Menú Portada

El ministro Morenés (Defensa), homenajea a la Guardia Real y regala a los hijos de sus trabajadores 420 plazas valoradas en 36.000 euros para servicios de Ludoteca y Campamento de Verano mientras que los empleados públicos claman por una mejor conciliación

Abril 29, 2016
guardia real

La Guardia Real tira la casa por la ventana. El ente dependiente del Ministerio de Defensa de Pedro Morenés está decidido a rendir homenaje a todos sus hombres, aquellos que en representación de las Fuerzas Armadas se encuentran al servicio de Su Majestad el Rey. Para ello, la última idea que han tenido es la creación del espacio del Zaguanete de Alabarderos sito en El Partido (Madrid). Un espacio de veneración por todo lo alto en el que se podrán observar uniformes, armas e imágenes que muestran momentos clave de la Historia de España en los que los alabarderos -efectivos encargados en el reino de España de la custodia de los Reales Alcázares y acompañar a los Reyes en todas sus expediciones-, han estado presentes. Un acto de bombo y platillo sufragado, como no, con el dinero de todos los españoles, incluidos aquellos que no gustan de la Monarquía.

Pero no es el único acto pomposo en el que anda envuelta la Guardia Real. Sus familiares, en concreto sus hijos, también pueden disfrutar de las prebendas que disponen los integrantes del Cuerpo. La Jefatura de Administración Económica del Cuarto Militar de S.M. el rey y Guardia Real ha sacado a licitación pública el concurso para regir el servicio de ludoteca y campamento de verano Guardia Real 2016”. Dividido en dos lotes, uno para otorgar el servicio de ludoteca y otro para gestionar el Campamento de Verano, el contrato alcanzará los 36.000 euros (21.000 euros para la ludoteca y otros 15.000 para el campamento).

Acciones de conciliación laboral y familiar

Según el pliego de prescripciones técnicas, esta contratación posibilitará que una empresa proporcione el proyecto educativo y de actividades, los procedimientos de gestión de las mismas, así como el personal necesario para llevarlo a cabo (coordinadores, monitores y otro personal), de las acciones de conciliación laboral y familiar que, con un sentido educativo y recreativo, irán destinadas a los hijos del personal destinado en la Casa de S. M. el Rey  Guardia Real y otro personal del Ministerio de Defensa”. La ludoteca de verano infantil, se desarrollará en el verano de 2016 (del 27 de junio al 9 de septiembre), en El Pardo (Madrid), mientras que el Campamento de Verano infantil y juvenil, se desarrollará del 27 de junio al 11 de julio, en Bobia de Abajo (Onís, Asturias).

La ludoteca infantil tendrá tres primeros turnos (del 27 de junio al 29 de julio) con un máximo de 75 plazas por turno, mientras que los tres siguientes (del 1 de agosto al 9 de septiembre) contarán con un máximo de 40 plazas por turno. Lo que hacen un total de 345 plazas. El Campamento de Verano contará con un máximo de 75 plazas, con un máximo de 50 participantes, nacidos entre el 1 de enero de 2002 y el 31 de diciembre de 2007 y otros 25 nacidos entre el 1 de enero de 1999 y el 31 de diciembre de 2001.

El proceso de licitación elegido por la Guardia Real ha sido un procedimiento abierto y de tramitación urgente. Quizás porque, una vez finalizada la fecha de presentación de ofertas (22 de abril), el verano se le eche demasiado encima a los hijos de los militares para irse, gratuitamente, de campamento veraniego.

La motivación de este contrato se basa, según la Guardia Real, en su preocupación e interés constante por el apoyo a su personal y a la conciliación de la vida familiar y profesional”. Mientras tanto, los empleados públicos hacen encaje de bolillos para conseguir plazas en Escuelas infantiles públicas o concertadas para poder ir a trabajar, o bien para dejar a sus hijos en las manos de sus abuelos o demás familiares. La conciliación parece sencilla para unos e imposible para otros. Quizá la imagen del bebé  de Carolina Bescansa en el Congreso de los Diputados les ha hecho un flaco favor a los padres y madres que cada día se encuentran con un angosto laberinto para poder combinar sus trabajos con el cuidado de sus hijos.

Doinel Castro