Menú Portada
Pese al desempleo, el creciente paro y la vuelta de inmigrantes a sus países

El Ministro de Trabajo autoriza una nueva “gestión colectiva de contrataciones en origen para 2011”

Enero 2, 2011

La medida surge “ante la necesidad de garantizar la cobertura de las ofertas de empleo no cubiertas por el mercado de trabajo nacional”

De momento, se ofertan plazas para 14 médicos especialistas en la Comunidad de Castilla y León


Desde hace varios meses, los últimos barómetros del Centro de Investigaciones Sociológicas, (CIS) evidencian que el paro es la principal preocupación de los españoles, desplazando así al terrorismo de ETA. En el del mes de julio del año pasado, y ante la pregunta de “¿Cuál es, a su juicio, el principal problema que existe actualmente en España?”, un 77.8% de los encuestados (1924), afirmaban que el desempleo. Y en el mes de noviembre, esta sensación aumentó hasta el 79,5% de las respuestas obtenidas en el Barómetro de Opinión. La segunda inquietud, consecuencia de la anterior, manifestada por los ciudadanos encuestados fueron los problemas económicos (47,9%).

Pero a lo que íbamos. El paro, que para nuestra desgracia promete aumentar a lo largo de 2011, ya es un drama. Y pese a los mensajes que lanza la sociedad española a los gobernantes no se atisban medidas eficaces. Pero para eso tenemos al ministro de Trabajo y Seguridad Social, Valeriano Gómez. Nos sorprendió a todos, incluidos sus compañeros de la UGT, aceptando la cartera ministerial tras apoyar la huelga del 29S en contra de una reforma laboral que ahora tendrá que negociar.

Valeriano Gómez, de huelguista a”empleador”

Pues bien, nos encontramos que entre las últimas y “brillantes” ideas de Valeriano Gómez se encuentra esta, recién publicada: una Orden (TIN/3364/2010, de 28 de diciembre), por la que se regula la gestión colectiva de contrataciones en origen para 2011. La Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social, en su artículo 39, faculta al Ministerio de Trabajo e Inmigración para aprobar una previsión anual de las ocupaciones y, en su caso, de las cifras previstas de empleos que se puedan cubrir a través de la gestión colectiva de contrataciones en origen en un período determinado, a los que sólo tendrán acceso aquellos trabajadores extranjeros que no se hallen o residan en España .Y así, “ante la necesidad de garantizar la cobertura de las ofertas de empleo no cubiertas por el mercado de trabajo nacional, ha considerado conveniente aprobar las cifras previstas de empleos que se pueden cubrir a través de la gestión colectiva de contratación en origen”.
Y estas son algunas, las más destacadas, de las condiciones impuestas por el Ministro Valeriano Gómez: las ofertas de empleo presentadas por los empleadores -no sabemos por qué no dicen empresarios-, podrán ir dirigidas a la contratación de trabajadores para el desarrollo de actividades de carácter estable o de carácter temporal; con carácter general, las ofertas de empleo se formularán de forma genérica y las ofertas de empleo de carácter estable tendrán una duración no inferior a un año.

 

Exigencias límite para los empresarios

Además, las ofertas de empleo de carácter temporal podrán formularse en relación con actividades, bien, de temporada o campaña, de gestión ordinaria, con una duración máxima de nueve meses dentro de un periodo de doce meses consecutivos; o bien, de obra o servicio, cuya duración no exceda de un año, para el montaje de plantas industriales o eléctricas, construcción de infraestructuras, edificaciones y redes de ferrocarriles y de suministros de gas, eléctricos y telefónicos, instalaciones y mantenimiento de equipos productivos, así como su puesta en marcha y reparaciones, entre otros.

Ahora bien, aquellos empresarios que decidan acogerse a esta normativa de contratación temporal deberán la puesta a disposición del trabajador de un alojamiento en condiciones de dignidad e higiene adecuadas; a organización de los viajes de llegada a España y de regreso al país de origen y, por último,”la actuación diligente en orden a garantizar el regreso de los trabajadores a su país de origen una vez concluida la relación laboral”.

Y no por ser lo último, lo menos importante: “Serán sujetos legitimados para solicitar la gestión de ofertas de empleo al amparo de esta Orden los empleadores que deseen contratar trabajadores extranjeros que no se hallan ni residen en España” Y ¿por qué recurrir a extranjeros desde su país de origen y no a los que se encuentran en España en paro? Sólo Valeriano Gómez lo sabe.