Menú Portada

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, de campaña electoral en la Escuela de Especialización de Tráfico de la Guardia Civil mientras que el Tribunal Supremo admite a trámite una querella por hacer Comisario honorífico a Francisco Marhuenda

Mayo 9, 2016
jorge fernandez

Aunque falta más de un mes para el arranque oficial de la Campaña de las Elecciones Generales del 26J, muchos políticos ya aprovechan cualquier ocasión para “venderse” a sus electores. Este es el caso del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, que según la Unión de Guardias Civiles (UniónGC), Asociación profesional con representación en el Consejo de la Guardia Civil, realizó un acto con tintes electoralistas aprovechando el 20º aniversario de la Escuela de Especialización de Tráfico que se conmemoró hace pocos días en la localidad pacense de Mérida.  En el mensaje de precampaña lanzado por el  ministro de Interior evitó entrar en el por qué del número de fallecidos en accidente de circulación, en lo que considera el sindicato es una muestra de un “evidente fracaso continuo de las campañas de tráfico con responsabilidad evidente de este Ministerio del Interior” y también dejó patente “el poco conocimiento de las necesidades reales de los guardias civiles de tráfico que son en definitiva los que deben hacer la tan importantísima labor de prevención y auxilio del ciudadano”.

Jorge Fernández Díaz dio a conocer datos que, según la UniónGC, no están actualizados como, por ejemplo, que la plantilla de Tráfico está formada por 9.100 Agentes destinados para la vigilancia de las carreteras españolas, cuando según la organización hay que restar los cerca de 1.000 que prestan servicios burocráticos y de mantenimiento y además la falta de reposición por los que han decidido pasar destinados a otro lugares y otras especialidades de la guardia civil han rebajado esta cifra de los 9.100 señalados a apenas 7.600.

Promesas electorales imposibles

En el mismo acto, el ministro del Interior lanzó toda una serie de medidas electorales: implantación de bandas sonoras en 3.000 km de tramos de vías catalogadas como espacialmente peligrosas, limitación de adelantamientos en determinadas carreteras convencionales, un tratamiento efectivo de las intersecciones peligrosas, señales para peatones en las zonas donde transitan más, potenciar la vigilancia de los excesos de velocidad nocturnos y las furgonetas de reparto etc., todo ello con una partida presupuestaria de 7,2 millones de euros que parecen más que escasas dejando en evidencia, según Unión UGC, el “desconocimiento del estado actual de muchas de las carreteras estatales, donde, con años sin mantenimiento, son las administraciones titulares competentes del mismo las primeras infractoras de la norma que obliga a su mantenimiento y este de realizarse medianamente bien seria a través de un esfuerzo económico que se alejaría muchísimo de los 7.2 millones comprometidos”.

Según UniónGC, donde si es demostrable el interés del Ministerio es en “aumentar los controles de velocidad incluso por las noches” lo que “permite y potencia los macro controles que detraen muchas patrullas de otros puntos que debieran estar realizando labores preventivas y todo por el efecto claramente recaudatorio”.

Se admite la querella del SUP por nombrar comisario honorífico a Francisco Marhuenda

Pero el ministro del Interior y sus actos no sólo son cuestionados por la Guardia Civil. También lo es por la Policía Nacional, llegando a los Tribunales de Justicia. El Tribunal Supremo ha admitido a trámite una querella del Sindicado Unificado de Policía (SUP), contra Jorge Fernández Díaz por un presunto delito de prevaricación al nombrar al director de La Razón, Francisco Marhuenda, Comisario honorario del Cuerpo.

La providencia designa ponente y remite las actuaciones al Ministerio Fiscal para que informe sobre la competencia y contenido de la querella presentada. En su denuncia, el sindicato afirma que Fernández Díaz tomó una decisión “injusta” porque el nombramiento se llevó a cabo “sin explicación ni motivo que sirva de fundamento salvo razones personales”, y que fue “arbitraria” porque Marhuenda “no ha realizado acto que le haga merecedor de la misma”. El SUP expone en la querella que la distinción que recoge la Ley de Régimen de Personal de la Policía es como miembro honorífico y, por lo tanto, “nada dice de otorgar puestos o cargos policiales” como hizo Jorge Fernández Díaz al nombrar a Marhuenda comisario honorífico.

Y de esos motivos personales les informaremos la próxima semana. No se lo pierdan.