Menú Portada
Fruto de una relación sentimental al margen de su matrimonio, tardó 15 años en reconocer su paternidad

El “otro” hijo de un abogado millonario al que le niega un portátil

Julio 12, 2010

El affaire Ivonne ReyesPepe Navarro acerca de la paternidad del popular presentador del hijo de la venezolana, no sólo promete convertirse en una historia casi interminable –porque tendrá su fin-, sino que ya tiene antecedentes. Por supuesto, sin la transcendencia mediática del popular presentador televisivo. Pero sirva el caso que les vamos a relatar para que se hagan una idea de hasta cuándo puede perdurar el culebrón NavarroReyes.

En esta ocasión se trata de un prestigioso y millonario abogado, ya entrado en años, que se jacta de codearse con lo más granado de la jet set española. De hecho, dice ser amigo íntimo de  Josemi Rodríguez Sieiro con quien se le ha visto en distintas fiestas y saraos. A él no le falta de nada y mucho menos dinero después de una dilatada y exitosa carrera en la abogacía. Hasta tal punto que no hace mucho celebraba sus bodas de plata en Venecia. Para el evento alquiló un Palacio veneciano y a las esposas de sus invitados les regalo un abrigo de Marta Cibelina.

 El susodicho letrado –cuyo nombre nos reservamos para futuras informaciones-, mantiene espléndidas relaciones con el Partido Socialista Obrero Español. No en vano, fue letrado de las Cortes Generales por el PSOE y presume de su amistad con José Federico de Carvajal, ex presidente del Senado, y Elena Boyra. Además, fue miembro de la Junta Directiva del Real Madrid C.F. cuando el club blanco lo presidía Ramón Calderón. Lo tiene todo: dinero, relaciones y poder. Y hasta una familia unida que, en parte, ha heredado ya sus negocios.

Dos familias

Pese a todo existe una mancha en esa carrera, personal y profesional, tan brillante. Hace más de 20 años, casado con la que en la actualidad es su mujer, mantuvo una relación extramatrimonial de la que nació un hijo. Siempre negó su paternidad. Hasta que, ni más ni menos, 15 años después el Tribunal Supremo sentenció que él era el padre. Y pasa una pensión de poco más de 1.000 euros mensuales. Una propina para tan ilustre abogado. Lo más sangrante es que cuando su “otro” hijo le llamó para pedirle un portátil que le negó. Qué clase. Que glamour. Y ahí le tienen, codeándose con la supuesta creme de la creme de la sociedad española.

Pero a veces no basta con que un alto Tribunal dé los apellidos al hijo y la razón a la madre. Unos Tribunales que en numerosas ocasiones ha tenido que pisar no en su condición de abogado sino como imputado. Lo dicho: lo tiene todo –dinero, relaciones, poder-, pero le falta lo más importante: dignidad y educación. Eso sí, se vuelca, dinerariamente hablando, con distintas ONG´S. Puro lavado de imagen.  Pero, muy a su pesar, tiene dos familias.