Menú Portada
Desde las oficinas del Real Madrid aseguran "no tener constancia" de estos concursos

El otro negocio de la Champions: sorteos que cuestan hasta 2 euros la llamada por entradas de procedencia desconocida

Junio 4, 2014

La sombra de la duda planea sobre Florentino Pérez y Enrique Cerezo

pq_929_aznar_florentino.jpg

La fiebre del oro de California de 1849 se transformó por un fin de semana en la locura esquizoide de la final de la UEFA Champions League de Lisboa de 2014. Y buena culpa de ello tuvieron las poco más de 65.000 localidades del Estadio da Luz –aforo a priori reducido-, que se dispusieron para cubrir el fanatismo desbordado que emergió desde todos los rincones del planeta, especialmente desde la capital española, Madrid, sede de los dos equipos que disputaron el partido, Real Madrid Club de Fútbol y Atlético de Madrid. Con las entradas de las que disponía cada club para repartir entre sus abonados ya agotadas y los precios prohibitivos que se encontraban en internet (11.835,28 euros para un acceso de categoría 1 en ticketbis.com), los forofos madrileños tomaron la determinación de hacer auténticas locuras. De este modo se dieron escenas tan rocambolescas como la reventa -llegando hasta los 40 euros-,  de las entradas gratuitas que el Real Madrid puso a disposición de su afición para seguir el derbi desde el Estadio Santiago Bernabéu y a través de pantallas gigantes.

Muchos de los aficionados ávidos de una localidad en el estadio lisboeta para divisar la final se aferraron a opciones utópicas. Los sorteos de entradas se veían como una opción de éxito poco probable, pero también como un clavo ardiendo al que agarrarse, e hicieron su particular agosto. Por ejemplo, desde el Grupo Mediaset, y a través de su canal Cuatro y la empresa Premiere Megaplex, S.A., también propiedad del Grupo que lidera Paolo Vasile, se promovió el concurso Final Champions League 2013-2014 dentro del que se sortearon un total de 10 entradas dobles para la final además de  200 euros y una noche de hotel para dos personas. Una auténtica ganga para el vencedor y un negocio para la cadena de Fuencarral que hizo caja, gracias a la gran cantidad de personas que cayeron en el gancho, mandaron sus mensajes y realizaron sus llamadas a un 905. Pero no es un 905 cualquiera. Al seguirle un número 8, es el más caro de los de su categoría de tarificación especial con un coste por cada usuario de 1,45 euros (IVA incluido), si llamamos desde teléfono fijo, y 2,00 euros si lo hacemos desde un teléfono móvil.

¿De dónde proceden las entradas?

Una semana después de la Final de la Champions, el dilema sigue abierto. Con lo alto que se cotizaba una sola localidad para ver en directo la final de la UEFA Champions League 2014, surge la duda sobre la procedencia de la gran cantidad de entradas que se sortearon en los concursos televisivos.

¿Se han comprado directamente, han sido cesiones de los clubes participantes, otorgadas por la UEFA, patrocinadores…? El abanico es amplio, pero solo una respuesta correcta. Preguntado el club presidido por Florentino Pérez sobre este aspecto, desde su Departamento de Comunicación aseguran que la gestión de entradas ha sido totalmente normal: “Hemos repartido solo las entradas que nos ha adjudicado la UEFA atendiendo a nuestros compromisos institucionales y favoreciendo a los socios por encima de todo”. Sin embargo, niegan su relación con este tipo de sorteos: “No tenemos constancia de tales sorteos”.

Desde el equipo colchonero de Enrique Cerezo se pronuncian de manera similar: “Ignoramos la procedencia de estas entradas; no creemos que procedan de un club o de reventa, todas las entradas están debidamente numeradas para su control en las puertas de acceso al estadio”.

Queda la opaca UEFA de Michel Platini que también tuvo su periodo de solicitud de entradas entre el 10 y 21 de marzo con un sorteo entre las solicitudes el 7 de abril o directamente las que recibieron los patrocinadores del torneo. Sea de una forma u otra, la final de la Champions League se ha convertido en un negocio muy lucrativo, pero sólo para unos pocos. La sombra de la duda planea sobre Pérez, Cerezo y Platini.