Menú Portada
En detrimento de Mateo Garralda, que después abandonó el club

El noviazgo de Urdangarín con la infanta Cristina le otorgó la titularidad en el Barcelona de Balonmano

Diciembre 22, 2011

Fue el entrenador Valero Rivera quien tomó la decisión impuesta, al parecer, “desde arriba”

Valero Rivera Asesoramiento Deportivo SL pagó a Iñaki Urdangarín  53.360 euros

Esa cantidad la abonó a tres sociedades: Intuit, en 2007, Shiriaimasu, en 2008 y Aizoon, en 2009


El tsunami Urdangarín no cesa. Las informaciones en torno a la Casa de Su Majestad el Rey parecen no tener fin y todo apunta a que se ha abierto la veda pese a los comunicados y contra comunicados. Las revistas del corazón editadas ayer nos avanzan una familia rota y desunida. El caso Urdangarín, del que este periódico ha informado profusamente a través de las exclusivas de nuestro colaborador Juan Luis Galiacho, se suceden como una historia interminable que nadie parece capaz de parar pese a los ímprobos esfuerzos de Rafael Spotorno, Jefe de la Casa Real.

El diario El Mundo publicaba recientemente que el todavía Duque de Palma hizo uso de su condición de miembro de la familia real para obtener suculentos y millonarios contratos de las administraciones públicas. Pero según ha podido conocer Extraconfidencial.com de fuentes de absoluta solvencia, esa condición ya le reportó ventajas y privilegios como jugador del Barcelona de balonmano y, como no, de la selección española.

Iñaki Urdangarín y la infanta Cristina se conocieron en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996, en los que España obtuvo la medalla de bronce. Por aquellos años, él mantenía una relación sentimental con una mujer de nombre Carmen que mantuvo durante algunos meses pese a estar comprometido con la hija del rey. Según nos aseguran, fue la infanta Cristina quien tomó la iniciativa.

Zurdo por zurdo

Por aquellos años, Iñaki Urdangarín formaba parte de la plantilla del Barcelona Balonmano. Su currículo envidiable entre los años 1990 y 2000, los que perteneció a la plantilla del club culé: 6 Copas de Europa, dos Recopas de Europa, 2 Recopas de Europa,, 4 Supercopas de Europa, 10 Ligas Asobal, 7 Copas del rey, 9 Supercopas de España, 3 Copas ASOBAL y 11 Ligas catalanas de Balonmano. Y como compañero, tanto de selección como de club, tenía al prestigioso y reconocido Mateo Garralda, hoy en el Balonmano Guadalajara.

Tanto Garralda como Urdangarín son zurdos y jugaban en la misma posición en el Barcelona: lateral izquierdo. El primero atacaba, el Duque de Palma defendía. Era la táctica diseñada por el entonces entrenador Valero Rivera que tantos títulos otorgó al club blaugrana. Pero curiosamente, tras la celebración de los Juegos Olímpicos de Atlanta y el anuncio del noviazgo de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarín, este pasó a ser titular indiscutible en detrimento de Mateo Garralda. El navarro se quejó ante el entonces capitán del equipo, Enric Massip quien le aseguró que “esto es lo que hay”. Al parecer, según nuestras fuentes, la decisión de Valero Rivera venía impuesta desde “arriba”. El caso es que Garralda, que “chupó” banquillo toda esa temporada, abandonaba el Barcelona la temporada siguiente para pasar a formar parte de la plantilla del Portland San Antonio. Toda una evidencia.

Y eso que el currículo de Garralda nada tiene que envidiar al de Urdangarín: jugó en el FC Barcelona desde 1994 a 1999 ganando 5 copas de Europa, 1 Recopa, 3 Supercopas de Europa, 4 Ligas ASOBAL, 2 Copas del Rey, 2 Copas ASOBAL, 2 Supercopas de España coincidiendo esos años con Iñaki Urdangarín y en 1999 abandonó el club año en el que sólo gana la Liga y se marcha al Portland San Antonio de Pamplona donde milita hasta el 2006 ganando allí la Copa de Europa del 2001, las Recopas del 2000 y 2003, Supercopa de Europa del 2000, Copa del Rey de 2001 y las Ligas del 2002 y del 2005.

Valero Rivera, algo más que un entrenador

La clave de todo este entramado se centra en el citado Valero Rivera.Jugador del FC Barcelona de balonmano entre 1971 y 1983 y entrenador entre 1983 y 2003. En abril de 2004, cuatro meses después de dejar el banquillo del FC Barcelona, Joan Laporta le nombró director general de las secciones profesionales del club, un nuevo cargo creado específicamente para él. Sin embargo, su etapa en el organigrama directivo del club estuvo plagada de conflictos. Poco después de acceder al cargo, Enric Massip (que fue jugador del FC Barcelona cuando era entrenador) renunció a su cargo de secretario técnico de la sección de balonmano por sus discrepancias con Rivera. Tras las elecciones en la Real Federación Española de Balonmano celebradas el 15 de diciembre de 2008, y la victoria de Juan de Dios Román, fue designado como nuevo seleccionador nacional, cargo que ya ostentó durante el Mundial de 1993 en Suecia, donde logró la quinta plaza.

Cinco meses después de abandonar el FC Barcelona creó, con un capital de 3.200 euros, la empresa Valero Rivera Asesoramiento Deportivo con el objeto social de “la prestación de servicios de agencia representación y asesoramiento integral deportivo tanto a deportistas profesionales como a clubs deportivos, sociedades anónimas deportivas…” que posteriormente se amplió a las actividades de comentarista o articulista, en relación a eventos deportivos, en cualquier medio de comunicación. Esta empresa, con un solo trabajador, cerró el ejercicio de 2010 con unas ventas de 282.348,00 euros, un resultado de 25.772 euros y activos por 210.532,90 euros.

Y curiosamente, según datos de Hacienda, Valero Rivera Asesoramiento Deportivo SL pagó a Iñaki Urdangarín  53.360 euros, siendo muy llamativo que los abonó a tres sociedades: Intuit, en 2007, Shiriaimasu, en 2008 y Aizoon, en 2009. Demasiadas casualidades.