Menú Portada

El nuevo Duque de Parma, Don Carlos Javier, retoma con brío la causa carlista

Noviembre 4, 2010

Homenajea el recuerdo de su padre en Paris y en Madrid con tratamiento de Rey


A tan solo veinte días de la celebración de su matrimonio canónico con su ya esposa, Annemarie Gualtherie van Weezel, que tendrá lugar en Bruselas el próximo 20 de noviembre, el nuevo Duque de Parma, Don Carlos Javier de Borbón y Oranje-Nassau, se muestra dispuesto a retomar con renovada energía la dirección del carlismo español haciéndose más presente en España, donde la causa familiar que él representa aún cuenta con un grupo de seguidores.

A pesar del luto por el aún reciente fallecimiento de su padre Don Carlos Hugo el pasado septiembre, Don Carlos Javier presidió en la capital de su Ducado italiano de Parma las festividades que anualmente reúnen allí a los miembros de las distintas órdenes dinásticas para la investidura de nuevos caballeros y damas. Y ahora, antes de su matrimonio eclesiástico -al que se espera acudirá la Familia Real de Holanda al completo y distintos representantes de las familias reales europeas-, ha organizado nuevos funerales en recuerdo de la figura de su progenitor, tanto en París como en Madrid. En la capital de España irán acompañados de un acto que glosará la figura de Don Carlos Hugo con una sesión académica de carácter más político, histórico e institucional.

Tratamiento de Rey

La ceremonia de París, que contará con la presencia de los hijos del finado y de sus tías, las Princesas María Teresa, María Cecilia y María de las Nieves, tendrá lugar hoy día 5 a las 11 horas en la catedral de Saint Louis des Invalides, esperándose la presencia de otros miembros de la Casa Ducal de Parma como los Príncipes Charles Emmanuel, Michel y Rémy y, posiblemente también, del ahora ex Gran Duque Juan de Luxemburgo.

A continuación, mañana día 6, y con asistencia de hijos y hermanas de Don Carlos Hugo, se celebrarán a las 12 horas las honras fúnebres en Madrid, en la Iglesia Parroquial San Francisco de Borja, de los Padres Jesuitas, en el 104 de la Calle Serrano. Para este acto se han expedido comunicaciones por parte de la Cancillería de la “Real Orden de la Legitimidad Proscripta” en las que se da al desaparecido Duque de Parma el tratamiento de Rey.

Ese mismo día, y ya por la tarde, a las 18 horas y en el Ateneo de Madrid de la calle del Prado número 21, tendrá lugar la sesión académica “in memoriam” en recuerdo de Don Carlos Hugo, que estará presidida y será clausurada por su hermana la Princesa María Teresa, alma mater del ideario político del carlismo español y durante años catedrática de Derecho Político en la Universidad Complutense de Madrid. El acto contará con la participación de personalidades como el jurista y político Raúl Morodo, el ex presidente de las Cortes de Castilla y León, Carlos Sánchez-Reyes, el eurodiputado Carlos María Bru Purón, el sociólogo y político Luis González Seara, el historiador del Carlismo, Manuel Martorell Pérez; y el editor y escritor, Rafael Borrás Betriu.

Ausencia de la Familia Real española

Al igual que en los funerales anteriores celebrados el pasado agosto en Barcelona, La Haya y Parma, dos de los hermanos del finado, la Princesa Francisca y el Príncipe Sixto han sido tenidos completamente al margen de estas ceremonias de forma consciente, mientras el reaccionario y siempre controvertido Sixto de Parma, continúa con su largo viaje por la geografía brasileña. Por otra parte, y a pesar de la importancia histórica de la figura del desaparecido Duque, no se espera representación alguna de miembros de la Familia Real española, pues desde el Palacio de la Zarzuela se manifiesta que no se ha recibido notificación o invitación oficial alguna por parte de los Borbones de Parma.

Ricardo Mateos