo del PP

El Pacto de Toledo da luz verde a la reforma de las pensiones

Diciembre 29, 2010
pq_922_valeriano-gomez.jpg

La Comisión del Pacto de Toledo ha dado luz verde a las recomendaciones para la reforma del sistema de pensiones con el aval del PP, aunque sin unanimidad por el rechazo de los grupos minoritarios de la izquierda IU-ICV-ERC y BNG.

En concreto, el texto ha contado con el aval de 36 votos a favor, dos en contra correspondientes a las minorías de izquierdas y ninguna abstención.

Con todo, el texto definitivo pone en un aprieto al Gobierno al incluir entre las 21 recomendaciones el desacuerdo explícito a un eventual incremento de la edad de jubilación hasta los 67 años y la ´censura´ a la congelación de las pensiones del próximo año, con la exigencia al Ejecutivo de que no vuelva a aprobar una medida similar “sin la consulta y el debate” previó del Pacto de Toledo.

Si bien, la ambigüedad de las recomendaciones deja ´manos libres´ al Gobierno para retrasar la jubilación y ampliar el periodo de cálculo de las pensiones más allá de los 15 años que se toman de referencia en la actualidad.

Por ello, la mayoría de los grupos mostraron durante el debate su temor a que el Gobierno acabe legislando en contra de estas recomendaciones, al tiempo que le reprocharon haber actuado en tiempo y forma durante las negociaciones para calmar la presión de los mercados.

Tras algo más de dos horas de Comisión, los grupos parlamentarios debatirán las recomendaciones en Pleno, previsiblemente el 25 de enero, sólo tres días antes del Consejo de Ministros que espera aprobar el proyecto de ley del nuevo sistema público de pensiones.

Apoyo del PP con objeciones

Pese al respaldo del PP, el portavoz de los ´populares´ en la Comisión, Tomás Burgos, defendió el voto particular sobre la edad legal de jubilación como “reafirmación” en su oposición a la intención del Gobierno de elevar el retiro a los 67 años, por lo que aclaró que no va en contra de la recomendación en sí, pues ésta recoge de manera explícita el desacuerdo.

Burgos coincidió con los grupos minoritarios de la izquierda y PNV en denunciar la celeridad imprimida por el Ejecutivo para revisar las recomendaciones. Tanto PP como IU-ICV, ERC, BNG y PNV cuestionaron la conveniencia del Pacto de Toledo cuando el Gobierno ya había fijado el 28 de enero como fecha límite para acometer la reforma.