Menú Portada

A QUIÉN CORRESPONDA

A QUIÉN CORRESPONDA

Suscríbete a nuestro Boletín


Tipo de Newsletter

Indique cómo desea recibir nuestro servicio gratuíto de Newsletter:


Condiciones de suscripción



Los campos con * son obligatiorios

Popular posts

El ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, reniega de su palabra, rechaza crear una comisión de investigación sobre el caso del Alvia cuando la Subcomisión de Estudio y Análisis del Sistema Ferroviario Español aseguró que el accidente podría haber ocurrido en otros 374 puntos negros

Enero 4, 2017

Íñigo de la Serna, ex alcalde Santander, aseguró en pleno municipal que “las víctimas siempre han reivindicado la apertura de una Comisión de Investigación Parlamentaria para depurar las responsabilidades políticas y en un ejercicio de responsabilidad es necesario dar nuestro apoyo a esta iniciativa posicionándonos de su lado dándoles nuestro apoyo expreso”. Hace un año, Extraconfidencial.com publicaba en exclusiva las actas reservadas que de esa Subcomisión.

de-la-serna-fomento

Hace prácticamente un año, Extraconfidencial.com publicaba en exclusiva las actas reservadas de la Subcomisión de Estudio y Análisis del Sistema Ferroviario Español, creada a raíz del accidente de Angrois. En ellas se desvelaba que el accidente mortífero que segó la vida de 81 personas y dejó a 145 heridas podría haber ocurrido de forma similar en otros 374 puntos negros de la red ferroviaria española. Este alarmante dato, así como otros igual de escalofriantes, fue comunicado a los diputados por el presidente de la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios (CIAF), Vicente Rallo Guinot, en una comparecencia a puerta cerrada.

Vicente Rallo Guinot es un ingeniero de Caminos en ejercicio en RENFE desde que terminó la carrera en 1970 hasta su jubilación en 2006. En 2009 fue llamado por la entonces ministra de Fomento, la socialista Magdalena Álvarez, para ofrecerle el puesto de presidente de la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios (CIAF). Rallo aceptó y luego trabajó con los dos siguientes ministros, el también socialista José Blanco y la popular Ana Pastor, que le confirmó para otros cuatro años. Desde este puesto presidió los trabajos que culminaron con el Informe oficial sobre el accidente del Alvia en Angrois en junio de 2014. En esa condición fue llamado a la Subcomisión parlamentaria para informar a los diputados sobre ese accidente y sobre el estado de la red ferroviaria. Sus declaraciones resultan aterradoras.

Palabra de alcalde perdida con la cartera de Fomento

Por desgracia, parece ser este uno de los pocos documentos oficiales que intenten discernir lo que ocurrió realmente en las vías del Alvia a su paso por la curva de A Grandeira. Y si ello ocurre es por la irresponsabilidad de los representantes públicos. Un ejemplo del donde dije digo, digo Diego, es la palabra del actual ministro de Fomento, Íñigo de la Serna. El hasta hace poco alcalde Santander descartaba el pasado 29 de diciembre y tras una reunión con las víctimas del accidente del Alvia descarrilado en Santiago el 24 de julio de 2013, crear una Comisión de Investigación para dirimir responsabilidades políticas en el accidente. Sin embargo, lo peor de esta historia es que el propio De la Serna, siendo alcalde de Santander, comprometió el apoyo del ayuntamiento cántabro para la formación de esta comisión.

Por aquel entonces, De la Serna conseguía que dicha moción se aprobase en el pleno municipal santanderino cuyo cuarto punto era solicitar al Gobierno central la creación de una Comisión de Investigación Parlamentaria. El -por aquel entonces- alcalde defendió su tesis alegando que “al margen de las investigaciones judiciales y de las responsabilidades penales que puedan derivarse de ellas, las víctimas siempre han reivindicado la apertura de una Comisión de Investigación Parlamentaria para depurar las responsabilidades políticas y en un ejercicio de responsabilidad es necesario dar nuestro apoyo a esta iniciativa posicionándonos de su lado dándoles nuestro apoyo expreso. La Plataforma de Víctimas del Alvia 04155 ha denunciado en varias ocasiones la falta de sensibilidad de las autoridades y una incomprensible situación de desamparo que viola sus derechos más básicos como víctimas y familiares de este terrible suceso. Con esta moción no podemos reparar el daño inmenso que estas personas han sufrido, no podemos hacer justicia ni esclarecer la verdad de lo ocurrido pero a través del consenso a través de todos los grupos políticos con representación en nuestro Ayuntamiento en un  acto de responsabilidad y compromiso contribuímos a reconocer y dignificar a las víctimas y familiares del accidente Alvia 04155”.

Bruselas, el último recurso de las víctimas

Las palabras de los miembros de la Plataforma de Víctimas del Alvia 04155 no se han hecho esperar y han desacreditado a De La Serna tachándolo de “hipócrita” por este cambio de parecer. En boca de Jesús Domínguez,  el presidente de la Plataforma, han dicho que  “es lamentable que nos tengamos que ir a Bruselas para encontrar verdad, aquí hay mentiras” -en relación a su viaje a la Eurocomisión el próximo 24 de enero- y que este cambio de rumbo del ministro es “una utilización del sufrimiento de las víctimas para quedar bien como alcalde”.

Ante la falta de compromiso para entender qué fue lo que realmente ocurrió el fatídico 24 de julio de 2013, pocas revelaciones llegarán a los oídos del pueblo, y lo que es más importante, de los afectados por el accidente. Personas que se quedarán sin comprender por qué sufrieron tal varapalo y quién fue el responsable del mismo. Datos como que en julio de 2013 existían 375 puntos en la red ferroviaria –51 en las líneas de Alta Velocidad y 324 en la Red Convencional-, que tenían cambios significativos de velocidad y con la misma problemática de la curva A Grandeira; es decir, sin balizas ASFA de frenado automático y que por lo tanto, podrían haber sido escena de otro accidente como el de Angrois, quedarán en el tintero de las altas esferas. O que un maquinista avisó con un año y medio de antelación mediante un correo electrónico que la curva de Angrois era potencialmente mortal. Datos que al Gobierno central no le interesa airear.

Doinel Castro