Menú Portada
Grave fracaso empresarial del Grupo Intereconomía

El nuevo y flagrante fichaje de Julio Ariza, apartado de la presidencia de la ACdP y del San Pablo-CEU

Febrero 7, 2011

Ariza acababa de nombrar a Alfredo Dagnino al frente de sus mass media para unir así sus intereses empresariales a los de esta conocida institución académica-eclesiástica controlada por la Asociación Católica de Propagandistas

Intereconomía sufre otro gran revés en su lucha por ganar terreno a los medios de referencia del catolicismo más militante

pq_924_Julio-Ariza.jpg

Alfredo Dagnino Guerra, fichado hace escasos meses por el propietario del Grupo Intereconomía, Julio Ariza, como figura clave en la composición de su mapa de medios católicos en España, acaba de perder este pasado fin de semana la presidencia de la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP) y, por ende, de la conocida institución académica Fundación San Pablo-CEU. Con ello, Intereconomía sufre otro gran revés en su lucha por ganar terreno a los medios de referencia del catolicismo más militante, como pueden ser el diario ABC, La Razón o la Cadena COPE.

La Asociación Católica de Propagandistas ha estado liderada estos últimos años por Alfredo Dagnino, algunos dicen que ha hecho valer su apellido. Una etapa durante la que Dagnino, licenciado en Derecho por el CEU San Pablo, abogado en ejercicio y letrado del Consejo de Estado, ha llevado a esta institución laica, conocida por ser el referente de la transición española (Otero Novas, Marcelino Oreja, Landelino Lavilla, etc.…), hacia cotas del extremismo más religioso y que ahora pretendía unir en pro del beneficio del Grupo Intereconomía, aumentando los negocios económicos de Julio Ariza y sus mass media: Intereconomía TV, La Gaceta, Radio Intereconomía y el diario Alba.

Apoyo clave para el control mediático católico

No hay que olvidar que esta institución académica-eclesiástica siempre ha tenido, desde hace más de un siglo, representantes en casi todos los gabinetes ministeriales. El movimiento de Ariza no era por tanto banal, ya que de este modo se aseguraba el apoyo de los Propagandistas, clave para definir la primera línea mediática católica. Pero de nuevo ha fracasado en su intento.

La salida de Dagnino este fin de semana de la presidencia de la ACdP junto con todo su equipo de adláteres del San Pablo-CEU ha sido un duro golpe. No han podido ganar las votaciones a pesar de haber puesto todo su empeño en ello, contando con la colaboración de sus medios informativos. Perdieron la XCVIII Asamblea General de la ACdP por 133 frente a los 147 votos de la candidatura renovadora de Carlos Romero Caramelo, un capitán de navío en situación de reserva de 59 años de edad, que ahora dirigirá estos destinos durante los próximos cuatro años.

Pérdida irreparable y nueva Fundación

De este modo el presidente de Intereconomía, Julio Ariza, católico militante, ha sufrido una severa derrota. Su intento de unir sus fuerzas a la de los Propagandistas ha fracasado y ahora tendrá que buscar acomodo a su aliado Dagnino, al que a finales del pasado año fichó como gran asesor y que rápidamente se sumó a la causa al precio que fuera, si era preciso de eventual tertuliano con tal de sumar más apoyos. Según fuentes cercanas al Grupo Intereconomía, ahora Ariza situará a Dagnino al frente de una Fundación que ya está creando para derivar hacia ella sus dineros. No se sabe si también los grandes beneficios económicos del banquero condenado Mario Conde, su gran socio y aliado.

Los medios de comunicación católicos pueden ser claves en el devenir del nuevo mapa audiovisual español, caso de que el PP llegue a La Moncloa. A día de hoy, los Propagandistas están íntimamente ligados a la Conferencia Episcopal y controlan la Fundación Universitaria San Pablo CEU, las Universidades CEU Abat Oliba (Barcelona), y Cardenal Herrera (Valencia), además de nueve colegios y escuelas de negocios, en los que estudian en total cerca de 30.000 alumnos. También mantienen línea directa con la Cadena COPE (no hay que olvidar que Alfonso Coronel de Palma fue presidente de la ACdP y presidente de la COPE).

El hecho de perder el apoyo de los propagandistas pude significar para el Grupo de Julio Ariza dejar de contar para el establisment católico, además de conllevar la perdida de lectores y televidentes, lo que se puede traducir en una huida de los grandes anunciantes católicos hacia otros medios. Unos fieles anunciantes que en muchas ocasiones se vuelcan en echar una mano publicitaria a los medios cercanos a la Iglesia, aunque no venga planificado en su agenda de medios.

Con la llegada de Romero a la dirección de la ACdP se abren nuevos horizontes a la participación de los católicos en el mundo de la cultura, no sólo la controlada por el Grupo Intereconomía.