Menú Portada
El ex alcalde de Pozuelo intermedió a favor de un medio de comunicación

El otro “cacho” de la Gürtel

Octubre 12, 2009

¡Ojo al dato!, que diría José María García. El levantamiento del secreto del sumario de la Operación Gürtel es parcial. Mientras los medios informativos se pierden en buscar como implicar a populares, unos, y a socialistas, otros, los más de 17.000 folios puestos ya a disposición de todos, sin filtraciones, arrojan auténticas sorpresas que, poco a poco, verán la luz.

pq__gurtel.jpg

En esa primera parte del sumario consta la intermediación que efectuó uno de los imputados, político del Partido Popular, y con poder en un Ayuntamiento de Madrid a favor de un medio de comunicación que cambiaba su sede social de unas oficinas en la capital de España a un chalet ubicado en una lujosa urbanización de Pozuelo. Ya se imaginan quien es: Jesús Sepúlveda, ex edil de esta localidad madrileña. En este caso no se trata, que sepamos según la investigación judicial, de un pago en especie por adjudicación de contrato.

Dar con la izquierda y recibir de la derecha

Resulta cuando menos indignante que una afamada periodista, columnista del diario El Mundo y tertuliana de algunos programas del corazón (C.R.), arremetiera sin piedad contra dirigentes del PP cuando le une una más que estrecha amistad con uno de los periodistas más destacados de ese medio de comunicación.

La historia no tiene desperdicio. Como les decíamos los responsables de ese periódico deciden cambiar su sede oficial de unas oficinas en Madrid a un lujoso chalet en Pozuelo de Alarcón destinado, en principio, a vivienda habitual. Para ello necesitaban la cédula de habitabilidad del inmueble para ocuparla en parte como oficina. La petición, en primera instancia, fue denegada. Y recurrieron a las máximas instancias.

El resto de los pormenores de la operación pueden apreciarlos en el documento que se adjunta. En definitiva, criticar desde una postura supuestamente de izquierdas y, al mismo tiempo, recibir de la derecha. Se trata, simple y llanamente, de tráfico de influencias.