Menú Portada
Las empresas funerarias en España (I)
Múltiples irregularidades

El negocio de después de la muerte en España

Mayo 18, 2009

Hasta hace pocos años, el servicio de cementerio ha venido prestándose por los Ayuntamientos de forma directa. La necesidad de cementerios nuevos o ampliación de los existentes fue la principal causa que determinó el paso de la gestión directa a la gestión indirecta a través de concesiones administrativas o mediante la creación de empresas mixtas.

pq_777_funeraria.jpg


Un segundo punto importante fue el cambio en las costumbres funerarias, apreciándose un significativo aumento de las incineraciones a partir de 1975, que determinaron la necesidad de tanatorios y crematorios, inicialmente en las grandes ciudades, para generalizarse a ciudades medias y pequeñas durante los últimos años. La utilidad de estas nuevas instalaciones funerarias fue el factor determinante de la iniciativa pública para su construcción, gestionándose generalmente de forma indirecta y conjuntamente con la de cementerios. Los concesionarios o las empresas mixtas intervenían en la prestación integral de las actividades del ciclo. La liberalización del servicio funerario con efectos a partir del 1 de enero de 1997 originó un cambio en la concepción de estas actividades, multiplicándose las empresas, sus diferencias, discrepancias e irregularidades.

Sólo  a modo de introducción, en 3 concesiones de las más importantes, los pliegos de condiciones exigen del concesionario la presentación de estudios, memorias o liquidaciones que permitan la supervisión por el municipio, los precios consignados en las tarifas de los servicios de cementerios no responden a estudios de costes y muchas ofrecen precios distintos, no existe homogeneidad ni en los plazos por los que se conceden las cesiones de las unidades de enterramiento, ni en los precios que deben satisfacerse por ellas. También existe gran disparidad entre los pre-cios exigidos por el servicio de cremación en unos Ayuntamientos respecto de otros. El precio medio mínimo en los Ayuntamientos que realizan la prestación del servicio mediante concesión administrativa es más elevado que en los que se realiza en gestión directa o en relación con las condiciones generales de las infraestructuras en los municipios menores de 50.000 habitantes, 179 presentan sus cementerios con un grado de saturación del 100% y 833 no tienen posibilidad de ampliación o crecimiento. Y a pesar de estas irregularidades, que solo son la punta del Iceberg, las Consejerías de Salud de las distintas Comunidades Autónomas, no practican con carácter ordinario inspecciones de oficio a las empresas operadoras de servicios funerarios ni a los cementerios, salvo en Galicia y Castilla y León. Algunas Comunidades no han realizado ninguna inspección y las restantes realizan las inspecciones previa denuncia.