Menú Portada

El nuevo Top Gear de Amazon, llamado a liderar el cambio en la forma de ver televisión

Diciembre 15, 2015
amazon top gear

Parece un contrasentido pero no lo es. Uno de los primeros y más representativos presentadores de televisión globales, Jeremy Clarkson, ya no sale por la tele y lo que es más pintoresco: es muy probable que no vaya a aparecer nunca más a pesar de que siga trabajando y haciendo lo que mejor sabe hacer. Que la televisión está cambiando no es ningún secreto pero uno de los principales cabecillas de esta revolución bien puede ser la cara visible del programa de televisión más exitoso de todos los tiempos: Top Gear.

Este espacio dedicado a los coches, especialmente de alta gama, con invitados estrella, y ocurrentes aventuras y pruebas, es el programa más descargado de la historia de Internet hasta el cese de su emisión a mediados de 2015. Una trifulca protagonizada por su presentador estrella, con una lamentable acción violenta sobre un ayudante de producción, dio al traste con uno de los productos más rentables de la BBC no en vano se comercializaba en más de cincuenta países, era visto por 350 millones de telespectadores cada semana, y hacía ganar a la cadena publica cerca de 400 millones de euros anuales. La dirección de la Cadena británica -que ya le tenía guardadas unas pocas a Clarkson por sus excesos-, no dudó demasiado en parar en seco este comportamiento y suspendió al presentador, y tras él, el espacio. El programa, conducido a partir de ahora por el locutor radiofónico Chris Evans, reiniciará las emisiones en mayo de 2016.

300.000 euros por cada programa de una hora

Alejados de la cadena pública británica, fue una sorpresa para todos que el trío presentador, junto a Clarkson, James May y Richard Hammond, anunciasen su fichaje por Amazon Video, una novedosa línea de negocio del gigante de las ventas americano. La tienda online atraerá a sus clientes hacia la modalidad Premium con este canal de vídeos por los que emitirá series de producción propia y un remedo de lo que lo fuera Top Gear, programa que aún no tiene nombre. Amazon ha tirado la casa por la ventana y, si cada capítulo ya disponía de unos alucinantes 300.000 euros por programa de una hora, el rumor es que estos tres dispondrán de cinco millones por cada uno de los 36 episodios que han contratado, una cifra propia de superproducciones del tipo “CSI”, “Juego de tronos”, “Lost”, o “Breaking bad”. Esta última ’solo’ costaba tres millones por entrega.

A cambio Amazon Video obtendrá con toda seguridad una penetración global sin precedentes en su nuevo negocio, y prueba de la sinergia entre las dos partes es la emisión de vídeos protagonizados por Clarkson mostrando las bondades del reparto de los Amazonproductos con drones, o el llamado Amazon Fire TV Stick, un dispositivo más pequeño que un paquete de tabaco con el que conectado a la televisión y vía Wifi se puede acceder a contenidos multimedia, similar a otros parecidos que ya tienen en el mercado Apple o Google.

Deudas pendientes con la Justicia

El pasado mes de octubre, un equipo de unas 50 personas grabaron las primeras escenas del nuevo show en el circuito de Portimao con tres supercoches, un LaFerrari, un McLaren P1 y un Porsche 918 -los dos últimos ya no se fabrican-, pero el líder de la banda no puede olvidarse de varias cuitas que tiene pendientes con la justicia. Oisin Tymon, el productor irlandés al que Clarkson insultó y golpeó le reclama cerca de 150.000 euros de indemnización por maltrato con tintes racistas, mientras que el Hotel en el que se protagonizó la escena ha colocado una placa conmemorativa justo donde tuvo lugar el incidente.

No es el único problema legal que le espera. Un grupo de veteranos de la Guerra de Las Malvinas han apelado a la Justicia argentina para que reabra el famoso caso de las matrículas. Durante el rodaje de un episodio en el país del tango los tres presentadores organizaron un viaje en sendos deportivos cruzando de norte a sur la Patagonia, pero el Porsche 928 que precisamente conducía Clarkson llevaba una extraña matrícula: H982 FKL. Los más agudos descubrieron un mensaje encriptado, “1982 Falklands”, año del conflicto y nombre británico de la isla en disputa. Lo que se reclama ahora son tres años de cárcel por falsificar la placa del Porsche utilizado con la única finalidad de molestar. Aquel episodio acabó mal, o no acabó… porque el equipo de rodaje acabó apedreado por argentinos que se dio cuenta de la “broma” en el país que perdió la guerra y donde sigue siendo un tema sensible. Tanto que la diplomacia de ambos países tuvo que templar gaitas y en la BBC recibieron la protesta del gobierno inglés.

La increible historia de un icúnico BMW M3

Otra cuita que se ha conocido hace poco es el que un ciudadano del condado de Kent, que compró un icónico BMW M3 procedente de demostraciones de la marca, apreció que su costoso coche ,cerca de 90.000 euros, mostraba ruidos en la dirección y sus frenos parecían cristalizados, lo que les hacía perder eficacia. El misterio dejó de serlo cuando su chica vio como en un capítulo de Top Gear sus protagonistas hacían el cabra y sometían al deportivo alemán que tenía aparcado en la puerta de su casa a realizar fuertes derrapadas, frenazos al límite, pasadas de vueltas del motor, y todo tipo de abuso mecánico. El concesionario sustituyó el BMW al comprador, pero era evidente que los chicos de Top Gear dejaron al M3 herido.

Herido pueden dejar el mercado televisivo con un producto de certificada calidad, con presentadores ya conocidos, con un presupuesto alucinante, un equipo sumamente cualificado, con ideas frescas y probadas, y que cuenta con un mercado planetario. Amazon nunca ofrece cifras de ventas, pero se calcula que sus usuarios Premium, sólo en EEUU, deben rozar los 42 millones -algo más del 40% del total en este país-, que pueden acabar siendo muchos más cuando a cambio de una pequeña cuota anual tengan acceso a productos audiovisuales, música, y servicios de valor añadido como envíos gratuitos, acceso a ofertas especiales o series limitadas puestas a la venta antes que al resto de clientes.

El Amazon Gear, está llamado a ser el primer programa de televisión global. Hasta ahora solo han emitido teleseries o películas pero este formato hasta hoy no era más que un programa de la segunda cadena de la BBC destinado a su público local que ha gozado de una enorme aceptación más allá de sus fronteras, mientras que lo que están pariendo ahora mismo será el primer programa pensado de manera planetaria, todo un experimento que puede cambiar para siempre la forma de ver la televisión, algo que ya está en pleno proceso, y esto… pisará el acelerador de ese cambio.

José M. Zapico

@virutasf1