Menú Portada

El nuevo borrador de la declaración de la renta 2015: cambios y riesgos

Marzo 30, 2016
Agencia tributaria

Se aproxima el arranque de una nueva campaña de la declaración de la renta. El próximo 6 de abril se dará el pistoletazo inicial a la campaña del 2015, con todas las novedades derivadas de la Reforma Fiscal que se implantó el año pasado y que van mucho más allá de bajar tipos impositivos o crear nuevas desgravaciones, también afectan a la forma de presentar la declaración. A falta de comprobar si hay modificaciones en el Programa de Ayuda de la Declaración de la Renta (PADRE) –aun no ha sido lanzado- si es seguro que se verán en el borrador tal y como lo ha anticipado la Agencia Tributaria (AEAT) la semana pasada.

Estos cambios tienen como fin que tan sólo el colectivo de los trabajadores que tienen ingresos por actividades económicas (agricultores, ganaderos y  autónomos en general) tengan que hacer la declaración con la ayuda del programa PADRE, el resto lo pueda hacer a través del borrador.

Los cambios del nuevo borrador del 2015

El nuevo borrador incluye mejoras técnicas que llevan a que el contribuyente tenga más facilidad a la hora de modificar y presentar datos. Por ejemplo, permite acceder a la declaración desde cualquier dispositivo móvil, iniciar el procedimiento en uno y finalizarlo en otro, y contar con información que puede ser actualizada sobre la marcha por la AEAT en el caso de que sea necesario. Pero lo más interesante es como se amplían las posibilidades de acceso al mismo a más contribuyentes.

Este año reciben y pueden confirmar el borrador contribuyentes que hasta ahora no podían, tales como los que hayan obtenido rendimientos de capital inmobiliario, ganancias patrimoniales sin retención o declaraban imputaciones de más de ocho inmuebles. Estos quedaban fuera, ya que Hacienda no tenía información completa de la misma.  Ahora lo soluciona aplicando un código de colores a la información que remiten.

La Agencia Tributaria diferenciará entre datos negros, azules y rojos. Los negros son los que la Hacienda tiene toda la información. Los azules son aquellos en que la información de la Agencia Tributaria es amplía, pero no completa. Los datos rojos incluyen operaciones más complejas -como la venta de inmuebles- en los que la información que tiene es muy limitada.

¿Qué pasos se deben seguir?

Estos cambios hacen más accesible el borrador sobre el papel, pero también elevan los riesgos de que se cometa algún error. Si hasta ahora el margen era pequeño y principalmente se centraba en alguna omisión de información (como por ejemplo no incluir lo recibido por las subvenciones del Plan PIVE) ahora el margen es mucho mayor, especialmente en los datos de letra roja que requerirán de datos más complejos.

Si a esto unimos la tendencia a presentar el borrador rápidamente, para solicitar la devolución de una declaración negativa, los riesgos se multiplican. Por ello, aunque se tenga acceso al mismo hay que extremar el máximo cuidado en toda la información que la Agencia Tributaria marque como incompleta, cerciórense de tener todos los datos solicitados, verificarlos y en muchos casos pedir el asesoramiento a un profesional. Es preferible tomarse su tiempo para completar la declaración que cometer errores que posteriormente pueden costarles una rectificación de la declaración de la renta.