Menú Portada
Se convierte en el divorcio más caro de la historia de Francia aunque de no haber presentado batalla el príncipe podría haberse enfrentado al pago de hasta 500 millones

El multimillonario divorcio del Aga Khan: pagará 50 millones de libras esterlinas a Gabrielle Thyssen

Marzo 23, 2014

La baronesa Thyssen se fotografía en Roma con Corinna de Sayn-Wittgenstein-Sayn, un desaire innecesario para doña Sofía

pq_940_Aga-Khan-y-segunda-esposa.jpg

Ha fallecido Adolfo Suárez y entre otras muchas cosas se nos ha ido un caballero del Toisón de Oro, collar que sus familiares tendrán que retornar a don Juan Carlos tras su fallecimiento. Parco ha sido siempre el rey tanto con las concesiones del Toisón como con las concesiones de títulos nobiliarios, pero para Suárez hubo todo, hasta la Grandeza de España. Entre tanto la baronesa Thyssen se fotografía en Roma con Corinna de Sayn-Wittgenstein-Sayn; un desaire innecesario para doña Sofía que mientras otros se divierten en fiestas de sociedad ha concluido su viaje de cooperación a Latinoamérica donde siempre es tan particularmente querida.

Y continúan llegando los ecos del último paso de los príncipes de Asturias por Barcelona: “amables, generosos con la gente, sencillos, abundando en el tuteo”, nos cuenta alguien que estuvo con ellos, y descabalgando a la gente del Alteza y del Señor o Señora que les coloca en una posición oficialista que intentan evitar “pues se alejaban de las autoridades para estar con los jóvenes entre quienes se ganaron enormes simpatías”. Un poco de agua en una Barcelona seca en la que hasta las grandes familias de siempre, de la nobleza y de la gran burguesía histórica, se sienten incómodas con la deriva nacionalista que presiona con fuerza desde el gobierno local y que nos les deja impasibles a ellos, catalanistas de siglos pero españolistas y fuertemente monárquicos.
 
La “popular” exposición de la viuda de Antonio Senillosa
 
Días atrás muchos de ellos se reunieron para acompañar a la viuda de aquel famoso senador Antonio de Senillosa Cros, que fue miembro del consejo del conde de Barcelona y que animaba las tertulias de la Transición, que el pasado lunes exponía sus cuadros de paisajes en la librería de “+Bernat” propiedad de Mercedes Milá y de su familia en un ambiente desenfadado “bohemio chic”. La autora, Inés de Olano y Moxó, pariente de media Cataluña aristocrática e íntima de la vieja infanta María Cristina, tía del rey, vendió casi toda su obra que tuvo mucho éxito entre sus pares pues allí estaban el impecable vizconde de Güell, su primo Santiago Sentmenat (ese tío a quien Ágatha Ruiz de la Prada arrebató sus dos títulos de nobleza), los condes de Sert, la condesa viuda de Figols, Mercedes Arnús, el marqués de Lamadrid, Nuria Fontcuberta, Santiago Dexeus, y un largo etcétera. Familias que estuvieron muy unidas al conde de Barcelona, que estuvieron muy presentes dando apoyo en los tiempos de Estoril, y que todavía hoy continúan respetando al rey sin fisuras.
 
De hecho, nos cuentan, en casa de los Senillosa se llegó a las lágrimas aquel día en el que don Juan Carlos fue declarado Príncipe de España en 1969. En entornos más formales como el Real Cuerpo de la Nobleza de Cataluña nos dicen que si hasta ahora las conferencias siempre eran en castellano ahora también lo son en catalán, algunos se alteran un tanto cuando se habla de esta situación que se discute en el Círculo del Líceo o en el Círculo Ecuestre, y hasta hay una conocida marquesa que dice estar “a la derecha de Franco”.  
           
Agha Khan, una fortuna valorada en un billón de dólares
 
Y mientras algunos de ellos contienen el aliento, corren rumores de embarazo para la gran duquesa heredera Estefanía de Luxemburgo, y en París acaba de resolverse el complejo divorcio del Aga Khan, a quien le ha llevado años de fuerte batalla legal poder finalmente desprenderse de su segunda mujer la Begum Inaara. Una confrontación de una década entre los tribunales ingleses y el sistema judicial francés que ha concluido con el pago de él a ella de una compensación de 50 millones de libras esterlinas, que se convierte en el divorcio más caro de la historia de Francia aunque de no haber presentado batalla el príncipe podría haberse enfrentado al pago de hasta 500 millones de libras.
 
Este matrimonio del Aga Khan, que tuvo lugar en 1998, ya estuvo envuelto en la controversia pues la novia, nacida Gabrielle Thyssen (aunque no de los Thyssen verdaderos), dejaba atrás de si un fuerte escándalo en la familia de su primer esposo, el príncipe Karl Emich de Leiningen, que hasta tuvo que renunciar a sus derechos familiares y a una sustanciosa herencia para casarse con ella que nunca fue aceptada por su familia que la consideró una arribista. Pero la fuerte suma no deja de ser una gota de agua en la inmensa fortuna del líder de los ismailítas, que se estima en un billón de dólares con ingresos anuales de 500 millones de dólares procedentes de acciones en el mercado de valores, inversiones, y complejos turísticos, sin contar sus colecciones de arte, sus valiosas joyas, sus caballos de carreras, y sus castillos en Francia y en Suiza.
 
Por el contrario otros menos afortunados pero ambiciosos como el estrambótico último esposo de la mítica Zsa Zsa Gabor, el falso príncipe Federico de Anhalt, se dedican a hacer fortuna vendiendo su apellido (y por tanto su título) a cambio de sustanciosas sumas en Alemania y en los Estados Unidos. Él mismo se hizo adoptar muchos años atrás por una auténtica princesa de Anhalt, y se dice que desde entonces ha accedido a más de 60 adopciones de adultos en busca de fama y de un nombre pomposo e ilustre, incluyendo hasta empleados de burdeles. Y ahora su hijastra Francesca, hija de Zsa Zsa y del multimillonario Conrad Hilton, le lleva a los tribunales acusándole de dilapidar la rica hacienda de la nonagenaria actriz.


Ricardo Mateos
ricardomateos@extraconfidencial.com