Menú Portada
La Sociedad Estatal se ocupará de "la prestación de los servicios postales y telegráficos al Ministerio de Defensa"

El ministro Morenés “regala” 2,3 millones de euros a una Correos necesitada tras haber reducido su presupuesto en 163.000 euros en el último mes

Marzo 23, 2014
pq_940_pedro-morenes.jpg

La Sociedad Estatal Correos y Telégrafos, Javier Cuesta Nuin, pasa por uno de los momentos más calumniosos de sus 300 años de historia. Ahora, en pleno estallido de la era de las telecomunicaciones, la situación que emerge parece inestable y preocupante. En primer lugar, y como claro indicativo de las penurias por las que pasa la sociedad, destaca una clara caída en su cuenta de ingresos: de facturar 2.085,4 millones de euros en 2011, el Grupo pasa a facturar 1.875,4 millones en 2012. Un derrumbe de 200 millones de euros. Cinco veces el presupuesto del Museo del Prado, por ejemplo.

Sin embargo, no solo en los ingresos se puede percibir la flaqueza de Correos. Las pérdidas después de impuestos crecen, con un resultado negativo de 13,6 millones en 2012 frente a 9,85 millones del año 2011. Además, si eliminamos el efecto del maquillaje que ha practicado la Sociedad Estatal sobre estas cifras (al imputar como ingresos 36,27 millones de euros de subvenciones en el 2011 y otros 31,95 millones), el resultado hubiera sido aún peor, con pérdidas que alcanzarían los 49,9 millones en 2012 y 46,12 millones en 2011. Los sueldos también se tambalean: mientras las cotizaciones sociales se mantienen, el mayor descenso en salarios (de 1.302,8 millones de euros a 1.153,7 millones), incluye el efecto de congelación de paga extra de Navidad.

Otra “ayudita” de 2,3 millones

Ante esta situación, la austeridad y la contención parecen ser los ingredientes principales de la receta que Correos deberá aplicar para re direccionar su rumbo. No obstante, tanto su propia Subdirección de Compras como el gobierno central, protagonizan un período en el que las cargas económicas a la Sociedad Estatal se suceden, bien sean por un servicio que revista directamente a Correos o para beneficiar a otra entidad. Por este motivo, desde el 29 de enero el presupuesto de Correos se ha visto esquilmado en 163.000 euros.

Para enmendar el desarme económico de Correos, el ministerio de Defensa, Pedro Morenés, acaba de otorgar a la entidad pública el contrato que regirá el “Acuerdo Marco para la prestación de los servicios postales y telegráficos al Ministerio de Defensa y sus Organismos Autónomos”. En total, serán casi 2,3 millones de euros (2.273.676,25 euros) que alimentarán las desnutridas arcas de Correos. El pago no dispondrá de un canon fijo, por lo que se computará por franqueo. En líneas generales, según el pliego, Correos se hace acreedora de esta adjudicación “por presentar la oferta económicamente más ventajosa”. Un procedimiento abierto que se ha llevado a cabo de forma ordinaria, pero cuya tramitación ha sido clasificada de urgente. 

Ni la primera, ni la última

No es la primera vez que el ministro, Pedro Morenés acude a la hucha de ahorros de Defensa para firmar un nuevo convenio millonario. A principios de año, su departamento firmaba el contrato para la “fabricación y suministro de ocho helicópteros ligeros de enseñanza EC-135.T2 PLUS y el apoyo logístico para su puesta en servicio”. En total, el procedimiento negociado sin publicidad benefició a la empresa Eurocopter España con un total de 49 millones de euros.

Ante este despliegue del departamento de Defensa resulta paradójico oír las quejas del ministro el pasado 6 de enero ante Su Majestad Don Juan Carlos cuando, en plena Pascua Militar, Morenés volvía a reclamar mayor atención para su cartera asegurando que es “difícil” alcanzar “un excelente nivel de eficacia sin la dotación material”.

Recaudación tras el gasto

A mediados de febrero, la subdirección de Compras de la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos adjudicaba el contrato para “los servicios de diseño, maquetación, impresión, producción y manipulación de 5.000 ejemplares del libro ‘Marca España’ y de 5.000 unidades de estuches de presentación del libro, así como la adquisición y montaje de filo estuches y colocación de sellos en los citados libros. Igualmente contempla la distribución para su comercialización de una parte de esta edición, para mediante acuerdo con la empresa adjudicataria realizar una penetración en establecimientos comerciales de este tipo de artículo”. Un contrato que se llevaba la sociedad limitada madrileña Carlos Sendin & Asociados por un importe total que supera los 60.000 euros (63.275,68 euros).

Sin embargo no solo repercute en el presupuesto de Correos esta nueva adjudicación. A ésta hay que añadir la realizada dos semanas atrás (29 de enero) cuando Correos adjudicó a la Promotora General de Revistas S.A. –filial del Grupo Prisa- un acuerdo valorado en más de 100.000 euros para la “elaboración de seis números de la revista para empleados de la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos, S. A.”. Parece ser que Soraya Sáenz de Santamaría ha querido contar con el endeble presupuesto de Correos para sumar otro grano de arena a la estratagema del Estado de salvar cueste lo que cueste a los Polanco. En total 163.000 euros dedicados a la edición de revistas y libros en 15 días.   

La política de afinidad de Correos

Este medio conoce bien la que al menos fue, en su pasado, la política informativa de Correos, que entre 2009 y 2010 -siendo José Damián Santiago Martín y Sixto Heredia presidentes de la empresa pública-, decidió impedir el acceso a la web de Extraconfidencial.com al menos en tres ocasiones esgrimiendo “razones de seguridad”. Curiosamente, las restricciones acaecieron justo después de publicar noticias como la financiación al sindicato Comisiones Obreras por una cuantía de casi un millón de euros.