Menú Portada
Se llama Hugo Castejón

El nuevo novio de Marta Sánchez trabaja para el Estado

Agosto 31, 2010

Por primera vez ponemos nombre y apellido del nuevo acompañante de Marta Sánchez. Su padre es inspector de hacienda y él estudió económicas.

pq_922_martasan.jpg

La separación de la cantante Marta Sánchez y el empresario Jesús Cabanas se ha convertido en un auténtico escándalo. Sobre la intérprete se cierne la duda de la infidelidad. De hecho fue ella la que confirmó ante los medios de comunicación que su matrimonio naufragaba hacia la deriva. Dicen que él se llevó las manos a la cabeza cuando comprobó que su todavía mujer daba por zanjada su relación. Desde entonces, Jesús y Marta apenas se comunican. A pesar de que siguen compartiendo el lujoso chalé de Conde de Orgaz, la pareja empieza a hacer su vida por separado, siempre respetándose por el bien de su hija Paula. A pesar de que el anuncio de su separación sorprendió a los periodistas, lo cierto es que los que les conocen cuentan que llevaban tiempo atravesando una fuerte crisis. Un desentendimiento que podría deberse, en gran parte, al fuerte carácter de la cantante. Los comentarios no se han hecho esperar. Las fotografías de Marta en compañía de un apuesto moreno han provocado todo tipo de especulaciones, puede que porque las imágenes no dejan lugar a las dudas.
 
Estudió económicas
 
Todos hablan de él, pero hasta el momento poco o nada se conoce sobre su persona. El nuevo acompañante de la cantante se llama Hugo Castejón, tiene cuarenta años y proviene de una adineradísima familia que posee diversos bienes inmuebles y numerosos contactos. De hecho, su padre es un conocido inspector de Hacienda y él empezó a estudiar económicas poco tiempo después de instalarse en Madrid. En la capital empezó a rodearse de gente conocida, relacionada con el folclore en la mayoría de los casos y consiguió opositar a funcionario del Estado. Los que le conocen advierten su timidez y aseguran que, a pesar de considerarse un hombre de aspecto más que apetecible, tiene complejos y pavor escénico.
 
El mosqueo de Jesús Cabanas
 
Mientras Marta bebe los vientos por este apuesto mozarrón, Jesús Cabanas desoja la margarita en su casoplón. Tampoco pierde el tiempo. Las lenguas de vecindona no dudan en debatir sobre su fama de mujeriego. Algunos cuentan que Cabanas es excesivamente cariñoso. Por eso no extraña que la revista ‘Lecturas’ publique en el número de esta semana unas instantáneas en compañía de una conocida mujer con la que podría compartir algo más que un simple paseo. No obstante hay quien se pregunta si los besuqueos del fornido empresario no son más que una estrategia para restregar que él también puede volverse a enamorar. Tiempo al tiempo.
 
Por Saúl Ortiz